Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neinor Homes prepara la primera salida a Bolsa de una inmobiliaria en una década

Los analistas esperan que más promotoras salgan a Bolsa para captar fondos para suelo

Construcción de viviendas en Madrid.
Construcción de viviendas en Madrid.

El ladrillo español pondrá una nueva pica en su proceso de recuperación con la primera salida a Bolsa de una promotora en la última década. El fondo norteamericano Lone Star se hizo con el brazo inmobiliario de Kutxabank en 2014 con la ambición de convertirla en la mayor empresa del sector en España. Tres años después del nacimiento de Neinor Homes, el fondo acaba de anunciar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la colocación de entre el 40% y el 60% del capital social de la promotora en el mercado tras haber acumulado una bolsa de suelo valorada en 1.120 millones de euros. Fuentes del sector explican que la operación trata de aprovechar el interés de los fondos institucionales por inversiones en sectores cíclicos, en especial el inmobiliario, en un entorno de crecimiento económico en España. Por ello, los analistas auguran que a Neinor Homes le seguirán otras promotoras en breve,

Tras la cascada de concursos de acreedores que sufrió el sector inmobiliario español, en el parqué empezaron a brillar las sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria (Socimi), que se dedican solo a la inversión de edificios para arrendar. Sin embargo, el segmento de la promoción de viviendas seguía tratando de recomponerse desde las cenizas que quedaron de la crisis. Los fondos internacionales entraron, total o parcialmente, en inmobiliarias de bancos y antiguas cajas de ahorros para armar nuevas compañías. El futuro de esas sociedades empieza a despejarse ahora con la salida a Bolsa de Neinor Homes. “Lone Star entró en un subsector en el que halló en una oportunidad para hacerse con una empresa con la que ir comprando, conformar una cartera y darle valor para luego desinvertir. La salida a Bolsa les da esta oportunidad”, explica Carles Vergara, profesor de Dirección Financiera de Iese. Su estreno en el parqué será el primero que se produce por parte de una promotora desde que en 2007 lo hiciera Realia.

Lone Star dotó en 2014 a la empresa de 1.000 millones de euros para comprar suelo y levantar casas. Hoy la empresa tiene una bolsa de terrenos, en un 84% finalista (preparado para construir en él) para 161 promociones que suman 9.086 viviendas. De estas, 60 están en marcha y en 30 ya hay grúas. Según comunicó a la CNMV, la cartera de suelo actual le permitirá cumplir con las entregas de 2017 y 2018 y el 80% de las que se contemplan en el plan de negocio para 2019. Además de esa actividad, Neinor Homes tiene un contrato firmado hasta 2022 con Kutxabank para ir vendiendo su cartera de viviendas. Los ingresos que hasta ahora ha tenido la compañía por la venta de activos procedentes de las antiguas cajas vascas ascienden a unos 400 millones de euros, lo que ha ido dando liquidez a la empresa a la espera de realizar las primeras entregas de viviendas.

El plan de la empresa pasa por consolidarse en cuatro grandes regiones (Madrid, País Vasco, Andalucía y Cataluña) para atacar luego nuevas zonas y ganar cuota de mercado a nivel estatal con un modelo muy industrial, basado en el desarrollo de viviendas y no en la gestión del suelo. Fuentes del sector señalan que ahora Neinor Homes tiene la ventaja de haberse hecho con una bolsa de terrenos comprados, en su mayoría, a un precio barato al haber puesto en marcha el negocio en 2014. Según la información preliminar remitida a la CNMV, la cartera de suelo actual tiene un valor de 1.120 millones de euros, que asciende a 2.548 millones si se tienen en cuenta los proyectos en desarrollo.

Sin embargo, estas fuentes recuerdan que para seguir creciendo deberá adquirir terrenos a un valor que, de seguir la tendencia actual de los precios, irán escalando. Eso explica también que la compañía salga a Bolsa para tener acceso a otras vías de financiación distintas a la que el sector había usado tradicionalmente, la bancaria. “La salida a Bolsa de las promotoras tiene sentido. Les permitirá consolidarse, obtener un rating, ser transparentes y acceder a financiación alternativa, por ejemplo, con emisiones de deuda. Y eso les permitirá planificar a largo plazo, por lo que a Neinor Homes le seguirán otras promotoras”, sostiene el consejero delegado de la consultora Irea, Mikel Echavarren.

Analistas consultados sí ven con cierta cautela la salida a Bolsa porque la compañía todavía no ha entregado una sola vivienda, por lo que no conocen el producto que llevan a cabo. Aun así, fuentes del mercado aseguran que tras tres rondas de reuniones con inversores ha quedado claro el interés de los inversores internacionales por la compañía. Estas según estas fuentes, creen que la construcción de viviendas crecerá en España en los próximos años dados los bajos niveles en los que aún se halla. La promotora espera alcanzar la velocidad de crucero en 2020, cuando su plan de negocio contempla entregar entre 3.500 y 4.500 viviendas al año.