Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La salida a bolsa de Bankia

El ex jefe de supervisión del Banco de España resta valor a los correos que alertaban de Bankia

Pedro Comín afirma ante el juez que la entidad contaba con provisiones suficientes para salir a bolsa

El inspector del Banco de España Pedro Comín, a su llegada a la sede de la Audiencia.
El inspector del Banco de España Pedro Comín, a su llegada a la sede de la Audiencia. EFE

Pedro Comín, director general adjunto de Supervisión del Banco de España en el momento de salida a bolsa de Bankia, en julio de 2011, ha restado relevancia este martes al informe del inspector Pedro Casaus que le alertaba de la inviabilidad del grupo BFA, el banco en el que se integraron las siete cajas que dieron lugar a Bankia y que afirmaban que el debut bursátil sería perjudicial para los accionistas, los preferentistas y las arcas públicas.

Comín ha declarado este martes como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga si Bankia salió a bolsa con un folleto con cuentas falseadas. Según fuentes presentes en el interrogatorio, el alto ejecutivo del órgano supervisor ha afirmado que los correos de Casaus eran “opiniones de futuro” y que, además, resultaron erróneas en algunos aspectos.

Comín ha ratificado su declaración como testigo, prestada en julio de 2016, en la que manifestó que la entidad contaba con provisiones suficientes para salir al mercado, lo que la realidad acabó desmintiendo. El grupo BFA tuvo que recibir ayudas por valor total de 24.424 millones de euros tras su nacionalización en 2012. De esta cantidad, 10.620 millones fueron inyectadas en Bankia.

El ex jefe de los supervisores fue el destinatario de los correos del inspector Casaus con las advertencias sobre la inviabilidad del plan de fusión y salida a bolsa de Bankia. Sin embargo, Comín ha señalado que sólo se los hizo llegar a su inmediato superior, Pedro González, que también ha comparecido como investigado –nueva denominación del imputado- ante el juez Andreu. Con él analizó y debatió “en profundidad” las advertencias de Casaus.

Comín ha negado que reenviara los correos a instancias más altas, como el entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.Precisamente, este lunes el ex subgobernador del Banco de España y ex vicepresidente de la CNMV, Fernando Restoy, y el expresidente de la CNMV Julio Segura aseguraron que desconocían los correos electrónicos con dichas advertencias de inviabilidad.

Los correos del equipo de inspección del Bde advertía reiteradamente "de la inviabilidad del grupo y de que la solución de salida a bolsa no debía ser aprobada, pues suponía grave perjuicio para accionistas, preferentistas y contribuyentes (estimado en unos 15.000 millones de euros)".

Tanto Comín y González como el exdirector general de Supervisión Mariano Herrera García-Canturri, dimitieron de sus cargos el pasado 13 de febrero tras conocer la decisión de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de obligar a Andreu a llamarles a declarar como investigados. El juez Andreu rechazó en varias ocasiones citar como investigados a estas cuatro personas y a otros cuatro altos directivos del BdE en el momento de la salida a bolsa de Bankia, pero se vio obligado a hacerlo cuando la Sala estimó parte del último recurso presentado por la acusación popular en representación de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), en la que pedía su imputación al conocerse la existencia de las advertencias de inviabilidad.