Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un portal para generar negocios

Una web de Telefónica conecta a firmas y organismos con personas y empresas con ideas emprendedoras

Una investigadora en el hospital de Cruces, en Barakaldo (Bizkaia)

Las nuevas tecnologías maridan con la productividad, mejoran la efectividad y aceleran la conectividad. También gestionan procesos de todo tipo y permiten avanzar en el concepto de servicio remoto a través de Internet, además de, entre otras muchas facetas, aportar datos a gran escala. ¿Por qué no hacerlo sobre los hábitos de los ciudadanos, y más en concreto sobre los nocivos en el día a día?

Los responsables del hospital vizcaíno de Cruces creen que todo ese conocimiento puede ser un filón, no solo de negocio para los emprendedores, sino, sobre todo, para la salud de las personas y la sostenibilidad del sistema sanitario. La subdirectora de innovación y calidad de Cruces, Inés Gallego, está convencida de que la prevención pasa por generalizar la prescripción de tecnología y contenidos a los ciudadanos para lograr la reducción del volumen de recetas con medicamentos.

¿Cómo? Esa es la pregunta que, de momento, tienen que responder los emprendedores de todo el mundo. "Que se pongan a pensar", emplaza Gallego. El objetivo es identificar a la población con hábitos poco saludables cuyas consecuencias empiezan a manifestarse desde los 25 o 30 años en individuos que a los 40 o 50 ya son enfermos crónicos. "Necesitamos soluciones tecnológicas que propicien el cambio en las costumbres de vida más nocivas para transformarlas en hábitos saludables" con años de antelación y así reducir el colectivo de enfermos crónicos y los costes de la salud, plantea la doctora.

"No tenemos ninguna preferencia, ningún límite", dice Gallego. "Los emprendedores pueden crear desde un videojuego de realidad aumentada hasta una app, un sistema de impresión 3D, una aplicación de realidad virtual o un proyecto para generar datos y procesarlos para atajar esos hábitos nocivos", explica. Todos ellos tienen ahora la palabra y disponen hasta el 27 de febrero para inscribirse a través de www.openfuture.org y proponer sus ideas.

Balanzas por control remoto

La empresa vasca Dibal, especializada en sistemas de pesado y etiquetado, en la que trabajan 150 personas, necesita una solución. Vende en todo el mundo sus sistemas de pesaje a medida para la industria, y tiene que prestar asistencia inmediata a sus clientes desde Bizkaia. Es decir, necesitan ofrecer a sus clientes servicios de gestión remota de los dispositivos de pesaje, efectuar ajustes automáticos a distancia, y crear sistemas de instalación y mantenimiento sin desplazarse. También quieren gestionar los datos de pesaje que le lleguen de todos sus clientes y sacar conclusiones de sus hábitos. El 'reto Dibal', que ya está abierto a través del programa Open Future, plantea a los emprendedores el diseño y creación de un sistema que les permita lograr lo que denominan las balanzas de pesaje 4.0. Según explican desde la empresa, los clientes cada vez exigen tiempos menores para resolver las incidencias y cada vez están más lejos. Pero además piden que Dibal les personalice el producto y esté adaptado o sea adaptable a las demandas de la legislación local. Es decir, la clientela demanda la adaptación de sus patrones y métricas de pesaje para tomar decisiones y modificaciones en tiempo real y de forma personalizada.

El 'reto Dibal' es el tercero que plantea Bizkaia Open Future tras el del Hospital de Cruces y el denominado 'reto Velatia' que lanzó el Grupo Ormazabal. Velatia buscaba una solución para el mantenimiento de los centros de transformación de parques eólicos remotos. Se presentaron 33 emprendedores, 'start-ups', pymes y universidades, nueve de ellas internacionales. Ganó una asociación de empresas de Bizkaia y de Navarra, DeciData-Kunak, que les proporcionó, primero la idea y después el proyecto para asistir a distancia a los parques eólicos a los que enviaban sus equipos de transformación eléctrica. "Se trata de dar respuesta a problemas de las empresas a través de la innovación abierta y de captar talento para proporcionar soluciones innovadoras", explica el director general de la zona norte de Telefónica, Javier Zorrilla.

La Diputación Foral de Bizkaia y Telefónica se han aliado para lanzar ese reto a la comunidad empresarial y al talento individual, allí donde esté, a través del programa de la operadora Telefónica Open Future. "El sistema conecta a emprendedores, inversores y socios públicos y privados de todo el mundo para captar oportunidades de innovación y de negocio", describe el director de la zona norte de Telefónica, Javier Zorrilla. "Es un ecosistema virtual que facilita la conexión a nivel mundial de los emprendedores con fondos de inversión y todos los programas de emprendimiento e inversión del grupo Telefónica", asegura. Un programa que hasta ahora ha analizado más de 5.000 propuestas y ha invertido en más de 690 start-ups, después de acelerar a unas 1.500 en los 17 países en los que tiene presencia. "El del hospital de Cruces es un reto precioso y puede ser un buen negocio, primero para los ciudadanos y después para los emprendedores que ganen", asegura Zorrilla.

La alianza entre el organismo foral y la multinacional ha dado origen a una versión de ese programa denominada Bizkaia Open Future que permite localizar las necesidades de las empresas de la provincia y a continuación plantear los retos para que los emprendedores aporten ideas. Entre cinco y 15 de los mejores proyectos seleccionados viajarán a Bilbao para conocer las necesidades del hospital de Cruces y entrar en contacto directamente con las industrias vascas y el ecosistema emprendedor.

El diputado vizcaíno de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, cree que iniciativas como Bizkaia Open Future "logran dar un apoyo concreto a las personas emprendedoras y pymes con proyectos innovadores. Es una valiosa herramienta para la promoción del talento, nuestro factor competitivo. Y el futuro de nuestra industria y sectores estratégicos pasa por seguir apoyándolo", sostiene. La idea ganadora y los finalistas podrán acceder al programa de aceleración Bizkaia Open Future durante cuatro meses para hacer un piloto real en el hospital con 20.000 euros iniciales y acceso a las ayudas en materia de creación de empresas, innovación e internacionalización. Y si la idea más brillante da lugar a una empresa, las bases dicen que la nueva pyme se deberá radicar en Bizkaia.