Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fabricantes chinos cercan a Samsung y Apple en la venta mundial de móviles

Huawei, Oppo y Vivo crecieron con fuerza en el mercado de ‘smartphones’ en 2016 a costa de los dos gigantes

Oppo
Una mujer utiliza el móvil OPPO R9.

Los fabricantes chinos de móviles inteligentes están comiendo terreno a pasos agigantados a Apple y Samsung. Firmas como Huawei, Oppo y Vivo vieron crecer con fuerza sus ventas de smartphones en 2016, mientras que el negocio de los dos titanes estadounidense y surcoreano caía, cediendo cuota de mercado. Su agresiva apuesta por el mercado exterior gracias a modelos más asequibles pero con prestaciones similares a las de los iPhone o los Galaxy han permitido a las marcas chinas ganar más de cinco puntos en la cuota de mercado y ya representan casi la cuarta parte de las ventas mundiales, según las cifras de la consultora especializada Gartner.

En 2016, las ventas de teléfonos inteligentes a usuarios finales totalizaron 1.495 millones de unidades, con un aumento del 5% con respecto al año anterior. Samsung mantuvo el cetro como primer fabricante, con ventas de 306 millones de unidades, 14 millones menos que en 2015, lo que hizo que cediera dos puntos porcentuales de cuota hasta el 20,5%.

El fiasco de su Galaxy Note 7, retirado del mercado en septiembre por la combustión de algunas de sus baterías, causó un gran daño al fabricante coreano que, en el cuarto trimestre cedió el primer puesto a Apple. Gracias a su iPhone 7, el fabricante estadounidense remontó sus ventas en los últimos tres meses del año hasta los 77 millones de terminales, pero en el conjunto de 2016 sus ventas disminuyeron y pasó de tener una cuota mundial del 15,9% en 2015 al 14,4% en 2016.

Las marcas chinas Huawei, Oppo y Vivo representaron el 21,3% de los teléfonos inteligentes vendidos a usuarios finales en todo el mundo durante el cuarto trimestre de 2016, un aumento de 7,3 puntos porcentuales año con año.

Huawei, con modelos como el P9 o el Mate 9, redujo notablemente la brecha que le separa de los dos grandes. Vendió 132 millones de smartphones, 28 millones más que en 2015, y pasó a tener una cuota mundial del 8,9%. "Huawei introdujo el Mate 9 durante el cuarto trimestre, un mes después de que Samsung descontinuara el Galaxy Note 7, lo cual fue un buen momento para posicionarlo como una alternativa", dijo Anshul Gupta, director de investigación de Gartner.

Oppo escala hasta el cuarto puesto

La oferta de smartphones premium de Huawei le ha ayudado a reducir la brecha con Samsung durante el cuarto trimestre de 2016, con una diferencia de 36 millones de unidades. En el mismo período del año pasado, la brecha entre los dos proveedores fue de más de 50 millones de unidades. "Huawei está preparada para reducir aún más la brecha con el segundo proveedor mundial de teléfonos inteligentes", señala el analista de Gartner.

La consultora explica que las cámaras frontales de alto rendimiento y su sistema de carga rápida ha llevado a Oppo a mantener la posición número uno en China durante el cuarto trimestre de 2016. Su fuerte posición en el mercado local y el continuo crecimiento de las ventas en los mercados fuera de China han ayudado a la posición de Oppo como el cuarto proveedor de teléfonos inteligentes en todo el mundo. En 2016, vendió 85 millones de móviles, más del doble que en 2015, y pasó del 2,8 al 5,7% de la cuota mundial.

El enfoque de Vivo en la calidad, el diseño y las iniciativas agresivas de marketing lo ha posicionado como una fuerte marca de teléfonos móviles en China e India. Vivo continuó ocupando la segunda posición en China y estuvo ligeramente por delante de Huawei durante el cuarto trimestre de 2016. El buen desempeño de Vivo en la India, donde sus ventas crecieron un 278% en el cuarto trimestre de 2016 y más de 363% en 2016 en general, le permitió surgir como el número cinco de los proveedores de teléfonos inteligentes en todo el mundo.

Las ventas mundiales de teléfonos inteligentes totalizaron 432 millones de unidades en el cuarto trimestre de 2016, un 7% más que en el cuarto trimestre de 2015. Es el segundo trimestre consecutivo en el que Samsung registra caída de ventas. A Apple le ha costado ocho trimestres para recuperar el ranking mundial de proveedores de teléfonos inteligentes número uno, pero las posiciones de los dos líderes nunca han estado tan cerca, con sólo 256.000 unidades de diferencia.

"La última vez que Apple estuvo en la posición de líder fue en el cuarto trimestre de 2014, cuando sus ventas fueron impulsadas por su primer iPhone de pantalla grande 6 y 6 Plus", dijo Gupta. "Esta vez lo logró gracias a las fuertes ventas de sus teléfonos estrella, el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus, también se benefició de la debilitada demanda de los smartphones de Samsung en mercados maduros como Norteamérica y Europa Occidental y en algunos mercados maduros en Asia como Australia y Corea del Sur.