Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Círculo de Empresarios pide subir las cotizaciones de los trabajadores

La organización propone también un sistema de capitalización obligatorio al que contribuirían empleadores y emplados

El presidente del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane. EFE

El Círculo de Empresarios ha presentado hoy en Madrid una propuesta en la que plantea mayor esfuerzo de los trabajadores. En concreto, propone aumentar las aportaciones de los trabajadores a la Seguridad Social equilibrándolas con las de los empleadores y transformar “progresivamente” el actual sistema de pensiones de reparto por otro mixto en el que el trabajador tenga la obligatoriedad de hacer aportaciones. Se trata de hacer "más responsable" de su pensión futura al trabajador, según según explicó Ignacio Eyries, responsable del Comité de Previsión Social de la institución, que presentó el documento junto al presidente, Javier Vega de Seoane.

El nuevo esquema de cotizaciones a la Seguridad Social que recoge el documento (Un sistema de pensiones sostenible que asegure la cohesión y el equilibrio intergeneracional) se fundamenta en que las aportaciones empresariales “son especialmente onerosas”. Según sus datos, las empresas aportan el 80% del total y, de ellos, el 67% corresponde a las grandes y medianas. Asimismo, señalaron que el tipo de cotización actual de las empresas en España (31,13% sumando todos los conceptos) es el cuarto más elevado de la UE, frente al 6,25% de la cotización de los trabajadores y las cotizaciones medias de los asalariados en las grandes empresas son 1,5 veces superiores al promedio del Régimen General.

La transformación del sistema de pensiones, según el Círculo de Empresarios, se basaría en tres soportes: reparto, capitalización obligatoria y capitalización voluntaria. El primero, cuyo funcionamiento sería como el actual sistema de reparto con cuentas nocionales, estaría orientado a garantizar un nivel de vida mínimo con unas pensiones básicas; el segundo sería el sistema de capitalización obligatorio, al que contribuirían tanto los empleadores como los empleados, y el tercer soporte correspondería al actual sistema de aportaciones voluntarias a planes y fondos de pensiones.

El objetivo del nuevo sistema obligatorio “sería acercar la pensión al nivel de vida del que disfrutaba en la época activa”. En cuanto a la parte de reparto, plantea hacer varias modificaciones, como introducir incentivos para la prolongación de la etapa activa y nuevas fórmulas de cálculo de la base reguladora que tuviera en cuenta una mayor parte de la vida laboral del individuo.

También propone, en ese sentido, desincentivar las jubilaciones anticipadas; vincular la revalorización de las pensiones a la productividad; ampliar el periodo de cálculo de la pensión de manera progresiva, hasta llegar a toda la vida laboral; fomentar la ampliación voluntaria de la vida laboral más allá de los 67 años; financiar sólo con cotizaciones sociales las pensiones contributivas de jubilación e invalidez,

El think than empresarial pide también avanzar en la reforma del mercado laboral, de manera que, además del nuevo esquema de cotizaciones citado, establezca tres grandes contratos (indefinido, de duración determinada según las necesidades empresariales y juvenil o de formación), equiparar las indemnizaciones entre los contratos temporales e indefinidos reduciendo los costes (lo que abarataría el despido, en definitiva) y un sistema mixto de negociación colectiva.

Asimismo, plantea la creación de cuentas nocionales para registrar las aportaciones individuales de cada cotizante y los rendimientos correspondientes a su vida laboral, lo que establecería una relación "más estrecha" entre cotizaciones y pensiones y mejoraría la transparencia sobre las rentas futuras de los trabajadores.