Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de desahucios cae a 63.037 en 2016, un 6,4% menos

Las demandas por despidos se sitúan por debajo de 100.000, según un informe del Poder Judicial

Representantes de la asociación Stop Desahucios de San Sebastián. (Archivo) EFE

El año pasado hubo 63.037 desahucios en España, un 6,4% menos que en 2015. Según los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), esta es la cifra más baja en, al menos, los últimos cuatro años, ya que tanto en 2013, 2014 y 2015 la cifra total de desahucios superó los 67.000.

La mayor parte de los lanzamientos, como se llama en la jerga judicial a los desahucios, se dieron en alquileres. El informe Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales del CGPJ, publicado ayer, muestra que el 54,2% de esos lanzamientos se dieron por la aplicación de la ley de arrendamientos urbanos, es decir, por alquileres. La norma hipotecaria se aplicó en 26.397 casos, el 41,9% del total.

Los desahucios que recoge el CGPJ en su estadística no afectan solo a viviendas. También recogen los datos de otro tipo de inmuebles. Los datos de este informe no están desglosados y tampoco aclaran si se trata de viviendas habituales.

Por comunidades autónomas, la que lideró los desahucios fue Cataluña, con 14.069. Las dos siguientes también son mediterráneas: Andalucía (9.998) y la Comunidad Valenciana (9.635).

En el documento divulgado por el órgano de gobierno de los jueces, también hay cifras de cómo evolucionaron en 2016 las demandas por despidos en los juzgados de lo social en toda España. Y en él se ve que por primera vez desde que comenzó la crisis, en 2008, bajaron de 100.000. En concreto, se registraron 98.921, un 5,3% menos que el año anterior. Este dato es la cifra más baja desde 2007, cuando se presentaron 66.249 demandas.

La serie divulgada por el CGPJ en este punto muestra como las demandas presentadas ante la jurisdicción de lo social tuvieron su punto álgido en 2012 y 2013. Concretamente fue en 2012, en febrero, se aprobó la reforma laboral. Tras ella, en plena recesión y con el mercado de trabajo destruyendo empleo indefinido, las demandas ante los tribunales se dispararon y llegaron a 147.404. Al año siguiente bajaron algo, 146.796.

La reducción ha continuado en los años siguientes con bajadas más significativas —en 2014 y 2015 la bajada superaba el 10% sobre el ejercicio anterior— hasta caer por debajo de 100.000 en 2016. No obstante, la cifra todavía queda muy por encima del listón marcado en 2007.

Por lo que toca a los procesos concursales —antes llamadas suspensiones de pagos— presentados ante los tribunales, la cifra ascendió a los 7.040, un 12% más que en 2015. De estos, hay 1.579 que corresponden a personas físicas sin actividad empresarial.

Más información