Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Roig: “Nuestra página web es una mierda, pero en 2018 saldremos mejor”

El presidente de Mercadona dice que creen que pueden hacer rentable el canal de venta online

El presidente de Mercadona, Joan Roig Mónica Torres EFE

Juan Roig, presidente y fundador de Mercadona, no se anda con medias tintas. "Nuestra web es una mierda". Así ha calificado la anticuada página en Internet que tiene la cadena de supermercados. En la presentación de resultados de la compañía, que ha vuelto a batir récord de ventas y beneficios, Roig ha explicado que una de sus líneas de trabajo e inversión para este año será la venta online. "Creemos que podemos hacer rentable Internet", ha señalado. "Para 2018 saldremos mejor", ha avanzado con respecto a la renovación de la web que preparan.

La venta por Internet es el caballo de batalla de todo el sector de la distribución. El comercio online crece, pero hacerlo rentable no es fácil. Según ha recordado Mercadona, para ellos supone cerca del 1% de las ventas. "Muy poco", ha valorado el presidente. El año pasado el dueño de la cadena ya dijo que este formato virtual les generaba pérdidas, de unos 30 millones de euros al año.

Roig se ha mostrado seguro de que pueden darle la vuelta a la situación, aunque tampoco se aferrará si descubren que no sale a cuenta. "Si la compra online no es rentable, pues no la pondremos. Pero creemos que lo será", ha zanjado. No ha querido explicar la estrategia, para no dar pistas a la competencia, pero la empresa sí ha adelantado que pasa por hacer contratos en este área. Su hija, Juana Roig, a quien el presidente ha deseado mucha suerte, es la que ha tomado las riendas de las ventas por Internet.

Los resultados anuales de Mercadona son el único momento en el que los medios de comunicación tienen la oportunidad de preguntar al presidente de Mercadona por la empresa. Hace años Roig protagonizó algunos momentos bastante memorables (con comentarios sobre el trabajo de los chinos, por ejemplo, que alabó frente al de los españoles). Sin embargo, Roig reconoce entre bromas que su equipo le ha insistido en que mida sus palabras.

Aun así, de vez en cuando recurre a ejemplos o anécdotas llamativas. Como decir claramente que la web es "una mierda". Y tras ser preguntado insistentemente por el sueldo de los empleados (nadie con más de cuatro años de antigüedad en la empresa cobra menos de 1.700 euros al mes, entre salario y pagas extra) ha terminado por lanzarse: "Ganamos mucha pasta y somos los millonarios de España", ha bromeado. Era la segunda vez que explicaba en la comparecencia que él es "el hombre más rico de España", pero que sus empleados también son trabajadores ricos. Para el 2017 suben los salarios un 1,6%.

"Los que más dinero tenemos, debemos pagar más impuestos"

No se ha salido mucho más del carril. A pesar de ser preguntado por temas de actualidad. Sobre los estibadores y la huelga que preparan, ha señalado que "habrá lío". Pero se ha limitado a pedir que negocien las tres partes (sindicatos, patronal y Gobierno) para llegar a un acuerdo que evite problemas en el puerto.

Preguntado sobre si pagan demasiados impuestos o pocos las grandes empresas, ha dicho: "Nosotros pagamos todos los impuestos que nos dicen. En Sociedades, el 21%. Si el Gobierno cree que es poco, que nos diga cuánto cree que debemos pagar y lo haremos. Porque los españoles tenemos que pagar impuestos, y los que más dinero tenemos, más tenemos que pagar". Según su repasó, la empresa abona por impuesto de sociedades y tributos locales 250 millones de euros. Por Seguridad Social de la empresa, 579 millones de euros.

Roig es uno de los hombres más ricos de España y el presidente y consejero delegado del mayor grupo de supermercados. Pero tiene todavía alma de tendero. Conoce cada producto que venden sus tiendas. En la presentación de resultados tenía en la cabeza cada artículo innovador: ha explicado las bondades de su nueva sal, del pollo troceado, del sirope de agave y hasta del edamame, unas vainas de soja. "Hechas con cariño a mi me gustan", ha comentado. Se ha detenido especialmente en el sushi, que han empezado a vender en algunas tiendas. "Yo creía que no me gustaba. Pero mi hija me djio '¿te gusta el arroz? ¿te gusta el salmón? pues esto es eso, pero todo junto'. Y tiene razón, me gusta", ha comentado con detalle.

Más información