Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las plataformas de pago móvil de Samsung y Apple se hacen fuertes

Los sistemas de los dos gigantes de la telefonía apuestan por operaciones sencillas, rápidas y con un alto nivel de seguridad

Pago en un comercio con TPV a través de Samsung Pay.

Los dos gigantes de la telefonía móvil, Samsung y Apple, mantienen el pulso por ganar la batalla de la venta de teléfonos, pero también por extender sus sistemas de pago a través del terminal. Mediante sus plataformas —llamadas Samsung Pay y Apple Pay— el usuario puede pagar las compras con tan solo escanear su huella dactilar en el dispositivo móvil, al mismo tiempo que lo acerca a un TPV tipo conctacless, es decir, un terminal que tienen muchos comercios que no requiere la inserción de las tarjetas físicas. Las entidades y empresas cuyas tarjetas están asociadas a estas plataformas se han multiplicado: Santander, American Express, Carrefour Pass y Ticket Restaurant (Edenred) están dentro del sistema de Apple Pay; CaixaBank, imaginBank (el banco móvil de CaixaBank), Sabadell y Abanca, en el de Samsung Pay. La mayoría coincide en que su alianza es positiva.

Hasta hace tan solo un año —una auténtica era geológica para el acelerado mundo de la informática— la consultora Deloitte detectó en un estudio cierta desconfianza por parte de los consumidores hacia el pago móvil: el 24% de los encuestados sostuvo que pagar a través de estos dispositivos no le aportaría ningún beneficio adicional y el 39% creía que sería inseguro. Tras la implantación en España de Samsung Pay, en julio del año pasado, y de Apple Pay, en diciembre, las dudas parece que se disipan poco a poco. “Cada vez son más los usuarios que han probado este método de pago en todo tipo de establecimientos, como supermercados, gasolineras o tiendas de moda”, defiende el responsable del área de comercio electrónico de Samsung España, David Alonso, quien confía en las previsiones contenidas en un informe que la compañía encargó a IPSOS el año pasado. En aquella ocasión, más de la mitad de los encuestados se declaró dispuesto a realizar pagos con su smartphone en tiendas físicas en 2017.

Huella dactilar y 'encriptación' de los datos

El hecho de no tener que llevar la cartera para pagar es la principal ventaja que señalan las entidades presentes en estas dos plataformas. La sencillez y la rapidez de comprobación a través del reconocimiento dactilar, sin tener que introducir el PIN en el terminal de pago es otra. La seguridad de las operaciones, además, juega un papel central. Samsung Pay utiliza tres niveles de seguridad, en palabras de Alonso: el primero es la identificación a través de la huella; en segundo lugar, la encriptación (cifrar con una clave) de las credenciales de la tarjeta; y, por último, el sistema de seguridad propio de la compañía, Samsung Knox.

Muy parecido es el funcionamiento de la plataforma del gigante de Cupertino. “Al utilizar Ticket Restaurant con Apple Pay, los números efectivos de la tarjeta no se guardan en el teléfono ni en los servidores de Apple”, subraya el director de marketing y comunicación de Edenred, Manuel Asla. “En lugar de ello, se asigna un número exclusivo de cuenta del móvil, que se encripta y se almacena en el elemento seguro del dispositivo. Cada transacción se autoriza con un código de seguridad dinámico, exclusivo y distinto cada vez”, algo que ocurre también con las demás tarjetas.

A estas ventajas hay que añadir las que llevan aparejadas de por sí las tarjetas, por ejemplo Carrefour Pass. Con este plástico, que se obtiene gratuitamente y sin tener que cambiar de banco, se puede acceder a descuentos, promociones especiales y la devolución de un 1% de las compras efectuadas tanto en Carrefour como fuera de él, a redimir en sus hipermercados.

Tarjetas de fidelización

Fuentes del banco Santander indican que se están analizando mejoras de Apple Pay en varios frentes. Uno de ellos es el de las tarjetas de fidelización: “La idea es que en el momento de pagar, el móvil detecte qué tarjeta de puntos tienes compatible con el comercio donde estás comprando y te cargue los puntos automáticamente en la tarjeta, sin necesidad de que tú hagas nada”, sostienen. Novedades en esta misma vertiente, pero en Samsung Pay, prevé el responsable de comercio electrónico de Samsung España, Alonso. Lo que confirma la directora de medios de pago del Banco Sabadell, Anna Puigoriol, quien, sin embargo, declara que “la adopción de Samsung Pay no está siendo masiva, porque no todos los terminales Samsung pueden tenerlo y porque es muy difícil mejorar la experiencia de la tarjeta contactless”.

Hasta el momento, unos 8.000 de entre los 90.000 usuarios de Ticket Restaurant ya utilizan su tarjeta en Apple Pay, relata Asla, para quien el balance es más positivo. “La aceptación ha sido óptima y una tendencia que ya hemos constatado es que el usuario que decide utilizar el pago móvil es muy difícil que regrese al sistema anterior”. Aunque no ahondan en cifras, desde el banco Santander confirman un número elevado de altas y dicen que “los clientes que lo usan una vez repiten”. En la fidelidad de los clientes hacia el pago móvil insisten también fuentes de CaixaBank: “Una vez empiezan a pagar con el móvil, siguen haciéndolo”, aseguran.

Un mercado con un gran potencial

Si los clientes del Santander que usan su app son 1,2 millones, de los que el 30% tiene un iPhone, otros 2 millones de clientes de Carrefour poseen la tarjeta de compra Carrefour Pass, existen 1,7 millones de tarjetas de Abanca, y la cuota de mercado de los plásticos de Banco Sabadell es del 7,6%. Todos estos ejemplos muestran el enorme potencial de expansión de Samsung Pay y Apple Pay. Bien lo saben en CaixaBank, una entidad que –según los datos de 2015 que ellos mismos proporcionan– tiene actualmente activas 15,3 millones de tarjetas (de las que 9,5 millones son contactless), lo que representa un 22,8% de cuota de mercado por facturación. De los 335.000 TPV instalados por la entidad, el 90% está dotado de tecnología contactless.

Es fácil entender por qué Samsung y Apple han decidido abrir sus servicios de pago por móvil en Europa empezando por España, si se atiende a las cifras de las dos tecnologías que son fundamentales para su implantación. “La penetración de smartphones en España es tremenda, en torno a un 88%”, atestigua el director de marketing y comunicación de Edenred, Manuel Asla. “Del mismo modo, entre un 70% y un 80% de los restaurantes tienen TPV contactless con los que ejecutar el pago”.

Más información