Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno cierra el último yacimiento de petróleo terrestre de España

Energía rechaza conceder una prórroga a la explotación de burgalesa de Ayoluengo

Uno de los pozos de la comarca burgalesa de Lora que aún estaban en activo.
Uno de los pozos de la comarca burgalesa de Lora que aún estaban en activo.

La extracción de petroleo desaparece de la España peninsular. El Ministerio de Energía ha rechazado conceder una prórroga al permiso de explotación del yamiento Lora, ubicado en Ayoluengo (Burgos). Fuentes de este departamento han informado este viernes de que este era el único yacimiento de petróleo en tierra que permanecía en activo en el país. En España queda alguna explotación más, pero son plataformas marinas, ubicadas frente a las costas de Tarragona, han indicado las mismas fuentes.

La prórroga se deniega al haberse cumplido ya los 50 años que estipulaba la concesión de este yacimiento, que data de finales de los años sesenta. La ley establece que, una vez transcurrido este plazo, se tendría que abrir de nuevo un concurso si hay alguna empresa interesada en seguir con esta actividad.

Según la nota difundida tras el Consejo de Ministros, donde se ha aprobado el real decreto por el que se deniega la prórroga, a partir de ahora la concesionaria "deberá desmantelar las instalaciones, manteniéndolas en condiciones seguras hasta que tal desmantelamiento sea definitivo". Para tomar esta decisión, Energía se ha basado en los informes negativos de la Abogacía del Estado y del Consejo de Estado, han detallado fuentes ministeriales.

Diez pozos

En la zona quedan aún una decena de caballitos, que se emplean para extraer el petróleo del subsuelo. Pero el rendimiento del yacimiento ha decaído en las últimas décadas. Según la información facilitada por Energía, "inicialmente se abrieron 52 pozos, de los que salían más de 5.000 barriles al día". Pero ahora ya solo quedaban "diez pozos activos, con una extracción" de entre 100 y 150 barriles al día.

La concesión, que data de 1967, caduca este 31 de enero. La actual propietaria, Leni Gas & Oil, anunció hace unos días que cesaba ya la explotación del yacimiento a través de un comunicado en su página web. Culpaba de ello al Ministerio de Energía y al retraso a la hora de conceder una prórroga, que este departamento sostiene que no se puede otorgar.

Según informó la empresa, en 2015 "presentó un amplio análisis técnico y jurídico sobre las opciones de inversión" y pidió a la Administración española una prórroga por 20 años más. Ahora, tras rechazarse esa medida, la empresa tendría que solicitar un nuevo permiso y se abriría un concurso para la concesión.

Más información