Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRESUPUESTOS 2017

Hacienda espera que la recaudación alcance en 2017 el máximo histórico

Montoro calcula que los ingresos impositivos subirán un 7,8% este año, el mayor aumento en casi una década

El Ministerio de Hacienda espera que el crecimiento económico, el regreso de la inflación y los últimos cambios normativos en el impuesto de sociedades impulsen los ingresos públicos al máximo histórico este año. El Departamento que dirige Cristóbal Montoro calcula que la recaudación ascenderá a 202.593 millones en 2017, un 7,8% más que el año anterior, el mayor avance desde 2010. El Ejecutivo ha prorrogado los Presupuestos de 2016 y, aunque ya tiene preparadas las cuentas de este año, contempla la posibilidad de ampliar la prórroga durante todo 2017 ante la dificultad de conseguir el respaldo político necesario.

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro. EFE

Los impuestos aportarán, al menos, 14.600 millones más a las arcas públicas este año, según los cálculos realizados por el Ministerio de Hacienda plasmados en un informe manejado por Montoro para explicar la evolución de la economía española.

Las estimaciones del Ejecutivo podrían quedarse cortas. Pronostica que el crecimiento nominal (la suma del PIB más la inflación) rondará el 4% este año, pero si la inflación mantiene un nivel similar al registrado el pasado enero, cuando creció un 3%, la recaudación aumentará incluso a más velocidad. La subida de los precios es uno de los combustibles de la recaudación. Al aumentar el valor de los servicios y los productos, la base sobre la que se aplica el IVA es mayor. Por eso, el Gobierno espera que los ingresos del IVA aumenten un 9,3%, el mayor ritmo de entre las grandes figuras tributarias. Los expertos llaman a la inflación "el impuesto de los pobres", porque además merma el poder adquisitivo. El documento elaborado por Hacienda refleja que la cosecha de este impuesto alcanzará los 68.280 millones de euros a finales de este año y registrará un nuevo récord por cuarto año consecutivo.

Esta potencia recaudatoria coincide con un horizonte de prórroga presupuestaria. El Gobierno ha trasladado a este año la estructura de las cuentas de 2016 ante la incapacidad de aprobar los Presupuestos de 2017 por la compleja situación política del año pasado. Entonces, el PP no logró formar Gobierno hasta finales de octubre y decidió posponer la aprobación de las cuentas. Pero la tensa situación orgánica del PSOE y la falta de otros apoyos tampoco allanan el camino al Gobierno para aprobar los Presupuestos de este año. Por eso, el Ejecutivo del PP ya contempla un escenario en el que tendrá que mantener la prórroga presupuestaria durante todo el ejercicio. Así que arrastrará a 2017 los ajustes del año pasado y con ello la falta de estímulos para la economía. Este fuerte incremento de los ingresos públicos, conjugado con una congelación del gasto público por la prórroga presupuestaria, permitirán absorber la mayor parte del exigente ajuste que requieren las cuentas públicas para reducir el déficit público al tope marcado por Bruselas. España tendrá que rebajar los números rojos del 4,6% al 3,1% del PIB este año, el equivalente a un ajuste de unos 16.000 millones.

La inversión pública, en mínimo

La inversión pública, uno de los capítulos que más animan la actividad económica, seguirá en mínimos históricos. Hacienda calcula que se quedará en 24.216 millones, el equivalente al 2,1% del PIB. El gasto corriente del conjunto de las administraciones públicas, otro de los combustibles de la economía, apenas crecerá en unos pocos millones, pero muy por debajo del crecimiento del PIB, lo que en términos relativos supone que representará una menor porción de la tarta del gasto público. Está por ver qué ocurrirá con el sueldo de los funcionarios, pero las pensiones solo crecerán un tímido 0,25%.

A pesar de ello, la recaudación del IRPF mejorará un 7,5% y registrará un nuevo máximo hasta alcanzar los 78.104 millones de euros. La mejora del mercado laboral, aunque sea a costa de bajos sueldos, aporta una importante tracción que surte a las arcas públicas. Los ingresos aportados por el impuesto de sociedades también crecerán un 7,8%, impulsados sobre todo por los últimos cambios normativos que limitan las deducciones. Hacienda calcula que este impuesto alcanzará los 22.002 millones a finales de este año, la mitad del máximo registrado diez años antes, en la víspera de la crisis.

Montoro prepara el impuesto sobre bebidas azucaradas

El Ministerio de Hacienda está trabajando en el decreto para aprobar el nuevo impuesto sobre bebidas azucaradas y la subida de hidrocarburos. La norma incluirá las medidas para castigar fiscalmente a las grandes empresas morosas con las pymes.

Desde el ministerio apenas dan detalles sobre cómo será el nuevo impuesto de bebidas azucaradas con el que el Ejecutivo espera recaudar unos 200 millones de euros. Explican que no tiene una intención recaudatoria si no que se establecerá para incentivar a la población a reducir la ingesta de azúcar, cuyo consumo elevado es dañina para la salud. Hacienda adelantó que el impuesto gravará las bebidas con un alto contenido en azúcar, afectará las bebidas carbohidratadas y a las bajas en calorías como la Coca Cola Zero y similares, según explicaron desde el ministerio hace unas semanas. Los fabricantes de refrescos están presionando para reducir el impacto del impuesto.

Respecto al impuesto sobre hidrocarburos, el Ejecutivo planea un gravamen adicional sobre los combustibles aunque aún se desconocen los detalles. El ministro Montoro avanzó el miércoles que pretende modificar la fiscalidad de los automóviles para "favorecer coches más innovadores, seguros y menos contaminantes". No está claro cuánto dinero espera ingresar el Gobierno con este nuevo tributo pero en el plan presupuestario enviado a Bruselas reflejó que establecería un nuevo impuesto medioambiental para recaudar 500 millones más.