Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Intel compra la tecnológica israelí Mobileye por más de 14.000 millones

El gigante de los procesadores apuesta por una firma puntera en software para vehículos autónomos, según la prensa israelí

El logotipo de Mobileye en las pantallas de gestores de fondo en Wall Street.
El logotipo de Mobileye en las pantallas de gestores de fondo en Wall Street. AP

El gigante tecnológico Intel invertirá 15.300 millones de dólares (14.300 millones de euros) en la compra de Mobileye, una compañía de tecnología israelí dedicada al estudio de la inteligencia artificial y a desarrollar soffware para vehículos autónomos. Desde el año 2014 cotiza en el índice Nasdaq y los rumores de compra dispararon un 29% las acciones de la tecnológica israelí, que no para de revalorizarse ante las expectativas de absorción.

La compra la adelantó este lunes el periódico económico hebreo The Marker, pero la confirmaron después ambas empresas en un comunicado conjunto. Se trata de la mayor operación financiera en la historia de Israel por parte de una compañía extranjera para adquirir una de sus empresas punteras. Fundada en 1999 por el profesor de la universidad Hebrea Amnon Shashua y por el actual director ejecutivo de Mobileye, Ziv Amimram, la tecnológica israelí desarrolla cámaras, sistemas y sensores que ayudan a interpretar la información captada para facilitar la conducción autónoma de vehículos.

La operación, que según los cálculos de las compañías debe completarse en los próximos tres trimestres, contempla el pago de 63,54 dólares en efectivo por acción de Mobileye, lo que representa una prima del 34,41% con respecto al cierre de mercado de la firma israelí en la Bolsa de Nueva York el pasado viernes. "Esta adquisición es un gran paso adelante para nuestros accionistas, para la industria del automóvil y para los consumidores", señaló el consejero delegado de Intel, Brian Krzanich.

Ambas compañías llevan algo más de un año trabajando codo con codo en el desarrollo de ese tipo de dispositivos, en el marco de una nueva estrategia en la que Intel también sumó recientemente a la multinacional automovilística BMW. Todo hace pensar que el gigante líder en la fabricación de chips apuesta firmemente por expandir el negocio hacia las nuevas tecnologías que permitirán que los vehículos autónomos, la domótica y los electrodomésticos inteligentes se instalen definitivamente en la vida cotidiana. La compra parece un paso más en la consecución de un objetivo ya declarado por la compañía en el pasado de que antes de que termine 2017 los coches autónomos circulen definitivamente por las calles.

Intel emplea a unas 10.000 personas en Israel, donde tiene uno de sus mayores centros de investigación y desarrollo. Financiará la operación con efectivo de caja, espera que la transacción acelere el desarrollo de la conducción autónoma, un mercado que alcanzará los 70.000 millones de dólares (65.617 millones de euros) anuales en 2030, según las estimaciones del fabricante estadounidense de microprocesadores.

Más información