Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
FORO 'CINCO DÍAS'

Báñez rechaza que las pensiones de viudedad vayan a ser asistenciales

Felipe González: "No podemos decir que tenemos el sistema público de pensiones garantizado"

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, insiste en que la principal solución para resolver la precaria situación financiera de la Seguridad Social es el empleo. Es su principal apuesta. “La mejor manera de garantizar un sistema de reparto público es con empleo y con productividad”, ha defendido este martes. Pero también pone sobre la mesa otras medidas como “profundizar en las fuentes de financiación de la Seguridad Social”, es decir, que las pensiones de viudedad y orfandad puedan pagarse con impuestos. Aunque ante las voces que advierten de que eso puede implicar, a largo plazo, su reducción y conversión en prestaciones asistenciales, ella ha apuntado que esta medida no tiene por qué implicar un “cambio de naturaleza”. La otra medida por la que su departamento apuesta con fuerza en plena negociación, tanto en el Pacto de Toledo como en el Congreso, es el aumento de los límites de las bases máximas de cotización. Aunque, el responsable de la Seguridad Social, Tomás Burgos, advierte de que en paralelo deben subir las pensiones más altas nuevas.

Fátima Báñez, Felipe González y Miquel Roca, en el foro de Cinco Días. SAMUEL SÁNCHEZ | EFE

Otra de las propuestas de los máximos responsables de la Seguridad Social en el Ejecutivo es que se pague con impuestos los descuentos en las cotizaciones (tarifas planas o mínimos exentos) que hay ahora para incentivar las contrataciones o las altas de autónomos. Según los números de Burgos, esto supone unos 3.000 millones al año.

Tanto Burgos como Báñez han participado en un evento sobre el sistema público de pensiones organizado por el diario económico Cinco Días y patrocinado por Mutua Madrileña y Liberbank, que también era una homenaje a Luis Martínez Noval, ex ministro de Trabajo fallecido en 2013. En el mismo coloquio ha participado el expresidente del Gobierno, Felipe González, quien ha defendido el sistema público: “Hay que mantener la dignidad del sistema de pensiones. Un sistema público que garantice dignamente esa vida. Lo demás son complementos. Si hay un verdadero compromiso, no hay que aterrorizar a la gente diciéndole que se tiene que buscar la vida por su cuenta”.

El expresidente ha pedido “un compromiso social de fondo”. “Huyamos de la arrogancia tecnocrática y de la ignorancia soberbia”, ha proclamado en referencia a los lúgubres vaticinios de expertos y a posiciones inmovilistas. Este es el punto de partida de González que ve necesarias las reformas: "No podemos afirmar que los tenemos garantizado para darle tranquilidad a todo el mundo. Vamos a tener que volver a discutirlo para una crisis. Tendremos que discutirlo dentro 4 o 5 años una vez y luego otra vez. Y los que dicen que esto se arregla de una vez, simplemente mienten".

Una posición igual ha mostrado Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social y secretario general de Empleo en el último Ejecutivo que presidió González: "No creo que haya una solución definitiva. Pero esto viene a decirnos que es necesaria una conducta reformista permanente. Porque lo que tenemos que reformar es lo que nos pasa hoy, no lo que nos va a pasar dentro de 40 o 50 años"

En el mismo coloquio en que ha intervenido Burgos, también ha participado su predecesor, Octavio Granado. Este ha defendido una posición contraria a la de los representantes del Ejecutivo en lo referente a compatibilizar trabajo y pensión plenamente, otra de las propuestas del Gobierno. “Es una barbaridad en un país con una tasa de paro juvenil como la de España”, ha rechazado. También ha defendido “hacer políticas de familia” para estimular la natalidad y “frenar las jubilaciones anticipadas” y buscar mecanismos para hacer “carreras de cotización más continuas” para grupos de trabajadores que ven ahora su trayectoria laboral interrumpida.

Entre ambos, el actual y en el anterior secretario de Estado de la Seguridad Social, ha participado en el evento Luis Garrido, catedrático de Sociología de la UNED. En su intervención ha defendido que el problema demográfico que tiene España -el previsible envejecimiento futuro de la población y la falta de mano de obra (y cotizantes)- está que España "no ha cuidado la reproducción". "Nos hemos puesto a cuidar a los mayores", ha explicado Garrido. "Hay un trade-off entre ambas dependencias", ha ahondado, en referencia a que si se destinan más recursos a la vejez (un colectivo de población dependiente) no se invierten en natalidad (otro tipo de dependencia).

Antes de González, Peña y Báñez, han intervenido los presidentes de las entidades patrocinadoras. Manuel Menéndez, presidente de Liberbank, ha resaltado que en España la tasa de reposición es más alta que en otro países. Por su parte, Ignacio Garralda, de Mutua Madrileña, ha reclamado “algo más de atractivo” para los planes de pensiones y se ha preguntado por qué estos tributan como las rentas del trabajo y no como las del capital, como lo hacen los fondos de inversión.