Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales bajan un 30,9% en 2016

Las hipotecas firmadas entre 2005 y 2008 concentran el 59,5% de los porcedimientos iniciados el pasado año

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 21.064 en 2016.
El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 21.064 en 2016.

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 21.064 en 2016, una cifra un 30,9% inferior a la de 2015, según la estadística del Instituto Nacional de Estadística (INE). Así, estos procedimientos, que son el paso previo al desahucio, encadenan dos años de retrocesos después de que en 2015 bajaran un 12,6%. Solo en el cuarto trimestre de 2016 se registraron 4.630 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 18,1% más que en el trimestre anterior, pero un 33,2% menos que en el cuarto trimestre de 2015.

“La mejora económica, pero especialmente las favorables condiciones de financiación y la disposición de los bancos a facilitar los pagos han llevado al continuo fuerte descenso de las ejecuciones hipotecarias de los últimos años”, indican en la Asociación Española de Banca (AEB).

Por comunidades autónomas, Andalucía fue la región más afectada, con un total de 11.581, seguida de Comunidad Valenciana (7.638) y Cataluña (6.956). En el lado opuesto se situaron País Vasco (214), Navarra (233) y La Rioja (284).

En 2016 en total se iniciaron 72.941 ejecuciones hipotecarias, un 28,8% menos que en 2015. De ellas, 69.211 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 3.730 a fincas rústicas.

En el caso de las viviendas, las ejecuciones hipotecarias sobre personas físicas sumaron 26.954 en 2016 (-31,2%), de las que 21.064 (el 78,1% del total) son viviendas habituales de personas físicas y 5.890 no son residencial habitual de los propietarios. Estas últimas bajaron un 32% respecto a 2015. Por su parte, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas jurídicas totalizaron 14.175 el año pasado, un 32,1% menos que en 2015.

Segunda mano

Del total de ejecuciones sobre viviendas registradas, más de ocho de cada 10 (35.726) afectaron a viviendas usadas, con un descenso anual del 31,3%. Las ejecuciones sobre viviendas nuevas sumaron 5.403, un 32,9% menos que en 2015.

La estadística revela, además, que el 19,6% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en 2016 corresponde a hipotecas constituidas en 2007, el 16,6% a hipotecas suscritas en 2006 y el 12,5% a hipotecas firmadas en 2008. El periodo que va de 2005 a 2008 concentra el 59,5% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas en 2016.

“Entre el año 2005 y 2008 es donde se concentran el mayor número de ejecuciones según el año de inscripción de la hipoteca, coincidiendo con los años de mayor precio y donde probablemente, en muchos casos, el precio de la vivienda llegó a ser inferior al importe de la hipoteca”, exlica Manuel Gandarias, director del Gabinete de estudios de pisos.com.

Por otra parte, las ejecuciones hipotecarias sobre solares ascendieron a 3.734, con un descenso anual del 13,1%. Por su parte, las ejecuciones sobre locales, garajes, oficinas, trasteros, naves y otros edificios de naturaleza urbana alcanzaron las 24.348, un 25,9% menos que en 2015. Por último, las ejecuciones hipotecarias sobre fincas rústicas se situaron en 3.730 en 2016, con un retroceso del 29,5% respecto al ejercicio precedente.

"La tendencia seguirá a la baja en el 2017, aunque todavía queda por sanear en el sector inmobiliario y financiero. Los criterios de solvencia en la concesión de préstamos se han endurecido y tendrá una buena influencia en la morosidad y en las ejecuciones a medio plazo", según Gandarias.