Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Si no tienes nómina, ¿puedes abrir una cuenta bancaria sin pagar comisiones?

Las entidades suelen aplicar cuotas para abrir y gestionar cuentas si no hay un ingreso fijo mensual, pero hay excepciones

Si no tienes nómina, ¿puedes abrir una cuenta bancaria sin pagar comisiones?

Encontrar una cuenta bancaria que no cobre comisiones —ya sea de apertura, mantenimiento o incluso descubierto— es bastante frecuente, puesto que en el mercado la oferta es muy amplia y este es precisamente uno de los alicientes que las entidades más utilizan a la hora de promocionar este producto. Para abrir una cuenta con esta característica, sin embargo, la mayoría de veces los bancos ponen como condición indispensable el ingreso de la nómina. Las cuentas que reúnen ambas ventajas, es decir, que no cobran cuotas ni requieren depositar cada mes en ellas el sueldo, aunque sean raras, existen. Algunas de ellas pueden incluso ser remuneradas. Pero a veces exigen otras cosas, como operar solo por Internet.

Cuentas corriente

Cuando el objetivo por el que se abre una cuenta no es ahorrar sino tener cierto importe en un banco para realizar a través de él operaciones como transferencias o domiciliaciones, el producto ideal a contratar es una cuenta corriente, señalan en iAhorro. Una de las cuentas corrientes más ventajosas sin comisiones y sin nómina, según el comparador financiero online, es la Cuenta Self de Self Bank.

No solo las transferencias no urgentes –nacionales y dentro de la zona euro– se pueden efectuar de forma gratuita, sino que a la cuenta se asociará, durante tres meses, un depósito remunerado a un TAE del 2% en un rango que va de 100 euros a 15.000 euros, que se liquidará al vencimiento de este período. Con la contratación de la cuenta y de forma gratuita, el cliente recibe también una tarjeta de débito y de crédito para sacar dinero en los cajeros de CaixaBank.

Descubierto y operaciones ‘online’

Ni apertura, ni mantenimiento, ni cancelación. Open Bank no impone ninguno de estos compromisos en su cuenta corriente, pero sí aplica un TAE del 9% por los días de descubierto, es decir, los que esté en números rojos. A cambio permite la domiciliación de recibos y ofrece otros productos como una tarjeta de débito y otra de crédito sin comisión por emisión o renovación.

La condición imprescindible que pone Bankia para su cuenta sin comisiones ni nómina, llamada Cuenta On, es que el cliente mantenga un perfil digital, realice todas las operaciones online, reciba las notificaciones por correo electrónico, permita el envío de publicidad por parte del banco y tenga actualizado el número de teléfono en la base de datos de la entidad. Las transferencias dentro de la UE, el ingreso de cheques y la tarjeta de débito asociada serán gratuitas si se respetan estas condiciones. La entidad permite puntualmente los reintegros superiores a 600 euros y el ingreso de cheques en las oficinas.

Tarjeta y cheques

Para poder optar al nivel estándar del programa Cero Comisiones en la Cuenta Online sin nómina de Abanca, hay que cumplir condiciones muy parecidas a las de Bankia: realizar todas las operaciones a través del banco móvil o electrónico, tener activado el servicio de notificación y mantener actualizados los datos del correo electrónico y del número de teléfono. A estas, se añade la obligación de realizar al menos dos compras al mes o 24 al año con la tarjeta de débito asociada. Si no se respetan, la comisión de mantenimiento será de 29 euros cada seis meses y la de emisión, mantenimiento y renovación será de 26 euros al año. A estos costes se añadirán también varias comisiones por las transferencias.

Con esta cuenta estará vinculada también una tarjeta de crédito que será gratuita el primer año, pero se pagará 39 euros al año a partir del segundo, salvo si se realizan compras por más de 3.000 euros al año.

Las cuentas de Bankia y Abanca son unos ejemplos de la penetración de las nuevas tecnologías en los productos bancarios. Otro es Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA, que permite llevar a cabo, entre otras cosas, cobros, pagos y domiciliaciones, a través de su aplicación. Las transferencias dentro de la UE son gratuitas mientras que la tarjeta de débito es de pago para los que no son nuevos clientes. Los ingresos de cheques nacionales tienen un coste del 0,3% sobre el importe, con un mínimo de 3 euros, y los internacionales, del 7,5%, con un mínimo de 15 euros. El consumidor que contrate este producto deberá tener en cuenta que estar en números rojos conlleva una comisión del 4,5% sobre el importe del descubierto, con un mínimo de 15 euros, y un TIN del 7,25%.

Cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas no suelen permitir que se domicilien recibos o que se realicen operaciones, pero como contrapartida ofrecen cierta rentabilidad y tarjetas de débito y crédito, además de permitir recuperar el dinero total o parcialmente sin el pago de comisiones.

“Una de las más atractivas del mercado actual”, según el comparador iAhorro, “es Cuenta Naranja de ING”. Ofrece una rentabilidad del 1% TAE los dos primeros meses, sin cantidad mínima de inversión. Pasado este plazo, se aplica un tipo variable, actualmente el 0,10% TAE. La entidad no cobra comisiones para la mayoría de los servicios, pero no permite la domiciliación de recibos. La posibilidad de disponer de los ahorros en cualquier momento, sin perder la rentabilidad acumulada hasta el momento de sacar el dinero es una de las ventajas de este producto, ya que, si no se retiran todos los ahorros, el importe que queda en la cuenta seguirá generando intereses.

Para contratar su Cuenta No-Nómina, Bankinter exige la domiciliación de al menos 10 recibos cada tres meses, la utilización de la tarjeta de crédito (gratuita), y un gasto de al menos 3.000 euros. La remuneración de esta cuenta es del 5% TAE el primer año y el 2% TAE a partir del segundo. Este producto solo está disponible para nuevos clientes con un saldo a remunerar de 5.000 euros.

Más información