Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España defiende “retrasos adicionales” en la edad de jubilación

Linde advierte sobre los "efectos negativos" sobre el empleo de subir las cotizaciones

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, ha argumentado en el Congreso que habría que “permitir retrasar la edad de jubilación”. Linde comparecía ante los diputados para exponer su opinión sobre la situación de la Seguridad Social, sus precarias finanzas y las medidas a adoptar para resolver esta situación. En sus palabras el Gobernador ha afirmado que esos “retrasos adicionales” podrían “estar justificados por el incremento de la esperanza de vida”. La edad legal de jubilación ahora está este año en 65 años y cinco meses y llegará a los 67 años en 2027.

FOTO: Al fondo el gobernador del Banco de España, Luis Linde, en la comision del Pacto de Toledo, en primer término, Pablo Iglesias de espaldas. / VÍDEO: Declaraciones de Luis Linde. J. VILLANUEVA / ATLAS

Para resolver la precaria situación financiera de la Seguridad Social, el Banco de España prefiere la opción de aumentar la edad de jubilación al incremento de los ingresos del sistema de pensiones. Ante la comisión del Pacto de Toledo, la que trata sobre pensiones en el Congreso, su Gobernador, Luis Linde, ha expuesto varias opciones para equilibrar las cuentas. En su primera intervención, leída, no ha defendido abiertamente ninguna. Aunque en el caso del aumento de la edad de jubilación ha puesto varios argumentos sobre la mesa para defenderla. Mientras que para las propuestas encaminadas a incrementar los ingresos ha lanzado advertencias sobre sus “efectos negativos”.

Los "retrasos adicionales de la edad de jubilación" estarían justificados a los ojos de Linde "por el incremento de la esperanza de vida, el retraso en la entrada en el mundo laboral, las menores necesidades físicas requeridas por la mayoría de trabajos [...] y la mejora de las condiciones físicas en edades más avanzadas". De ahí, que el supervisor bancario defienda "cualquier medida encaminada a desincentivar la jubilación anticipada y permitir la jubilación por encima de los 67 años tendría efectos positivos sobre la sostenibilidad financiera".

En este punto, Linde se ha detenido a sugerir que se estudien los mecanismos que existen fuera de España: "Algunos países han optado por incluir también en sus mecanismos de sostenibilidad un enlace automático entre la esperanza de vida y la edad a la que se permite la jubilación". Esto sucede en Reino Unido. En España, en cambio, el factor de sostenibilidad que empezará a operar en 2019 solo lo vincula a la pensión inicial, pese a que la reforma de 2011 que creó el mandato para su creación posterior en 2013 ya contemplaba esta posibilidad.

Precisamente en 2011 se fraguó la reforma de pensiones que hace que este año la edad legal de jubilación sea de 65 años y cinco meses para quienes hayan cotizado menos de 36 años y tres meses, los que lo hayan hecho durante más tiempo podrán retirarse justo a los 65 años. No obstante, la existencia del retiro anticipado hace que en realidad la edad media efectiva de jubilación en 2016 haya sido de 64,1 años.

Esas consecuencias se refieren a una de las opciones que maneja el Gobierno: aumentar los límites en las bases máximas de cotización. También hay avisos sobre los daños colaterales que podría suponer que las pensiones de viudedad o de orfandad se paguen con impuestos y no con cotizaciones. "Esto supondría aumentar la imposición general o reducir otros gastos públicos", ha expuesto Linde, antes de pedir que si se elige esta vía que sea "lo menos distorsionadora posible para el crecimiento".

También ha hablado el gobernador de la posibilidad de hacer un cambio importante en la Seguridad Social que es crear las llamadas cuentas nocionales (un sistema donde se anota en cuentas virtuales individuales las cotizaciones de cada trabajador durante su vida laboral). A pesar de que su intervención se basaba en un informe del servicio de estudios del Banco de España firmado por su propio director que viene a defender este opción, Linde se ha mostrado menos entusiasta: “Básicamente lo que hacen las cuentas nocionales es que dan más transparencia. Le permiten elegir mejor. Mejora la transparencia, pero por sí mismo no resuelve nada. Es interesante, puede haber mejoras en la gestión, pero no resuelve el problema de fondo”.