Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
IAG

IAG gana un 28,8% más pese a la caída de la libra por el ‘Brexit’

El beneficio de Iberia crece un 23% y se desploma el de Vueling por los incidentes del verano pasado

Aviones de British Airways en el aeropuerto Heathrow.
Aviones de British Airways en el aeropuerto Heathrow. EFE

El grupo de aerolíneas IAG, que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, registró un beneficio neto de 1.952 millones de euros en 2016, lo que supone un incremento del 28,8% respecto a 2015, pese a la devaluación de la libra esterlina tras el Brexit y a una ligera caída de los ingresos, según informó la compañía. El resultado bruto de Iberia creció con fuerza mientras que se desplomó el de Vueling por los retrasos acaecidos este verano en esta línea de bajo coste. 

El grupo británico IAG mantuvo la rentabilidad pese a que se vio afectado por la devaluación de la libra tras el referéndum británico, que supuso un efecto cambiario adverso de 460 millones de euros. El recorte en un 19,9% en los gastos de combustible debido a los bajos precios del petróleo y el menor consumo unitario ayudó a compensar los efectos negativos del 'Brexit'.

El beneficio operativo del grupo ha mejorado un 8,6%, hasta 2.535 millones, mientras que el resultado de explotación antes de amortizaciones (ebitda) se situó en 3.822 millones, 180 millones más que en el ejercicio anterior, y el ebitdar (ebitda que incluye el alquiler de flota) alcanzó los 4.581 millones, 280 millones más que en 2015.

Los ingresos totales cayeron un 1,3%, hasta 22.567 millones de euros, al tiempo que los ingresos unitarios de pasaje del ejercicio disminuyeron un 5,4% a tipos de cambios constantes.

IAG ha elevado su capacidad, medida en asientos-kilómetro ofertados (AKO), un 4,3% en 2016, con la inclusión de Aer Lingus desde el 1 de enero en el cálculo de 2015. Los pasajeros transportados (medidos en pasajeros-kilómetro transportados, PKT) crecieron un 3,4%, y el grado de ocupación se mantuvo estable en el 81,6%.

"Han sido unos buenos resultados en un entorno difícil", ha subrayado el consejero delegado de IAG, quien ha añadido que en 2016 la compañía ha llevado a más de 100 millones de pasajeros, el doble del número que British Airways e Iberia llevaron en 2010, un año antes de que se fundara IAG.

Walsh ha anunciado además que a lo largo de 2017 la compañía tiene la intención de llevar a cabo una recompra de acciones de 500 millones de euros que se podría implementar a través de uno o más programas.  Además, el consejo de administración propondrá un dividendo final para los accionistas de 12,5 céntimos de euro por acción, lo que se traduce en un dividendo anual de 23,5 céntimos de euro, previa aprobación de los accionistas en la junta general ordinaria de junio.

Sobre las perspectivas de negocio, a los niveles actuales del precio del combustible y tipos de cambio, IAG espera generar una mejora en el beneficio de las operaciones frente al año anterior.

Por filiales

El beneficio operativo antes de extraordinarios de Iberia creció un 22,6%, hasta 271 millones de euros, y el ebitdar aumentó un 6,5% hasta los 738 millones. Los ingresos de la principal aerolínea española cayeron un 2,4%, hasta 4.586 millones, con un aumento de la capacidad del 4% y del 5,1% de los pasajeros transportados. El coeficiente de ocupación ha mejorado 0,9 puntos porcentuales, hasta el 82%.

En el lado opuesto, Vueling recortó su beneficio operativo un 62,4%, hasta 60 millones de euros, por la huelga de controladores franceses y los retrasos y cancelaciones durante el verano, que obligaron a disponer "planes de contingencia y recursos temporales".

Pese a ello, los ingresos de la línea de bajo coste aumentaron un 5,2%, mientras que la capacidad y los pasajeros transportados subieron un 11,2% y un 13,2%, respectivamente. El coeficiente de ocupación remontó 1,5 puntos porcentuales, hasta el 82,8%.

British Airways ha registrado un beneficio operativo de 1.473 millones de libras esterlinas, un 17,8% más, mientras que el de Aer Lingus se incrementó un 86,9%, hasta 233 millones de libras.

 

 

Acuerdo para la línea 'low cost'

El presidente de Iberia, Luis Gallego, ha anunciado que la compañía ha cerrado un acuerdo con pilotos y tripulantes de cabina (TCP) para modificar el convenio colectivo con el objeto de ajustar los costes y permitir operar vuelos low cost de largo alcance desde Barcelona, como planea la matriz IAG.

El grupo IAG anunció en diciembre pasado que empezará a operar en junio próximo vuelos de largo recorrido a bajo coste desde el aeropuerto barcelonés de El Prat a Los Ángeles y San Francisco, en Estados Unidos; Buenos Aires, Santiago de Chile y La Habana en América Latina; y Tokio, en Asia.

El grupo sopesaba si crear una aerolínea específica con una marca diferenciada para realizar la operativa, que denomina "largo radio de nueva generación", o emplear los recursos de sus otras aerolíneas. El acuerdo, firmado con los pilotos y cuatro sindicatos de TCPs, permite poder optar a esa operación "en condiciones óptimas", señaló Gallego en una conferencia telefónica con los medios españoles, con motivo de la presentación de los resultados anuales de IAG. Asimismo, reconoció que Vueling "es una buena oportunidad en Barcelona para contribuir a que este nuevo producto del grupo tenga alimentación y pueda competir de una manera eficiente".

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, dijo este viernes que la decisión ya está tomada, pero no se anunciará hasta dentro de un par de semanas. Se trata de un proyecto "apasionante" y con grandes expectativas de éxito, agregó. Según Gallego, la productividad que la compañía podía ofrecer era "muy baja", por lo que se ha trabajado con los distintos colectivos en mejoras del convenio que permiten ser más competitivos en costes, y con otras alternativas que pueda tener el grupo. El acuerdo se ha firmado por un periodo determinado porque "sería para una fase de lanzamiento y, luego, profundizaríamos y haríamos una propuesta más completa", matizó Gallego.

El presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto, aseguró que, tras el caos operativo del inicio del verano pasado, en los últimos seis meses la compañía incluso ha batido "por poquito" a sus competidores en términos de puntualidad y regularidad.Las perspectivas para este año son "razonablemente buenas" en términos de operación y se espera que la aerolínea catalana pueda volver "a la senda de rentabilidad que teníamos", destacó.

Más información