Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector agrario se recupera pese a los bajos precios

La compra de tractores se dispara y la morosidad se mantiene estable

Maquinaria agrícola en el delta del Ebro.

El sector agrario se apunta a la recuperación económica a pesar de los bajos precios de los cereales, hortalizas, leche, avicultura y porcino por los escasos mecanismos de Bruselas para la regulación de los mercados. Hay varios síntomas de esta mejoría. Según los datos manejados por el Banco de España, en el tercer trimestre de 2016 el endeudamiento agrario ascendió a 17.851 millones, lo que supone un incremento de más de 1.000 millones, el 70,7% de la renta agraria de ese año. Sin embargo, según los análisis de Agricultura, ese aumento no se ha debido a la solicitud de nuevos créditos para atender las necesidades de circulante de las explotaciones o para pagos puntuales de campaña, sino como préstamos a largo plazo para inversiones en infraestructuras que mejoren la competitividad y la eficiencia.

Un segundo signo positivo en el campo financiero es el mantenimiento de la tasa de morosidad sobre el 9%, un porcentaje que está por debajo de la media en el conjunto de los sectores que, en el mismo periodo, se situaba en el 13,5% por la construcción y el sector inmobiliario. La tasa de morosidad en la industria alimentaria se situó en solo el 6,59%.

Un tercer dato que refleja ese cambio de tendencia en el sector agrario es la evolución de la adquisición de maquinaria, y muy especialmente de tractores, que suponen el grueso de las compras, con más de 1.000 millones de euros.

España tiene un parque oficial de tractores de más de un millón, aunque en realidad el número de máquinas activas es muy inferior y con un fuerte nivel de envejecimiento. Los años 2003 y 2004 fueron los de mayor renovación, con 19.000 unidades al año. Esa cifra se fue reduciendo hasta su cota más baja en los años 2012 y 2013 con solo unos 8.500 vehículos. Desde esa fecha se inició una recuperación hasta los 11.449 tractores de 2016, incremento que se mantiene en los dos primeros meses de este año.

A pesar del hundimiento de los precios de algunos de los mercados más importantes en el último ejercicio, el valor de la Producción Final Agraria alcanzó en 2016 la cifra récord de 46.807 millones por un aumento en volumen de las producciones. En unos casos, esas mayores cosechas fueron solo consecuencia de las buenas condiciones climatológicas, pero en otros se debieron a la mejora de la productividad y la estructura de las explotaciones.