Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo de reserva compró en 2016 deuda con intereses negativos

La hucha de las pensiones pagó el año pasado un tipo medio del -0,236% por adquirir títulos del Tesoro español

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos,
El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, EFE

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social está comprando deuda española con intereses negativos, es decir, está pagando para tener títulos del Tesoro español. Según consta en el Informe a las Cortes Generales de 2016 publicado este miércoles, las inversiones de la hucha de las pensiones perdieron mucha rentabilidad el año pasado. Hasta el punto que el tipo de interés medio de los títulos adquiridos se desplomó al -0,236% en 2016.

Tras haber extraido 67.337 millones de la hucha de la pensiones, los 15.020 millones que quedan en el Fondo de Reserva a fecha de diciembre de 2016 están invertidos al cien por cien en deuda pública española. Antes había también recursos invertidos en deuda de máxima calidad como la alemana o la francesa. Pero con la crisis se decidió que todo se dedicase a financiar al Estado español. De hecho, la hucha de las pensiones incluso consiguió obtener pingües beneficios debido a los elevados tipos de interés padecidos durante la crisis soberana.

Pero esas rentabilidades se acabaron con las compras de títulos del Banco Central Europeo. Desde entonces, muchos tramos de deuda soberana a corto plazo presentan tipos negativos, esto es, cobran a los inversores por darles sus bonos. En parte, eso se debe a que muchas entidades y fondos de pensiones están obligados a guardar una parte de sus recursos en activos considerados libres de riesgo como la deuda soberana. Al igual que estos, el Fondo de Reserva ha estado adquiriendo deuda española con tipos negativos.

Es más, ya lo hizo de forma puntual en 2015. Pero en 2016 el tipo medio de todas las compras se ha situado en terreno negativo. Tal y como se explica en su informe a las Cortes, el Fondo de Reserva ha comprado 2.525 millones de euros de deuda con un tipo medio negativo del 0,236%. Y ello ha provocado que la rentabilidad anual del Fondo se desplome hasta el 0,9% frente al 1,05% del 2015 o el 11,85% que se consiguió en 2014 gracias a las revalorizaciones de los bonos.

El problema de los tipos negativos no se circunscribe solo a las compras de deuda pública. También el Banco de España cobra al Fondo de Reserva un 0,4% de interés por guardarle los restos de liquidez que no tiene invertidos, igual que hace el BCE con los bancos. O dicho de otro modo, está repercutiendo el tipo negativo de depósito que Mario Draghi ha fijado para obligar a la banca a prestar y no guardarse el dinero. El sistema de pagos de las pensiones mantiene un acuerdo con el Banco Popular que le retribuye por la liquidez que genera. Sin embargo, ese no es el caso del Fondo de Reserva, que está obligado por ley a dejar sus remanentes no invertidos en el Banco de España.

Desde que se constituyó en el año 2000, la rentabilidad acumulada del Fondo de Reserva ha sido del 4,55% anualizado, por encima del 1,71% que arrojan los planes de pensiones privados a un plazo de 15 años, ha señalado este miércoles en el Congreso el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, durante una comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo. Burgos ha destacado que desde que se creó el Fondo los rendimientos totales ascienden a los 28.759 millones de euros y que 2.664 millones se corresponden con 2016. En total, los distintos Gobiernos habían aportado entre el 2000 y el 2011 unos 52.113 millones para nutrir la hucha de las pensiones. A cierre de marzo de 2017, restan 15.148 millones a precio total de adquisición, el 1,36% del PIB. Y el Gobierno ha aprobado en los Presupuestos de 2017 un préstamo a la Seguridad Social por valor de 10.192 millones para poder abonar las prestaciones.