Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estibadores desconvocan la huelga del 6 y el 8 de marzo para facilitar un acuerdo

Los sindicatos mantienen la amenaza de paros a partir del viernes 10 durante siete días

Los sindicatos de estibadores han desconvocado este jueves los paros del 6 y el 8 de marzo. Es decir, los dos primeros días de huelga de los nueve convocados. Con esta nueva suspensión, las protestas comenzarán el viernes 10 de marzo, un día después de que se celebre, en principio, el debate del decreto en el Congreso de los Diputados. Los trabajadores ofrecen así un gesto de buena voluntad para facilitar un acuerdo entre patronal, sindicatos y el Gobierno ante las dificultades del Ejecutivo para sacar adelante la reforma de la estiba por la falta de apoyos parlamentarios.

Estibadores del puerto de Algeciras protestan por la reforma de la estiba. EFE | ATLAS

El conflicto por el cambio de modelo de la estiba ha dado por sorpresa un nuevo giro. El sindicato ha anunciado la desconvocatoria de los dos primeros días de huelga. Un gesto de buena voluntad que pone al Ejecutivo en una posición difícil. En principio, el decreto ley se debatirá el jueves 9 en el Congreso, un día antes de la nueva fecha de inicio de las protestas. “El Gobierno debe cambiar de postura o perderá la votación”, ha asegurado Antolín Goya, líder sindical. Así, el Gobierno tiene que decidir si tramita la reforma la próxima semana con una votación para la que no cuenta con los apoyos suficientes, o retrasa la convalidación del decreto.

La decisión de los sindicatos está provocada, según han afirmado en un comunicado, por la negativa del PSOE a apoyar el decreto ley en el Congreso. Los trabajadores esperan que se abra la posibilidad de una “mesa de negociación real” en la que se alcance un consenso entre todas las partes sobre el nuevo modelo de la estiba.

“Los sindicatos (Coordinadora, UGT, CC OO, CIG y CGT) acuerdan suspender las convocatorias de huelga preavisadas para los días 6 y 8 de marzo, con la intención de que un clima de normalización laboral anime al Ministerio de Fomento a salir de su posición cerrada e invite a la negociación real, mediante la constitución de una mesa de diálogo sobre la modificación del decreto ley”, han dicho los sindicatos en la nota.

Esta es la segunda desconvocatoria de huelga desde que comenzó el conflicto. En la primera ocasión, los paros se suspendieron cuando el Gobierno aplazó la negociación durante una semana. La nueva desconvocatoria se produce unos días antes de que se debata el decreto en el Congreso. El Ejecutivo dispone hasta el 28 de marzo para convalidarlo.

“Las empresas no se comprometen a mantener en sus puestos de trabajo a sus actuales trabajadores portuarios, ni aportaron los datos que se comprometieron entregar a los sindicatos y al presidente del CES para justificar los supuestos excedentes de las plantillas en cada puerto”, han argumentado los sindicatos en el comunicado difundido este jueves.

El Gobierno presiona al PSOE

El Gobierno, en cambio, mantiene todavía el pulso de la reforma que acabará con el monopolio de la estiba. Presiona al PSOE para que avale el decreto. El Ejecutivo necesita el apoyo o la abstención del grupo socialista para conseguir la mayoría simple que apruebe la reforma en el Congreso. El Gobierno puede retrasar el debate parlamentario dos semanas más. La fecha límite para proponer el aplazamiento del debate es el martes en la junta de portavoces, por lo que todavía es posible que haya cambios en los plazos tras la suspensión de la huelga.

Cuando se vote la reforma, en caso de que se convalide, los grupos pueden pedir que se tramite como proyecto de ley para introducir enmiendas. Para que salga adelante la petición será necesaria también la mayoría simple. El Ejecutivo se opone y reitera que el decreto se tiene que aprobar en los términos formulados para que la Comisión Europea de por bueno el cambio normativo, según fuentes de Fomento.

El Gobierno cuenta, como aval, con una carta de la comisaria europea de movilidad y transporte, Violeta Bulc, en la que felicita al Gobierno español por la reforma e insta a la convalidación de la misma en las Cortes. Precisamente la comisaria europea estará en España el 6 y 7 de marzo, cuando se verá con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Además, el grupo Maersk, uno de los principales operadores de los puertos españoles, ha amenazado este jueves con el desvío de buques durante las jornadas de huelga a otros puertos europeos y del Mediterráneo.

Bajada del 20% de la actividad en Algeciras

Maersk anunció este martes pasado a los clientes un plan de contingencia para los nueve días de huelga de estibadores. El grupo reducirá así su presencia en Algeciras y usará puertos alternativos en Europa y Mediterráneo. “Esta medida trata de garantizar la redirección de la carga de la forma más eficiente”, aseguró Maersk en la nota. Los puertos españoles, según afirma el grupo en el aviso a los clientes, ya han experimentado una reducción de la productividad del 20% en el puerto de Algeciras por la desconfianza que genera la amenaza de huelga.

Por esta caída de la actividad, el principal operador del puerto de Algeciras pidió a inicios de semana un acuerdo entre empresas y trabajadores. Para ello, proponía la garantía de empleo de todos los estibadores del puerto. A pesar de este ofrecimiento, ante la petición sindical de un acuerdo nacional y no local, Maersk ha decidido crear el plan alternativo que reducirá el paso de buques y mercancías por Algeciras.

Más información