Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PACTO TOLEDO

Rechazo unánime de partidos y sindicatos a retrasar la edad de jubilación

UGT y CCOO ven “insulto a la inteligencia” la propuesta del Banco de España

La propuesta del Banco de España para establecer "retrasos adicionales en la edad de jubilación" más allá de los 67 años se chocó ayer con la oposición de los partidos del arco parlamentario y de los sindicatos. El gobernador, Luis Linde, defendió esta opción el miércoles en el Congreso ante la comisión del Pacto de Toledo. Ya entonces varios diputados dejaron ver su oposición a la propuesta, pero el día después el rechazo ha elevado el tono.

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, a la izquierda, y de UGT, Pepe Álvarez
Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, a la izquierda, y de UGT, Pepe Álvarez EFE

Para los sindicatos, elevar la edad de jubilación más allá de los 67 años -edad legal que se alcanzará en 2027- es "un insulto a la inteligencia". Los líderes de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Pepe Álvarez, han pedido al Banco de España que antes de hacer propuestas primero hagan "autocrítica" y que luego cambien su dinámica de decir lo que hay que hacer a todos".

Mientras ambos sindicalistas mostraban su dura oposición a la medida en Vigo, en la IX cumbre sindical ibérica, con centrales portuguesas, en los pasillos del Congreso, en Madrid, el rechazo de los partidos políticos no ha sido menor. Ni el PP, que defiende la plena compatibilidad entre el cobro de una pensión de jubilación y el trabajo como una de las medidas para afrontar la precaria situación financiera de la Seguridad Social, ha mostrado comprensión con las palabras de Linde. El portavoz parlamentario, Rafael Hernando, en línea con lo que ya había declarado su portavoz en la comisión, Gerardo Camps, descartó la medida "como una decisión de retraso obligatorio".

El rechazo fue mucho más fuerte en el PSOE, que apuntó que preguntará a Rajoy por la propuesta. "No hay derecho a que se alarme de nuevo a la sociedad con la prolongación de la edad de jubilación. No estoy de acuerdo con la propuesta del gobernador del Banco de España", afirmó el portavoz socialista, Antonio Hernando, añadiendo que "no tiene en cuenta la situación actual ni los efectos de las reformas anteriores". No obstante, la propuesta de Linde contemplaba una sugerencia que estaba presente en la reforma de pensiones de 2011, aprobada por el Gobierno de Zapatero y que retrasó de forma progresiva la edad legal de jubilación hasta los 67 años. Esta contenía el mandato de crear un factor de sostenibilidad -como se hizo en 2013- para que se modificaran los parámetros del sistema de pensiones en función de la esperanza de vida y entre los parámetros a tocar enunciados estaba la edad legal de jubilación.

También Podemos, a través de sus dos rostros más reconocidos, Íñigo Errejon y Pablo Iglesias, se opuso. Este último fue más allá de las palabras que pronunció el día anterior en la comisión del Pacto de Toledo. El líder de la formación morada ha sugerido que "tendría sentido un impuesto para financiar las pensiones" o "aplicar políticas de desarrollo y reindustrialización más serias". Iglesias incluso ha enmendado la mayor a Linde, el problema demográfico: "eso hay que ponerlo en relación con las políticas familiares y las migraciones".

En la misma línea, aunque con menos dureza, se ha pronunciado el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera: "si no incrementamos la natalidad, si no entra más gente en la bolsa de la Seguridad Social y los trabajos son precarios y se cotiza poco […]por mucho que alarguemos la edad de jubilación no lo podremos pagar". De aquí que defienda políticas para fomentar "la natalidad y ayuda a las familias".

El coro crítico con Linde se completa con otras formaciones más pequeñas. Es el caso de Compromís, el portavoz de la coalición valenciana, Joan Baldoví, ha pedido "otras medidas para que la gente se jubile con 65 años y para que los jóvenes tengan la oportunidad de acceder a esos puestos de trabajo que los mayores dejan". "Al final siempre hablan de retrasar las pensiones los que menos problemas van a tener", ha apostillado.

Sin desmarcarse de esta opinión, Joan Tardá, portavoz de ERC, ha mostrado un tono resignado. "Todos los vientos apuntan no solo a que esto [en referencia al retraso de la edad de jubilación más allá de los 67 años] va a ocurrir, sino que no sé cómo podemos pararlo", ha lamentado el político catalán, quien ha aclarado que, en su opinión, "esto no debería pasar".