Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las pensiones de consejeros y exconsejeros del Ibex suman 739 millones

Las mayores compañías aportaron el pasado año 43 millones a los planes de jubilación de sus principales ejecutivos

Patio de operaciones de la Bolsa de Madrid

La remuneración de los principales ejecutivos del Ibex 35 sufrió una ligera caída el pasado año. Este hecho se debió principalmente a que algunas compañías que distribuyeron bonus en 2015 no lo hicieron en 2016. El consejero mejor pagado del Ibex en 2016 fue el presidente de Ferrovial, Rafael del Pino, quien ganó 15,25 millones, casi tres veces más que un año antes, debido sobre todo a la ejecución de opciones sobre acciones de la compañía. En la clasificación salarial también destacaron el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, con 9,35 millones, y la presidenta del Santander, Ana Botín, con una compensación total de 9,89 millones.

La retribución agregada de los consejos de administración de las empresas del selectivo fue de 234 millones de euros, un 4,3% menos. En estas cifras no están incluidos los datos de ArcelorMittal, Inditex, Indra y Merlin, puesto que aún no han facilitado datos. Por lo que se refiere a la alta dirección, su sueldo agregado cayó un 7,8%, hasta los 327 millones.

El año 2016 fue de confirmación de una política salarial que cada vez da más importancia a la aportación al plan de pensiones de los ejecutivos. Hasta hace unos años, la aportación a los sistemas de jubilación era casi exclusiva del sector bancario, ya que sus consejeros no contaban con blindajes en caso de despido. En cambio, la aportación a las pensiones empieza a extenderse a más compañías.

El sueldo de los consejos de las grandes empresas cayó un 4,3% por los menores bonus

Una política de moda

En 2016 los grupos del Ibex aportaron 43,11 millones de euros a los planes de jubilación de sus consejeros. Al cierre del ejercicio, el importe acumulado por los administradores actuales de las grandes compañías cotizadas en materia de pensiones era de 487,52 millones. Además, las empresas tenían compromisos con exconsejeros por otros 231,5 millones. En total, el importe de los derechos acumulados suma 739 millones.

El grupo que en la actualidad tiene que hacer frente a un mayor gasto en estos sistemas de ahorro a largo plazo es el Banco Santander. Los consejeros suman derechos de cobro por valor de 120,78 millones. Destacan los casos de Matías Rodríguez Inciarte (48,23 millones) y Ana Botín (43,15). Además, la entidad tiene compromisos en materia de pensiones con antiguos consejeros por valor de 96,86 millones.

En el caso del BBVA, el pasado año aportó 3,48 millones para las pensiones de sus consejeros, que ya acumulan 96,3 millones. Desde 2010 el presidente del banco, Francisco González, no recibe aportaciones, pero cuando se jubile percibirá 79,7 millones que tiene externalizados en una póliza de seguros. Por su parte, el consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, ya acumula 16 millones. El banco, además, tiene compromisos con exconsejeros por valor de 89 millones.

La aportación a los planes de pensiones se hace en muchos casos con independencia de los resultados. Banco Popular sufrió pérdidas por más de 3.000 millones en 2016, un ejercicio en el que inyectó 15,6 millones para la jubilación de consejeros. En total sus compromisos en materia de pensiones suman 38,5 millones con los consejeros actuales y otros 53 millones con antiguos administradores. El expresidente Ángel Ron acumula una pensión de más de ocho millones y al ex consejero delegado Francisco Gómez le corresponden 20,3 millones.

Fuera del sector bancario destacan las pensiones acumuladas por César Alierta (54 millones) y Florentino Pérez (38 millones).