Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Noticia patrocinada

Mi queso a Nueva Zelanda, tu vasija romana a Estados Unidos

El Programa Primera Exportación de la Fundación Gas Natural Fenosa forma y asesora a pymes de toda España para ayudarles a abrirse camino en el exterior

Queso de oveja de La Antigua.
Queso de oveja de La Antigua.

El padre de Eva Sánchez (Talavera de la Reina, 1974) era joyero. Durante décadas había limado, pulido y raspado oro, engarzado piedras, curvado hilos de plata y, después, otro de sus hijos lo siguió. Fue a ese hijo, Antonio, quien recibió a finales de los 90 el encargo de replicar parte del tesoro de Arrabalde: 12 kilos de oro de la época celtibérica en torques, fíbulas, anillos, diademas, y otros tantos objetos encontrados en 1980 y 1988 en el Castro de Las Labradas, cerca de la zamorana Arrabalde.

“Aquello le pareció mucho más bonito que la joyería al uso, y nos propuso a mi otro hermano, Carlos, y a mí, montar una empresa de réplicas de arqueología”, explica Eva. En 1999 crearon Tematika y comenzaron a hacer reproducciones y joyas pictóricas para museos españoles, tiendas especializadas y hoteles: desde Venus de Willendorf, hasta miniaturas de dinosaurio. Hace un par de años, a través del Instituto de Promoción Exterior de Castilla La Mancha, Eva y sus otros dos hermanos, Antonio y Carlos, conocieron el Programa Primera Exportación de la Fundación Gas Natural Fenosa. “A raíz de aquello tuve a un profesional con el que hablaba por Skype, me asesoraba, me aconsejaba… era un complemento a las informaciones que te dan las opciones públicas, como el ICEX, o en mi caso el de la comunidad”, explica la socia de Tematika.

Eva recuerda que aquel profesional le enseñó a usar los recursos que tenían, sobre todo el correo electrónico, como herramienta de negocio. Después de aquel aprendizaje, los tres hermanos que forman Tematika se enfocaron en la exportación y, ahora, esas réplicas no solo están en varios museos y parques arqueológicos de España —como Atapuerca, Las Médulas, el Museo Egipcio de Barcelona o en el de Prehistoria de Valencia—, han llegado al Museo de Historia de Tournai (Bélgica), al Bellas Artes de Virginia (Estados Unidos) o al Museo Británico de Londres, para quien en este momento están fabricando una fíbula de Braganza.

El Museo Británico adquirió, por un millón y medio de euros, la fíbula de Braganza en 2007. Ahora, Tematika ha recibido el encargo de reproducir el broche de oro. ampliar foto
El Museo Británico adquirió, por un millón y medio de euros, la fíbula de Braganza en 2007. Ahora, Tematika ha recibido el encargo de reproducir el broche de oro.

“Audentes fortuna iuvat”, pronuncia Emili Segura, el director ejecutivo del Programa Primera Exportación. “Es Virgilio: la fortuna sonríe a los audaces. Nuestro programa está creado para aquellas pymes que estén dispuestas a aceptar el reto de lanzarse a la exportación, sí. Pero con cabeza. Abrir otros mercados cuesta tiempo y dinero, y una mala decisión puede representar el hundimiento de la empresa”.

Para dilucidar la cuestión, primero, y para ayudar en ese camino por otras tierras si la marca tiene la madurez necesaria como para hacerlo, la Fundación Gas Natural Fenosa puso en marcha, en 2014, esta iniciativa de formación, asesoramiento, contacto y acompañamiento para cualquier pyme o autónomo español, basada en seminarios y talleres formativos por toda España y por los que ya han pasado más de 3.000 directivos de empresas o autónomos. Ahora, además, han puesto en marcha varios MOOC (cursos online para un público masivo) porque, según Segura, las herramientas digitales, bien usadas, pueden generar un alto beneficio partiendo de un bajo coste. El primero, en colaboración con la escuela de negocios IEBS y la consultora tthegap, para enseñar a usar marketing a través del correo electrónico, cómo crear una newsletter y que eso sirva de impulso a la internacionalización del negocio.

“Quienes se acercan hasta esos encuentros se llevan, primero, la formación. Y después nos pueden llamar para que les asesoremos en el proceso de internacionalización”. Segura explica que no son una consultoría, pero que sí encauzan los esfuerzos y presentan los interlocutores más adecuados siempre y cuando esas pequeñas o medianas empresas estén preparadas para exportar. “Una vez que están listas, hay que definir muy bien dónde y cómo quieres gastar tu inversión. Es esencial”.

Queso salmantino en la estepa asiática

Uno de los quesos de La Antigua. ampliar foto
Uno de los quesos de La Antigua.

Eso lo vio claro Fernando Fregeneda (Lumbrales, Salamanca, 1962). Quería ir a Rusia. Y hasta Rusia llegó con su leche de oveja, de Gestión Agroganadera, y con los quesos de La Antigua de Fuentesaúco —que crearon en 2002 dentro de esa misma empresa—. “Y sí, vender en Rusia es una experiencia. Pero lo más importante es que la consecución de esa exportación obedece a unas pautas, a una proyección, al conocimiento del mercado en el que quieres entrar, en tener un catálogo adaptado a ese nuevo país…”.

Fregeneda, uno de los dos socios de la empresa, explica de forma muy resumida cómo llegó su empresa hasta la exportación. “Nosotros hacemos queso, y lo tenemos que vender. Para vender, hay que hacer promoción, y la publicidad es muy cara. Un buen día aprendí a manejar bien Internet y las redes sociales y me di cuenta de que, para una pequeña empresa como la nuestra, era un buen mecanismo para llegar a cualquier parte”. Fregeneda se inculcó a sí mismo esa mentalidad digital, y luego hizo lo mismo con sus trabajadores, una plantilla de 28 empleados. Ahora tienen una cuidada página web, una Quesoteca desde donde se puede adquirir su queso online, y están presentes hasta en 12 redes sociales.

Fernando Fregeneda en uno de los seminarios de Gas Natural Fenosa.
Fernando Fregeneda en uno de los seminarios de Gas Natural Fenosa.

Todo ese conocimiento es el que aporta Fregeneda en los distintos seminarios del Programa Primera Exportación, a los que acude como ponente. “Y no porque yo sea una empresa de éxito, que tampoco vendo tanto queso... Y tampoco soy un modelo, solo un ejemplo”, bromea. Pero no le ha ido mal: exportan 29 millones de litros de leche de oveja (el 70% de su producción anual) a 15 países, y un 15% de su producción de queso a otros 35, entre ellos Australia, Filipinas y Estados Unidos.

 

Esta noticia patrocinada por Gas Natural Fenosa ha sido elaborada por un colaborador de EL PAÍS.