Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grandes municipios españoles exigen al Gobierno más autonomía financiera

Alcaldes y ediles reclaman en Valencia libertad para gestionar el superávit local

En el centro, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en la apertura de las jornadas.

Alcaldes y concejales de Hacienda de unos 70 municipios españoles y de diferente signo político -Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Zaragoza o Valladolid, entre otros- han rubricado hoy en la capital valenciana una declaración institucional donde reclaman una reforma de la financiación local que levante las restrictivas reglas de gasto impuestas por el Gobierno español, les permita  "disponer libremente" del superávit municipal y que la deuda local se mantenga en al menos un 3% del PIB establecido por ley como objetivo de cara a 2020.

Más de medio centenar de municipios españoles han participado en las Jornadas Municipalistas celebradas este jueves y viernes en Valencia y de las que ha salido una propuesta de reflexión sobre la reforma de la financiación local “de sentido común, de mínimos y con amplio respaldo en el mundo académico”, ha dicho el teniente de alcalde de Barcelona, Gerard Pisarello (Barcelona en comú). El debate arranca cuando el Gobierno español acaba de abrir el proceso de remodelación de la financiación autonómica y local.

El alcalde de Valencia y anfitrión, Joan Ribó (Compromís), ha insistido en que el municipalismo español necesita una financiación más justa porque el modelo vigente es insuficiente, caduco y restrictivo. “Necesitamos que los ayuntamientos dejen de ser el patito feo de la democracia española”, ha dicho Ribó al cierre de las jornadas.

Según la declaración, las entidades locales acumulan desde 2012 superávit presupuestario frente al objetivo de equilibrio que les ha exigido el Gobierno y, desde 2014 la deuda local se sitúa por debajo de lo que tienen asignado, por todo ello reclaman reglas de gasto menos restrictivas, que les permitan destinar los remanentes a políticas sociales y no a la reducción del endeudamiento. 

"Solamente en 2015 los ayuntamientos españoles arrojamos 5.000 millones de euros de saldo positivo en nuestras cuentas", ha dicho el concejal de Hacienda de Valencia, Ramón Vilar (PSOE). "Y a pesar de ello, somos las única administración que tanto en 2016 como en 2017 se nos ha exigido un objetivo de déficit del 0%".

La Declaración de València pide que la reforma de la financiación municipal se asuma conjuntamente con la autonómica, que se establezcan transferencias "incondicionales" de las Administraciones central y autonómica a los ayuntamientos y un mayor margen de maniobra con los impuestos propios y compartidos. Reclaman una revisión de los tributos locales: proponen flexibilizar el número de exenciones o bonificaciones aplicables al IBI y que se mantenga el sistema de coparticipación en grandes figuras tributarias del Estado como el IRPF, el IVA o los impuestos especiales.

Un segundo encuentro en Madrid

El concejal de Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato, de Ahora Madrid, -la alcaldesa Manuela Carmena asistió a la apertura de las jornadas el jueves- ha subrayado que la ley de estabilidad presupuestaria española "va más allá de lo que dice la Unión Europea, y eso tiene un significado profundamente ideológico". Sánchez ha ofrecido la ciudad de Madrid "para dar continuidad" al proceso de reivindicación municipal de Valencia.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, del PP, ha criticado que el proceso de descentralización autonómica no se acompañara en su día de unas transferencias fijas al sector local. “Queda todo eso por hacer y no es fácil después de 30 años de inercia y de centralismo autónomico, pero es el momento de plantearlo”, ha enfatizado el regidor. De la Torre ha insistido en que los municipios españoles, en euros por habitante, son los más débiles de Europa si se comparan con alemanes, franceses o italianos.

Según el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, del PSOE, los alcaldes y alcaldesas ”estamos cansados de quejarnos siempre de los mismos problemas. A nadie se le ocurre pensar en un sistema de financiación autonómica que no fuera previamente acordado con las comunidades autónomas. Bueno, pues hay un sistema de financiación local que no solo no se ha acordado con los municipios sino que se impone en contra de su criterio”.

Puente ha insistido en que es necesaria una movilización de alcaldes y alcaldesas de España para conseguir algo justo. "Somos la Administración que presta los servicios más próximos a la ciudadanía y no se nos tiene en cuenta a la hora de establecer la financiación. Esto no puede prolongarse más", ha concluido.

Las propuestas de reforma surgidas de Valencia se trasladarán a la Federación Española de Municipios y Provincias y al Gobierno de Mariano Rajoy. Los firmantes han respaldado asimismo al comité de expertos creado para el estudio de las reformas financieras.

Más información