Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank, Samsung y Visa crearán un centro de innovación para el pago móvil

Las compañías invertirán cinco millones de euros junto a Arval y Global Payments

Los responsables del nuevo centro de innovación, en la sede de La Caixa.
Los responsables del nuevo centro de innovación, en la sede de La Caixa.

Las entidades bancarias han visto una oportunidad en las nuevas formas de pagar, comprar y mover dinero que propician los smartphones y la irrupción de Internet en casi todos los aspectos del día a día. La presentación, este jueves, de un nuevo proyecto liderado por CaixaBank es un ejemplo de ello. Junto a Visa, a la compañía de teléfonos Samsung, al servicio de pago Global Payments y a la empresa de coches de alquiler Arval, CaixaBank impulsa un equipo de innovación y creatividad que investigará, por ejemplo, cómo pagar mediante el móvil y otros dispositivos con Internet, cómo comprar productos desde el coche y hasta cómo hacer una transferencia hablando con un programa de inteligencia artificial.

El proyecto, al que los distintos socios califican de "ambicioso y excitante", contará con una inversión de cinco millones en los próximos tres años. Aunque todavía está por definir la ubicación de este centro de innovación, el presidente de CaixaBank Payments y director general de la entidad, Juan Alcaraz, ha asegurado que será en Barcelona y que quieren ponerlo en marcha después del verano.

"Nuestro banco representa casi una tercera parte del consumo de España, así que lo que presentamos afecta al conjunto de los usuarios, a los que tenemos que facilitar los pagos con las nuevas tecnologías", ha explicado Alcaraz en rueda de prensa en la sede de la entidad bancaria en Barcelona, ciudad en la que han decidido ubicar el hub de innovación para "poner en valor su reconocimiento internacional como smartcity".

El director general ha recordado que CaixaBank ya fue líder en implantar la tecnología contactless (con la que no es necesario introducir la tarjeta en una ranura, ni poner el número PIN hasta un importe de 20 euros), y ha asegurado que la ambición del banco es liderar las nuevas formas de pago. El filón existe, sobre todo en España, donde la penetración de smartphones supera a la de muchos países vecinos. CaixaBank ya explota estas oportunidades con sus 15,3 millones de tarjetas en circulación y sus 5.196 millones de euros por compras por Internet.

Proyecto colaborativo

Los socios de CaixaBank en esta iniciativa son viejos conocidos, ya que todos trabajan en una u otra área con la entidad bancaria. Con Samsung, CaixaBank ya puso en funcionamiento Samsung Pay, y su directivo Victor Kim defiende su colaboración con la banca española por "las ganas de innovación que tienen los usuarios en este país". Por su parte, Bertrand Sava, director general para el sur de Europa de Visa, ha añadido que su compañía aportará a la iniciativa "la experiencia en innovación y creatividad" en un sector en el que ya hay una evolución del pago con tarjeta hacia el pago vía digital.

El centro, que tendrá un equipo de unas diez personas dedicadas exclusivamente a coordinar los proyectos, estará abierto a la participación de los departamentos tecnológicos de las diferentes empresas asociadas, y también a empresas emergentes que quieran aportar ideas. Tendrá tres áreas de investigación: el automóvil y los vehículos conectados; los objetos y aparatos del hogar conectados a Internet (área conocida como Internet de las Cosas); y los comercios. Alcaraz ha asegurado que el Payment Innovation Hub no dejará ningún colectivo a parte: "El objetivo es facilitar los pagos tanto en las compras por Internet como en los comercios habituales".

Como ejemplos, en la presentación se han mostrado algunos proyectos innovadores. En un lado, un ordenador, un iPad y un móvil funcionaban con un sistema sincronizado de gestión de un restaurante en el que, afirman, se elimina el error humano, cuadra la caja y el pago es más rápido. Mientras tanto, en la mesa de al lado, unos trabajadores simulaban hacer una transferencia mediante Alexa, la inteligencia artificial de Samsung, que también puede ayudar al usuario mediante chat y para pedir y comprar servicios: "Creo que podrías necesitar un taxi, ahora mismo te lo pido", ha dicho de pronto Alexa cuando el operario ha exclamado "taxi". En ocho minutos, según el robot de Samsung, el coche esperaría en la puerta.