Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La red social Snapchat se lanza a la Bolsa para recaudar 3.000 millones

Esta aplicación tiene 158 millones de usuarios. Los cofundadores controlan el 88% de las acciones

Evan Spiegel, cofundador y consejero delegado de Snap
Evan Spiegel, cofundador y consejero delegado de Snap AP

Snapchat levanta el telón pocas semanas antes de salir a Bolsa. La plataforma social de publicaciones efímeras ha hecho públicos los primeros detalles que ayudan a entender su modelo de negocio para atraer así atraer el interés de los inversores hacia su próximo estreno bursátil, previsto en marzo. La compañía espera recaudar 3.000 millones de dólares con la transacción y busca una valoración próxima a los 25.000 millones, ocho veces más de lo que le ofreció Facebook hace tres años.

Ha puesto sus cifras sobre la mesa: cada día, 158 millones de personas utilizan Snapchat y publican 2.500 millones de Snaps, como llaman a cada uno de los vídeos o imágenes efímeros –solo pueden verse durante unos segundos o unas horas- que los usuarios suben a la red, de acuerdo con la información entregada al regulador bursátil. ¿Es mucho o poco? Facebook es ocho veces más grande si se toma como referencia sus usuarios diarios.

Lo importante es lo que generan esos 158 millones de usuarios diarios –la empresa los define como aquellos usuarios que abren la aplicación, aunque no envíen mensajes, al menos una vez al día; informa de que un 60% de ellos hace un uso efectivo diariamente y que, de media, los usuarios activos abren la aplicación 18 veces al día. Al describir su negocio en el documento enviado a la SEC, Snapchat admite que genera ingresos “principalmente a través de la publicidad”. Por un lado, algunas de sus herramientas, como por ejemplo los filtros para las fotografías, están patrocinadas. Por otro, crean y publican anuncios en vídeo que el usuario puede ver en la pantalla de su móvil entre los vídeos de sus contactos. Otra de sus fuentes de ingresos son los acuerdos con proveedores de contenido, como medios de comunicación que aparecen en su pestaña Discover. Con todo ello, el detalle de sus finanzas muestra que tuvo ingresos de 405 millones de dólares en 2016, frente a 59 millones un año antes. Pero no es rentable. En 2016 perdieron 515 millones de dólares, frente a los 373 del año anterior.

Su base de usuarios creció un 48% en un año, casi el doble de rápido que la de Facebook, en parte, porque es más joven. Mientras Facebook se creó en 2004, Snapchat nació en 2011 y se ha popularizado sobre todo en los dos últimos años. En la documentación bursátil, admite que el crecimiento fue “relativamente plano” a final del pasado año. Atribuye esta moderación a problemas con la introducción de nuevos productos. Twitter, que atraviesa por un momento de dificultad, tiene su base de usuarios atascada en los 317 millones.

Desde su nacimiento en 2011, Snapchat ha ido añadiendo funcionalidades a la aplicación. Aunque se describen como una “compañía de cámara” que cree que “reinventar la cámara [del móvil] representa la mejor oportunidad para mejorar la forma en que la gente vive y se comunica”, lo que nació como una aplicación para enviar fotos y vídeos –los famosos snaps- se ha ido transformando. Primero llegaron las Stories –colecciones de snaps para contar algo de forma cronológica- y pronto también el chat, es decir, mensajes de texto, que en 2016 añadió la posibilidad de crear grupos. En 2014 llegó el primer snap-anuncio, un tráiler de la película Ouija, y en 2015 lanzó Discover, un apartado de la aplicación para que los medios publicaran contenido. A finales de 2016 lanzaron Spectacles, unas gafas con cámara incorporada para grabar vídeos o tomar fotos y enviarlos automáticamente por Snapchat. Cuestan 129 dólares. También en 2016 dieron la posibilidad de que los snaps no fueran tan efímeros: la funcionalidad Memories permite guardarlos.

El proceso para la oferta pública arrancó el pasado mes de noviembre, pero hasta ahora se mantuvo todo confidencial. Snap, como se conoce a la sociedad que hace de paraguas, cotizará en el New York Stock Exchange. La solicitud formal se entregó justo cinco años después de que lo hiciera Facebook, que se convirtió en su día en el mayor unicornio tecnológico en llegar a Wall Street.

Como suele ocurrir en esta primera fase de la presentación a los inversores, se exponen cuáles son también los riesgos para el negocio en el futuro. La compañía señala que nunca fue rentable, tiene un flujo de caja negativo y que los gastos suben. Esta afirmación recuerda a Twitter, que no fue capaz de lograr un beneficio sostenido cuando crecía porque se le escapaba una gran cantidad de efectivo.

La fortuna de los fundadores

El prospecto muestra como se reparte el capital. Evan Spiegel y Bobby Murphy, sus fundadores, tienen cada uno una participación del 20%. Eso quiere decir que su fortuna personal asciende a 5.000 millones si la oferta se hiciera ahora. Y juntos controlan el 88% de los derechos de voto. El fondo de capital riesgo Benchmark es propietario del 12% de la compañía y Lightspeed Veture del 7,7%.

Snap protagonizará la colocación más importante en el parqué desde la china Alibaba, que se estrenó con una valoración de 168.000 millones. Facebook obtuvo una capitalización inicial de 104.000 millones. Recaudó 16.000 millones. Ahora, la red social fundada por Mark Zuckerberg vale 385.500 millones. Sus ingresos anuales son de 27.640 millones.