Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dijsselbloem se niega a dimitir y lamenta que se le haya “malinterpretado”

El jefe del Eurogrupo dice que no hablaba del Sur en sus comentarios sobre los países que malgastan dinero en mujeres y alcohol

El presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem. En el vídeo, declaraciones de algunos políticos.

No piensa dimitir. Y se lamenta, con la boca pequeña, de que se le haya malinterpretado y de que alguien pueda sentirse ofendido por la siguiente frase: "En la crisis del euro, los países del Norte han mostrado su solidaridad. Pero quien exige ayuda también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda". El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha salido hoy miércoles al paso del aluvión de críticas procedentes de varios países, que incluyen una docena de peticiones de dimisión incluso entre miembros de su propio partido, el socialdemócrata.

"Lamento que mi mensaje se haya malinterpretado y lamento que se haya entendido como Norte contra Sur", ha dicho a los medios holandeses. En cuanto a la frase sobre el alcohol y las mujeres, Dijsselbloem ha apuntado que hablaba sobre sí mismo. "Pido disculpas si alguien se ha sentido ofendido", ha añadido. "Lo que dije es que nadie puede esperar malgastar su dinero y después pedir asistencia financiera".

El jefe del Eurogrupo ha reiterado inmediatamente después que no tiene "ninguna intención de dimitir". Y ha atribuido el malentendido a su estilo "directo", "propio de la cultura calvinista, de la sinceridad holandesa". "Entiendo que no en todas partes de Europa se aprecie eso; es otra lección que he aprendido", ha subrayado.

"Muchos países de Europa, incluidos los del Sur, han hecho profundas reformas en los últimos años. Ese esfuerzo debería continuar, no hay margen para la complacencia", ha dicho a modo de mea culpa en voz baja. "A veces el presidente del Eurogrupo debe ser estricto. Creo que necesitamos hablar claro, y que para el futuro de la Unión Económica y Monetaria hay que respetar las reglas. De lo contrario será muy difícil que sigamos juntos".

Más información