Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buhardillas que suben el valor de la vivienda

Con una inversión que parte de 5.000 euros se puede habilitar este espacio y aumentar el precio de la casa un 15%

La buhardilla permite ganar luz natural en las habitaciones
La buhardilla permite ganar luz natural en las habitaciones

Que la buhardilla deje de ser un espacio desaprovechado y desangelado tiene recompensa. No solo porque se gana luz natural, ventilación y vistas, sino porque su rehabilitación o acondicionamiento puede revalorizar la vivienda hasta un 15% al aumentar los metros útiles. Las buhardillas suelen ser espacios difíciles por sus distribuciones complejas con rincones y poca altura, pero con un presupuesto que parte de los 5.000 euros pueden convertirse en una de las habitaciones más acogedoras de la casa.

Los propietarios suelen habilitar estos espacios para ganar un dormitorio adicional (normalmente de invitados o juvenil), cuarto de juegos, vestidor, despacho, sala de estar o incluso un baño, aunque en este caso las dificultades del proyecto son mayores.

“Las claves para habilitar una buhardilla con éxito se centran en mejorar la iluminación y optar por una distribución de planta abierta. De esta forma, se aprovecha la luz natural del espacio, creando una mayor sensación de amplitud y profundidad. Además, es importante jugar con los recovecos y saber transformarlos en soluciones de almacenaje”, indican en el portal de interiorismo y reformas Houzz.

Si hay algo a lo que hay que prestar atención antes de nada son las ventanas. “Las de tejado proporcionan el doble de luz natural que las verticales porque los rayos del sol entran muchas más horas al día”, dice Elena Arregui, directora de Marketing y Ventas de Velux España. Las hay de apertura giratoria (desde 250 euros), fácil de usar incluso con muebles colocados debajo; y de apertura proyectante (desde 363 euros), que amplían las vistas hacia el exterior y ocupan menos espacio dentro. Hay ventanas de tejado con mando a distancia (desde 709 euros), que incorporan un sensor que hace que se cierren automáticamente cuando empieza a llover. “Cuantas más unidades se coloquen, mejores vistas, más luz y más sensación de espacio. Tras una reforma, la mayoría de la gente piensa que debería haber puesto más unidades y más grandes, así que conviene pensarlo bien antes de empezar”, recalca Arregui. En la firma Velux recomiendan que ocupen una superficie del 10% de la de la estancia, es decir, si se dispone de un espacio de 20 metros cuadrados, lo ideal es colocar dos metros cuadrados de ventanas de tejado.

Se aconseja que la superficie acristalada sea de un 10% y optar por ventanas de tejado

También conviene tener en cuenta la orientación. Si se colocan en un tejado orientado al sur entrará más luz y de forma más intensa. Si, por el contrario, se sitúan en uno orientado al norte, la iluminación será más suave y entrará menos calor. Así, “se recomienda ponerlas a ambos lados y manejar la luz con las persianas, los toldos o las cortinas”, indica Arregui.

Ganar metros

Además de crear espacios diáfanos, el secreto para ganar metros visuales está en añadir colores cálidos. “Con algo tan sencillo como es pintar las paredes de color claro y apostar por un mobiliario con una tonalidad acorde a las paredes conseguiremos crear un trampantojo, una ilusión óptica que hará parecer la estancia mucho más grande de lo que realmente es”, dicen en Habitissimo, plataforma online que permite contratar reformas en el hogar.

Para aprovechar los espacios bajos que quedan en el extremo de la buhardilla donde muere el techo se pueden instalar baldas o muebles de obra o de madera a la medida.

Las empresas aconsejan suelos de madera que cuenten con buena insonorización y si existen vigas apuestan por conservarlas. Si no hubiera, se pueden crear. “Una idea muy decorativa es rematarlo con vigas de poliuretano de imitación a madera. Bastará con pegarlas a la superficie de yeso cuando la pintura esté seca”, dicen en la cadena especializada en bricolaje Leroy Merlin. Las escaleras de caracol son una buena opción cuando se cuenta con un hueco pequeño, ya que ocupan poco espacio.

Aislar para ahorrar

No solo importa lo que se ve. Al estar bajo el tejado, es imprescindible un buen aislamiento térmico, ya que se trata de la habitación más fría en invierno y la más calurosa en verano y eso se nota en la factura energética. “Sea cual sea el nivel de aislamiento de la buhardilla, nunca está de más añadir un buen refuerzo, por ejemplo de lana de roca, que impida que el calor se escape en invierno y penetre en verano”, indican en Leroy Merlin.

No todos los propietarios disfrutan del privilegio de contar con una buhardilla, aunque la realidad es que estos espacios no tienen por qué ser exclusivos de unifamiliares o áticos. Los pisos con techos altos también tienen la posibilidad de crear una. “En viviendas con techo altos es posible hacer un nuevo forjado para dividir verticalmente el espacio, y así aprovechar para hacer un pequeño dormitorio. Se debe tener en cuenta que la mayoría de las normativas fijan en 2,50 metros la altura mínima de suelo a techo para uso residencial. En cuanto a la zona abuhardillada deberá tener una altura mínima de 1,50 metros para considerarse espacio habitable”, explican en Habitissimo.

El presupuesto parte de unos 5.000 euros para buhardillas de unos 25 metros cuadrados que solo precisen ciertos retoques (suelo de madera, pintar las paredes y el techo, colocar luces y mobiliario). Si necesita una intervención más profunda, el presupuesto no bajará de los 15.000 euros, dicen en esta plataforma.