Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luz más cara en enero... y también más sucia

Las emisiones de CO2 del sector energético en España crecieron un 65% respecto al mismo mes de 2016

El precio de la luz en España batió récords el pasado enero. Pero la electricidad no solo fue más cara, también más contaminante. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) del sector eléctrico crecieron un 65,3% respecto a las del mismo mes de 2016. Así se desprende de los informes estadísticos de Red Eléctrica de España, que ofrece mensualmente datos de las emisiones asociadas a este sector.

Central térmica de As Encrobas del municipio de Cerceda (A Coruña).

Enero cerró con 7.894.077 toneladas de CO2 emitidas a la atmósfera en el proceso de generación de electricidad. En el mismo mes de 2016, se expulsaron 4.775.624 toneladas de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, causante del calentamiento global, según el consenso científico. Mientras, de acuerdo con los cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la subida de la luz en enero de los clientes acogidos a la tarifa regulada hizo que, para un consumidor medio, se incrementara su factura un 9% respecto al mes anterior.

Ambos crecimientos, el del precio de la electricidad y el de las emisiones de dióxido de carbono, están relacionados. Este enero la producción de electricidad a través de las tecnologías hidroeléctrica —que es la más barata— y eólica cayó considerablemente si se compara con los datos del mismo mes del año anterior. Hubo menos viento y los pantanos contaban con menos reservas, con lo que se pudo generar menos electricidad a través de estos medios. En contrapartida, se empleó más el carbón y el gas, las dos fuentes que más CO2 emiten. Por ejemplo, el 21,6% de toda la electricidad generada este enero en España fue a través de las centrales de carbón; en enero de 2016, el 12,1%.

Con todo, si los datos de emisiones del pasado enero se comparan con los de los últimos diez años, están en la media. En la última década, la media de emisiones de CO2 del primer mes del año fue de 7.854.161 toneladas, algo menos que este año.

Centrales de carbón

El incremento —de un 65,3%— registrado respecto a 2016 se debe a que el año pasado fue excepcionalmente bueno. Y, otra vez, el clima y el carbón estuvieron detrás de esos datos. La energía producida en las centrales térmicas de carbón cayó un 30% en 2016 respecto a 2015, según un informe presentado este jueves por el Observatorio de la Sostenibilidad. Esto hizo que 2016 cerrara con un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero globales en España. Según ese informe, nuestro país las redujo un 3,1%, hasta las 328 millones de toneladas.

Pero uno de los autores del estudio, el economista José Santamarta, ha recordado que la principal causa de esta reducción fue "coyuntural", es decir, el clima y el mercado hicieron que se utilizara menos carbón. El informe del Observatorio de Sostenibilidad apunta también a que "las energías renovables se han convertido en el mercado eléctrico en las amortiguadoras visibles de los precios". Se cita, por ejemplo, el caso de la eólica, que "permitió en 2015 disminuir el coste anual de la energía (precio del KWh) en el 15,7%".

Más información