Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El grupo estadounidense Kraft Heinz se lanza a por Unilever

El fabricante anglo-holandés ha rechazado la primera oferta de adquisición, que daría lugar al segundo mayor grupo de alimentación y bebidas

Productos de la estadounidense Kraft Heinz. REUTERS

Kraft Heinz, uno de los principales grupos de la alimentación en el mundo, quiere hacer crecer su imperio. La compañía propietaria de marcas famosas como Oscar Mayer, Philadelphia o el kétchup Heinz ha anunciado una oferta para hacerse con otro gran conglomerado, el anglo-holandés Unilever, del que cuelgan otras enseñas muy populares, como el jabón Dove, los helados Magnum o la mayonesa Hellmann’s. La firma europea, de momento, ha declinado la propuesta al considerar insuficientes los 143.000 millones de dólares ofrecidos por Kraft, pero esto no entierra aún la operación que daría lugar al segundo actor de esta industria, solo por detrás de Nestlé.

Hay partido. “Mientras Unilever ha rechazado la oferta, deseamos trabajar en llegar a un acuerdo sobre las condiciones de la transacción”, dijo Kraft este viernes, si bien para Unilever, las cantidades puestas sobre la mesa “fundamentalmente infravaloran” la compañía y no ve, hoy por hoy, beneficios “estratégicos o financieros” en esa posible alianza que este viernes estaba en boca de todos en el mercado. En concreto, la oferta plantea  el pago de 50 dólares por acción en efectivo y acciones, lo que supone una prima del 18% respecto al valor de cierre de mercado de la firma europea el pasado jueves. Los accionistas cobrarían 30,23 dólares contantes y el resto en acciones de la nueva compañía resultante.

El interés reconocido este viernes constituye, de momento, un primer acercamiento, no se ha presentado todavía una oferta formal, algo para lo que Kraft tiene hasta mediados de marzo. En estas semanas se fraguarán las negociaciones. La compañía interesada en la compra también tensó algo el pulso este viernes y afirmó que no se puede dar por hecho que vaya a presentar una nueva oferta por Unilever. De momento, hay quien ya ha hecho dinero la noticia calentó el interés de los inversores por Unilever y las órdenes de compra elevaron el precio 13% por acción en la Bolsa de Londres, hasta cerca de los 47 dólares. Mientras, Kraft avanzaba su propio 7% al otro lado del Atlántico, en la plaza de Nueva York.

Gigantes del sector

De salir adelante, el mercado asistiría a una de las mayores fusiones empresariales de la historia, cerca de la de Vodafone y el grupo alemán Mannesmann (superó los 180.000 millones de dólares hace ya 17 años) o de otra que se llegó a acordar recientemente, pero acabó descarrilando, la de las farmacéuticas Pfizer, de Estados Unidos, y Allergan, de Irlanda. La operación, valorada en 160.000 millones de dólares (unos 140.000 millones de euros) en 2015, fue cancelada el año pasado por las nuevas medidas de la Administración de Barack Obama que desincentivaban los ahorros fiscales esperados. Se iba a crear la mayor compañía de salud del mundo por delante de Johnson & Johnson.

Kraft ya experimentó su propia macrofusión con Heinz en 2015 y alumbró así un grupo con un volumen de negocio conjunto de 28.000 millones de dólares al año. La compañía vivía una etapa muy expansiva tras la entrada en el capital de Warren Buffett, el gran inversor estadounidense, junto con el fondo brasileño 3G, que tuvo lugar en 2013.

Según la base de datos financieros Bloomberg, una fusión entre la ahora llamada Kraft Heinz y la europea Unilever crearía una compañía con ventas por valor de 84.800 millones de dólares, un volumen que le colocaría en el segundo puesto del ranquin mundial en el mundo de la alimentación y las bebidas, un negocio en el que ahora mismo Nestlé se mantiene líder con autoridad y una facturación de 91.200 millones de dólares.

Más información