Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España incumple el objetivo que se fijó en el uso de renovables

El consumo de energías limpias en 2015 fue más de un punto inferior al compromiso del Gobierno

Madrid / Bruselas

España incumplió en 2015 el objetivo de energías limpias que se había fijado. El vigente plan nacional de renovables establece que el 16,7% del consumo total de energía procedería de fuentes limpias en 2015. Pero, según un informe de la Comisión Europea, ese año el porcentaje fue del 15,6%, más de un punto por debajo. Pese a esta diferencia, Bruselas cree que España está en la senda para cumplir con su meta vinculante: en 2020, el 20% del consumo total de energía debe proceder de renovables.

Parque eólico en las cercanías de Algeciras (Cádiz).

2015 fue un annus horribilispara la lucha contra el cambio climático en España. Además de aumentar en más de un 3% las emisiones de gases efecto invernadero, España incumplió su propio objetivo de energías renovables: se quedó 1,1 puntos por debajo de lo que había estimado el Gobierno. Ambos datos están relacionados: al reducirse el uso de renovables para generar electricidad creció la utilización de fuentes sucias —como el carbón y el gas— y las emisiones de gases de efecto invernadero se dispararon.

La normativa europea de implantación de las renovables —que establece un objetivo común del 20% en 2020 para los 28 países miembros de la UE— tiene dos patas. Por un lado está la directiva europea, de 2009, en la que se fijaban objetivos individualizados por países; en el caso de España, su meta coincide con la europea global: el 20% del consumo total de energía del país debe proceder de fuentes limpias en 2020.

La otra pata de la normativa son los planes nacionales que cada Estado debía presentar para la implantación de las renovables en sus territorios. En el caso de España, el vigente Plan de Acción Nacional de Energías Renovables (PANER) recoge un compromiso que supera ligeramente la meta fijada por la directiva europea: plantea llegar al 20,8% de fuentes limpias en 2020.

En el PANER figura "la trayectoria estimada de la energía procedente de fuentes renovables" año a año de España. Para 2015, el porcentaje de energías limpias debía estar en el 16,7%, según ese plan. Sin embargo, el informe de la Comisión Europea sobre los progresos en la implantación de energías limpias difundido este martes indica que en 2015 en España ese porcentaje se situó en el 15,6%. Además, respecto al año anterior, el empleo de estas fuentes cayó 0,6 puntos.

Otros seis países europeos, entre ellos Francia, se quedaron en 2015 por debajo de los objetivos que contienen sus propios planes nacionales. Pero el informe de la Comisión Europea reduce a cuatro los Estados que están en peligro de no llegar a las metas a las que obliga la directiva europea de 2009: Irlanda (que tiene que alcanzar el 16% en 2020), Luxemburgo (11%), Países Bajos (14%) y Reino Unido (15%). En estos casos, Bruselas sostiene que, para cumplir, es posible que tengan que recurrir a los "mecanismos de cooperación", es decir, a adquirir el excedente de energía limpia de otros países. En el lado contrario están países como Finlandia, Bulgaria o Dinamarca, que ya han superado sus objetivos para 2020. En términos generales, la Comisión afirma que Europa cumplirá con el objetivo del 20% en 2020.

En la senda correcta

España, según el pronóstico de la Comisión, no estará en el paquete de incumplidores en 2020 y llegará al 20% al que está obligado. ¿Cómo es posible? Porque, para analizar el grado de cumplimiento, Bruselas no utiliza como indicador los objetivos anuales que cada país tiene contemplados en sus planes nacionales. Emplea un indicador de trayectoria recogido en la directiva europea de 2009. Este indicador no es anual, sino que establece medias para bienios. Por ejemplo, en el caso de España, la "trayectoria indicativa" de uso de renovables fija un 13,8% de media en el uso de renovables para el periodo 2015-2016.

"La Comisión compara los datos de los países con la trayectoria nacional incluida en la directiva de renovables. En el caso de España, la trayectoria 2015/2016 es 13,8% y España está en 2015 en 15,6%", explican fuentes de Bruselas para argumentar que el Gobierno de Mariano Rajoy está en la senda de cumplimiento para 2020. Sin embargo, los datos de 2016 todavía no están disponibles, con lo que es imposible aún saber la media que resultará. En todo caso, el comportamiento del sector eléctrico indica que el año pasado creció considerablemente el uso de renovables en España.

Un portavoz del Ministerio de Energía afirma que se está "en la buena senda para lograr los objetivos en 2020, incluso mejor que otros países". Recuerda además el compromiso de este departamento de llevar a cabo este año "una nueva subasta de 3.000 megavatios" de energías renovables.

Una meta rebajada en 2011

España presentó en 2010 la primera versión del Plan de Acción Nacional de Energías Renovables. En ese documento el Gobierno se comprometía a llegar a una cuota del 22,7% de renovables sobre el consumo total de energía en 2020. Pero, ese mismo 2010, la mayoría de partidos en el Congreso decidió rebajar la meta por la crisis económica. En diciembre de 2011 se envió la nueva versión: el objetivo bajó al 20,8%.

En los últimos años, el Gobierno y Bruselas han mantenido disputas sobre la implantación real de las fuentes limpias en España. Por ejemplo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy sigue manteniendo que en 2014 más del 17% de la energía consumida procedió de fuentes renovables. En el informe difundido este martes, la Comisión rebaja ese dato al 16,2%. Esta disputa se debe a los biocarburantes, que España considera como renovables pero Bruselas no. Fuentes del Ministerio de Energía aseguran que este problema se solventó a principios de 2016, cuando España ya pudo incluir los informes de sostenibilidad que permiten contabilizar los biocarburantes usados como fuentes limpias. Bruselas aún no ha difundido los datos del año pasado.

Más información