Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altamira desembarca en Portugal con la gestión de 1.500 millones de euros en activos

La plataforma ha adquirido el 'servicer' de Oitante, la sociedad creada para gestionar los activos de Banif

Web de Altamira.
Web de Altamira.

Altamira Asset Management se apunta un buen tanto en su proceso de expansión internacional al adquirir el servicer de Oitante en Portugal, la sociedad creada para gestionar los activos de Banif. La plataforma inmobiliaria, propiedad de Apollo (controla un 85% del capital) y Banco Santander (15%), se ha impuesto en la puja a otras firmas interesadas, como Servihabitat o CaixaBank. Así, y tras varios meses de negociaciones, se hace con la unidad de negocio responsable de la gestión de activos inmobiliarios y préstamos de Oitante y da vida a una nueva plataforma que aspira a liderar el mercado portugués y que en una primera etapa gestionará activos por importe de más de 1.500 millones de euros.

Esta operación se enmarca en el objetivo de Altamira de diversificar sus actividades, asegurando el tamaño adecuado para continuar con sus inversiones. Además, traslada al mercado portugués un modelo de negocio que le ha situado a la cabeza del mercado español de los servicers. Esta empresa multicliente de servicios financieros e inmobiliarios, tiene activos bajo gestión por valor de más de 50.000 millones de euros, con una decena de entidades financieras e inversores como clientes, y cerca de 700 profesionales.

La operación suscrita hoy es pionera en el mercado portugués y permite la creación de una nueva plataforma de servicios en Portugal que permite aumentar el ritmo de monetización de los activos inmobiliarios y financieros de Oitante y maximizar el valor resultante de la enajenación de los mismos.

Al mismo tiempo, la operación de desinversión se ha estructurado de tal manera que garantiza a Oitante un respaldo financiero significativo y avanza en el objetivo de vender los activos procedentes del antiguo Banco Banif. La operación contó con los servicios de asesoría financiera de Alantra, los asesores legales de Linklaters en Oitante y el asesor legal de Uría Menéndez - Proença de Carvalho en Altamira.