Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento solo puso en marcha 14,2 kilómetros de nuevas carreteras en 2016

El frenazo en la inversión pública provoca una caída del 95% en la puesta en servicio de red viaria

El frenazo en la inversión pública ha pasado factura a las carreteras españolas. El Ministerio de Fomento solo puso en servicio el último año 14,2 kilómetros de nuevas carreteras, en Burgos y A Coruña, lo que supone un 95% menos que en 2015. El desplome en la construcción de vías (autovías, carreteras convencionales y ampliaciones) se debe, en parte, a la paralización de nuevos proyectos por el Gobierno en funciones y al descenso de licitaciones acumulado desde 2011, según los datos de la patronal de concesionarias y constructoras Seopan a los que ha tenido acceso este periódico.

Construcción de un tramo de carretera en la provincia de Sevilla.
Construcción de un tramo de carretera en la provincia de Sevilla.

El desplome de 2016 en la realización de nuevas carreteras es el último capítulo de un proceso de bajas inversiones por parte del Estado desde la crisis. “El camino más fácil es recortar en infraestructuras”, explica Emilio González, profesor de economía de ICADE. Fuentes del Ministerio de Fomento y de la Dirección General de Carreteras atribuyen el descenso a las obras todavía en construcción. Es decir, se debe a la falta de finalización de determinados tramos que impiden la puesta en servicio del total de la carretera. Lo que ocurre es que este motivo se repite cada año en una media similar, por lo que no explica el desplome del 95% en 2016. Lo que sí puede ser una causa es que entre 2012 y 2015 no se licitó ninguna obra de carretera superior a seis millones de euros, según publicó Seopan este jueves. En 2011, por ejemplo, este tipo de proyectos alcanzaron los 2.924 millones.

Los presupuestos ejecutados por el Ministerio de Fomento tuvieron un punto de inflexión en 2009. Si se compara lo invertido ese año con los datos de 2014, último ejercicio del que existe registro oficial de Fomento en el Informe anual de los transportes y las infraestructuras, la caída ha sido del 45,69%. En 2009, la Dirección General de Carreteras invirtió 4.003 millones de euros (2.673 millones para la realización de nueva vía y 1.330 millones para conservación), mientras que en 2014 el ministerio solo dedicó 2.174 millones de euros (1.325 millones para nueva red viaria y 849 millones de euros para conservación).

El declive en inversión comenzó a sentirse a partir de 2011, como muestran los datos de licitaciones de Seopan que incluyen lo licitado por el Estado, comunidades autónomas y cabildos. Fue en ese año cuando la licitación en carreteras decreció un 34,7% (1.052 millones menos). Y un año después tocó el mínimo de la serie histórica —comienza en 1996—, al licitarse solo 1.010 millones de euros. “No hay presupuesto disponible y por eso se está licitando muy poco, ese es el problema”, asegura Juan Francisco Lazcano, presidente de la Asociación Española de la Carretera y de la Conferencia Nacional de la Construcción. Una tendencia a la baja que se mantendrá condicionada por el cumplimiento del déficit, según sostienen desde Seopan.

Aunque Fomento ha rehusado a facilitar la inversión total ejecutada en los dos últimos años, los presupuestos contemplan más recortes. En 2016 se determinó una ligera subida en la inversión en red viaria del 4,6%, pero se vio truncada por un recorte de 600 millones anunciado en abril para controlar la desviación del déficit. De esta partida no se ha hecho pública la reducción que sufrió la inversión en carreteras, aunque se estima que fue la mayor parte dado que la inversión en el ferrocarril tiene un alto precio político y está más comprometida por los fondos europeos. Según fuentes del ministerio, 2016 se cerró con una inversión de 876 millones de euros para construcción de carretera nueva, una cifra ligeramente inferior a la de un año antes.

Además, según el plan presupuestario de 2017 remitido a Bruselas, los presupuestos continuarán mermando la inversión pública, de la que forma parte lo destinado a carreteras. Las cuentas presentadas ante la Comisión Europea contemplan que este capítulo caiga hasta el 2,09% en 2017, casi medio punto menos que el 2,5% registrado en 2015. Este nivel es inferior incluso que los mínimos históricos registrados en 2013 y 2014: un 2,2% en cada año. En términos de PIB, nunca se había exhibido una cota tan baja en toda la serie histórica, que comienza en 1995. “En los próximos años puede haber una recuperación si la economía mejora, pero no volveremos a los niveles de la década pasada porque habrá que reducir el déficit”, sentencia el profesor de ICADE González.

Fomento solo puso en marcha 14,2 kilómetros de nuevas carreteras en 2016

Aena amortigua la caída

Desde la llegada del PP al Gobierno, en 2011, el volumen de licitación pública se ha mantenido en los niveles más bajos de la serie histórica que elabora Seopan. Esta caída generalizada se ha visto amortiguada, sin embargo, por Aena, grupo que gestiona los aeropuertos. Si se compara lo licitado por la empresa pública entre 2012 y 2016, la cantidad casi se ha multiplicado por diez, al pasar de 56 a 538 millones de euros.

En 2011, Fomentó licitó en total 5.053 millones de euros, de los que 308 se destinaron a Aena. Un año después, las licitaciones públicas cayeron hasta los 1.973 millones, de los que 56 fueron para Aena. Salvo ese ejercicio, la tendencia en los aeropuertos durante la última legislatura ha sido al alza. De los 2.607 millones que licitó Fomento el año pasado, 538 millones fueron para Aena, un 131% más que en 2015.

Más información