Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberdrola le pide a Endesa que desista de reabrir la central nuclear de Garoña

El presidente de la eléctrica Sánchez Galán dice que la instalación que comparte con su competidor no es viable

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán, en la Junta de accionista
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán, en la Junta de accionista EFE

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha anunciado hoy durante la junta general de accionistas de la empresa, su intención de cerrar definitivamente la central nuclear de Santa María de Garoña, en la que posee el 50% de participación a través de la empresa Nuclenor. En respuesta a las preguntas que recibió de algunos accionistas, Galán se remitió a las palabras del presidente de Nuclenor, quien dijo que la reapertura de la central, que lleva cuatro años parada, "es económicamente inviable", arrastrando ya varios ejercicios con pérdidas muy cuantiosas. "Por eso", añadió, "hemos pedido a nuestro socio en Nuclenor [Endesa, tiene el otro 50%] "el desistimiento de la explotación de la solicitud de explotación de la planta que en su día hicimos" y espera su respuesta.

Tras conocer las palabras de Galán, Endesa ha señalado que es en el consejo de Nuclenor, "donde se toman las decisiones", según ha indicado un portavoz oficial de la compañía. "Nosotros esperaremos a lo que diga el ministerio y analizaremos si es rentable o no la continuidad de la explotación", explicaron fuentes de la empresa. Fuentes cercanas a Endesa, sin embargo, han indicado que las palabras del presidente de su competidora han causado "sorpresa" y "malestar" por "las formas". Es decir, por el anuncio en una junta de accionistas de un asunto de tal calado que aún se está debatiendo en el seno del consejo de Nuclenor. Las palabras de Sánchez Galán han sido recibidas como un gesto de deslealtad hacia ellos. "No es la primera que se manifiesta así para quedar bien con el PNV y los ecologistas cuando lo que tenga que decir tiene que hacerlo en el consejo de administración de Nuclenor".

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobó recientemente la posibilidad de ampliar la vida útil de la central con unas condiciones que garantizaran la viabilidad y seguridad de la planta, pasando al Ministerio de Energía la potestad de decidir su continuidad. Posteriormente, son las empresas las que deben decir si siguen. Si se cumple el cierre augurado hoy por Galán, ese paso hace que el Gobierno se pueda quitar de encima esa responsabilidad. No obstante, Energía tiene previsto pronunciarse en cualquier caso.

"Quiero ser muy claro: las empresas no hacemos la política energética y no estamos para hacer política con la energía; nuestra misión es producirla y distribuirla de manera eficiente, segura y rentable de acuerdo con las normas que nos fijan los países", arrancó Galán cuando abordó la respuesta. Y para completar su discurso añadió que el negocio nuclear no resulta rentable.

"En el resto de nuestras centrales nucleares la situación no es muy diferente; como se puede comprobar en las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, nuestra filial Iberdrola Generación Nuclear se encuentra en pérdidas debido fundamentalmente a los impuestos y obligaciones que se han ido imponiendo sistemáticamente a esta tecnología en los últimos años", ha explicado. "Por ello, tenemos que analizar en detalle el marco regulatorio y fiscal de cara al futuro porque imagino que ustedes no nos dejarían que siguiéramos operando centrales en pérdidas; pero lo tenemos que ver a lo largo del tiempo", continuó el presidente de la eléctrica arrancando una salva de aplausos de los asistentes a la junta.

Eleva el dividendo

Sánchez Galán, por otra parte, se ha comprometido ante los accionistas de la empresa a la creación de valor sostenible y "hacer una compañía más grande y rentable, innovadora, solidaria y adelantada socialmente". Ese compromiso les permitirá cumplir el objetivo de elevar los dividendos un 30% hasta 2020, de manera que podrá alcanzar entre 0,37 y 0,40 euros por acción. El dividendo con cargo a 2016, aprobado hoy por la junta general, fue de 0,31 euros, con un crecimiento del 11%.

En esa línea, la eléctrica prevé mejorar los beneficios netos hasta los 3.500 millones de euros frente a los 2.705 millones que tuvo el año pasado (incremento de casi el 12%, destacando la contribución del negocio en Estados Unidos) y aumentar las inversiones hasta alcanzar los 25.000 millones en el conjunto del periodo 2016-2020.

En este capítulo, la parte más importante (un 90%) irá destinado a negocios regulados o con contratos a largo plazo (el 42% a redes, otro 42% a renovables y el resto a generación regulada) y se centrarán principalmente a Estados Unidos y Reino Unido. Según Galán, "la necesidad de abastecer una fuerte y creciente demanda y, al mismo tiempo, reducir drásticamente las emisiones para combatir el cambio climático y cumplir los compromisos internacionales" referidos a las cumbre de París y Marrakech.

Más consumo de energía

En ese sentido, apeló a la previsión de la Agencia Internacional de la Energía, según la cual el consumo eléctrico global crecerá un 70% en los próximo cinco años, y subrayó que la compañía desarrollará "una estrategia centrada en más renovables, más almacenamiento, más redes y más inteligentes". Hoy, Iberdrola tiene casi dos tercios de su capacidad de generación renovable, siendo líder en energía eólica terrestre y ha apostado por la marina (parques Wikinger, Eats Anglia One y Saint Brieuc).

La junta ratificó, con un apoyo del 99%, la propuesta de reparto de dividendo y los cambios en el consejo, que deja José Luis Sampedro Guerenabarrena después de 46 años en la empresa y cuya despedida dio lugar al momento de nostalgia compartida en la asamblea, y Santiago Martínez Lage. Sus puestos han sido cubiertos por Francisco Martínez Córcoles y Juan Manuel González Serna.

Más información