Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estibadores y la patronal retomarán la negociación el martes

Sindicatos y empresas dejan pasar cinco de los nueve días que dio el Gobierno al retrasar el decreto

Representantes sindicales tras una de la reuniones con Fomento.
Representantes sindicales tras una de la reuniones con Fomento.

Los sindicatos de estibadores y la patronal retomarán la negociación el martes 21 de febrero, solo tres días antes de que Fomento lleve la reforma de la estiba al Consejo de Ministros. Los representantes de los trabajadores y la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) han dejado pasar cinco de los nueve días que dio el Gobierno al retrasar la presentación del decreto ley. El encuentro será a tres bandas, según han explicado fuentes empresariales, ya que esperan que esté presente el Ministerio de Empleo como mediador.

El martes llegará así el primer encuentro para desencallar un conflicto enquistado durante los dos últimos años. Este miércoles, el PP ofreció una semana más a la negociación de los agentes sociales tras la presión del resto de partidos. Eso sí, con la condición de que los trabajadores desconvocaran la huelga del 20, 22 y 24. Ahora, sin jornadas de paro en el horizonte, la negociación sigue estancada y el tiempo corre hacia el 24 de febrero. Esa es la nueva fecha máxima dada por el Gobierno para llevar el decreto ley al Consejo de Ministros y cumplir con la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Con este nuevo texto espera además librarse del pago de la multa acumulada, que ya supera los 21 millones de euros.

Fuentes sindicales han asegurado, con resignación, que no ha sido posible concretar una cita previa para acercar posturas y la cita del martes está a la espera de la confirmación oficial de Anesco y Empleo. "Parece que la patronal no quiere negociar", afirman. Sin embargo, fuentes empresariales niegan que hubiese petición oficial para adelantar la reunión y argumentan que los colectivos mantienen contactos regulares desde hace dos años, por lo que ya conocen sus posturas.

Fomento no participará en esta nueva reunión, como sí lo había hecho en las últimas semanas. La razón que esgrimen desde el Ministerio es que los acuerdos que se alcancen se circunscribirán al ámbito de la negociación colectiva entre empresas y sindicatos. Asimismo, durante los últimos días han reiterado que los posibles acuerdos quedarán en el convenio y no se podrán incluir en la reforma de la estiba.

Nuevos paros

El principal escollo para el acuerdo en estos momentos ya no es el registro de los trabajadores. Lo que se debate ahora es la forma de garantizar el empleo de los actuales estibadores y sus condiciones laborales, sea mediante un registro o por otra vía. Otro de los factores que está encima de la mesa es la regulación de la formación y el control del proceso de los nuevos trabajadores de la estiba.

El sindicato ha defendido en los últimos días que la ampliación de la negociación no acaba con la posibilidad de nuevas convocatorias de huelga. Así lo ha asegurado en los últimos días Antolín Goya, secretario general de la Coordinadora estatal de los trabajadores del mar (CETM). De hecho, desde el colectivo sindical esgrimen que si el Gobierno lleva la reforma al Consejo de Ministros sin que haya un acuerdo entre los agentes sociales, la huelga será la única medida que les quede.

Más información