Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 70 eurodiputados piden a Dijsselbloem que dimita por sus insultos al Sur

Los parlamentarios, que suman menos del 10% de la Eurocámara, tachan sus palabras de "sexistas" y "discriminatorias"

El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en Bruselas el mes pasado.
El jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en Bruselas el mes pasado. REUTERS

El aluvión de reprobaciones que está sufriendo en la última semana el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha sumado un nuevo episodio este martes. 73 eurodiputados, la mayoría del Partido Popular Europeo (PPE), han pedido por carta la dimisión del político holandés por sus declaraciones sobre los países del Sur de Europa, a los que acusó de gastar el dinero en "alcohol y mujeres".  "Muchos de nosotros no nos sentimos representados por usted desde que conocimos sus comentarios. Por eso le pedimos con respeto que se disculpe y dimita de su puesto actual", destaca la misiva, adelantada por Europa Press.

La carta, que califica las palabras de Dijsselbloem de "sexistas" y "discriminatorias", está firmada por eurodiputados de 15 países, en su mayoría españoles, italianos y portugueses. Entre ellos está el líder del PPE en la Eurocámara, el alemán Manfred Weber y algunos representantes del grupo Socialistas y Demócratas e Izquierda Unitaria Europea. El PPE, impulsor del escrito a través de los eurodiputados españoles Esteban González Pons y Gabriel Mato, no ha logrado reunir una mayoría de voces: la cifra de parlamentarios que reclaman su cese representa menos del 10% del total de 751 miembros de la Eurocámara, donde el PPE cuenta con 217 eurodiputados.

La ausencia de una amplia mayoría de parlamentarios como firmantes no significa que el resto apoyen su continuidad: el grupo Izquierda Unitaria Europea exigirá el jueves al presidente de la institución, Antonio Tajani, que se pronuncie sobre el caso, y tanto los socialistas españoles como su grupo en la Eurocámara ya reclamaron su dimisión días atrás. “No nos vamos a sumar a la carta porque es una estrategia del Partido Popular para colocar a Luis de Guindos en su puesto. Queremos que dimita Dijsselbloem y se cambie por un representante socialdemócrata”, afirman fuentes de la delegación socialista española.

La polémica se inició hace casi una semana, después de que se conocieran unas declaraciones de Dijsselbloem al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung. "En la crisis del euro, los países del Norte han mostrado su solidaridad. Pero quien exige ayuda también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda", dijo en alusión a los países del Sur de Europa.

La frase ha levantado una inmensa polvareda y ha puesto en cuestión su legitimidad para presidir el Eurogrupo, el organismo que agrupa a los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro. Hasta el momento Dijsselbloem no ha pedido perdón, y se ha limitado a lamentar, con la boca pequeña, que se hayan malentendido sus palabras. En todo momento se ha negado a dimitir pese a la oleada de críticas que ha recibido de toda Europa, entre ellas de miembros de su propio partido, el socialdemócrata, Gobiernos como el de Portugal, y líderes como el italiano Matteo Renzi.

Los eurodiputados le afean en la carta que no se haya disculpado públicamente. "Tuvo la ocasión de rectificar en el Parlamento Europeo, pero en lugar de pedir perdón, ha defendido que el problema es que no entendemos la forma de hablar directa de la cultura calvinista. En nuestra opinión, la cultura calvinista no tiene nada que ver con el desdén a otra gente", le recriminan los parlamentarios.

Más información