Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno murciano resucita su aeropuerto ‘fantasma’ internacional

La Administración regional lanza un nuevo concurso para explotar el aeródromo de Corvera, pese al fiasco de otros proyectos y su conflicto judicial con Sacyr

Imagen del aeropuerto de Corvera. EPV

El nuevo Gobierno murciano está dispuesto a resucitar a toda costa el Aeropuerto Internacional Región de Murcia, situado en Corvera y llamado a sustituir al aeródromo de San Javier. Pese a la ruina que han supuesto otros aeródromos pequeños como Castellón y Ciudad Real, y el largo conflicto que mantiene en los tribunales con Sacyr, primer adjudicatario del proyecto, la Administración murciana ha abierto el concurso público para la adjudicación de la gestión y explotación del aeropuerto murciano durante los próximos 25 años.

El procedimiento se ha iniciado con la publicación el pasado 25 de marzo del pliego de condiciones para la adjudicación del contrato en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE). En una primera fase, y hasta el próximo 2 de mayo, las empresas interesadas podrán inscribirse para participar en el concurso; en una segunda fase, los grupos que hayan acreditado su capacidad económica y financiera y su experiencia en la gestión aeroportuaria tendrán dos meses para presentar sus ofertas técnicas y económicas.

Las autoridades murcianas han decidido seguir apostando por el aeropuerto de Corvera, que se encuentra casi finalizado en su totalidad tras una inversión de 270 millones de euros. La Sociedad Concesionaria Aeropuerto de Murcia (SCAM), liderada por Sacyr, se adjudicó el proyecto en 2007. Tras largas negociaciones que resultaron infructuosas para comenzar las operaciones, incluyendo un  desalojo por la Guardia Civil, el Gobierno murciano rescindió definitivamente el contrato en diciembre de 2015 alegando que la concesionaria no había puesto en servicio la instalación en los plazos previstos. El conflicto judicial entre ambas partes se ha ido enredando en diversas instancias y ahora está en manos del Tribunal Supremo.

El Aeropuerto Internacional Región de Murcia es el primero que se licita tras la fiebre de apertura de aeródromos impulsadas por las autoridades locales y las comunidades autónomas que derivaron en una ruina para el contribuyente, debido al escaso tráfico de viajeros,  que llevaron, bien a su cierre como en el caso de Castellón o Ciudad Real, o bien a ser un lastre para la red aeroportuaria debido a las pérdidas millonarias, como ha sucedido en los casos de Huesca, Lérida, Salamanca, León, La Rioja, Burgos o Albacete.

El nuevo aeródromo murciano, que supondrá el cierre al tráfico civil del de San Javier, podrá recibir 800.000 nuevos turistas extranjeros en los primeros cuatro años y estará preparado para atender 3,5 millones de pasajeros al año, que podrían ampliarse a 5 millones, según las estimaciones de la Consejería de Fomento e Infraestructuras de Murcia. Además, la apertura contribuirá a la creación de 20.000 puestos de trabajo, y a un incremento del PIB de 3,5 puntos.

El aeródromo está ya construido y costó 270 millones de euros

Las previsiones iniciales con la que se pone en marcha el proceso de licitación, prevén unas ventas de 495,8 millones de euros (600 millones con IVA) en los 25 años de concesión de la instalación, y además contempla la gestión de una Zona de Actividades Complementarias (ZAC) de 600.000 metros cuadrados cuyo rendimiento económico revertirá íntegramente al adjudicatario.

Las condiciones del pliego de licitación establecen un régimen de precios privados, con libertad para fijar sus tarifas y negociar con las compañías aéreas. Esta libertad tarifaria mejorará la competitividad en el área de Alicante, Murcia y Almería y permitirá aplicar un sistema de gestión más eficiente, según las autoridades murcianas.

Instalaciones del Aeropuerto Internacional Región de Murcia.
Instalaciones del Aeropuerto Internacional Región de Murcia.

Para garantizar los ingresos de la Comunidad de Murcia se emplean dos vías: un canon mínimo garantizado, por pasajero y año, durante el período de concesión (de 0,73 euros los primeros diez años; 2,09 los cinco siguientes; 2,27 el lustro posterior y 2,56 el último); y el 10% de los ingresos por tráfico aéreo de mercancías, a partir de las 50.000 toneladas.

Sacyr reclama que se le liquiden 80 millones del anterior contrato

Asimismo, existirán incentivos para favorecer el aumento del tráfico de pasajeros y la desestacionalización: si se superaran los 2,5 millones de pasajeros anuales, esa cantidad se rebajaría a la adjudicataria un 5%; y se descontaría otro 5% si se rebasan los 400.000, sumando los de los meses de enero, febrero, noviembre y diciembre.

Recurso de Sacyr

Sacyr, a través de la Sociedad Concesionaria Aeropuerto de Murcia que ganó el primer concurso, ha impugnado antes varias instancias el nuevo pliego de licitación. El Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha desestimado el primer recurso que pedía la suspensión cautelar del acuerdo del Consejo de Gobierno que autorizaba la convocatoria. Un segundo recurso ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales, dependiente del Ministerio de Hacienda, que vigila la legalidad de los contratos públicos, está pendiente de resolución.

La constructora alega que en el pliego no hay ninguna referencia a la existencia de un contrato anterior (concesión de obra pública para la construcción y explotación del aeropuerto) que ha sido resuelto anticipadamente. Es decir, que para convocar ese segundo concurso, exigen al Gobierno murciano que liquide a la primera concesionaria el importe que se le adeuda, que se eleva a unos 80 millones de euros, según fuentes de la constructora.

Asimismo, Sacyr argumenta que al vincular el canon por la explotación de las instalaciones al resultado de la actividad, el concesionario no asume ningún riesgo, y sostiene que los requisitos técnicos y económicos favorecen una eventual oferta de AENA.