Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal descarta modificar el sistema eléctrico y la oposición pide auditarlo

El ministro de Energía evita especificar qué impacto puede tener en la factura de la luz las medidas sobre el gas que anunció

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, no modificará el sistema eléctrico a pesar de las fuertes subidas de precio que se han producido esta última semana. Así lo ha explicado ante la Comisión de Energía del Congreso de los Diputados. Se ha escudado en que sería necesario plantear un consenso a nivel europeo para abordar cualquier modificación. Todos los partidos políticos de la oposición le han reclamado un gran pacto sectorial para realizar cambios e introducir un sistema que permita bajar el precio de la luz. También han solicitado una auditoría de costes del sistema eléctrico para hacer una análisis exhaustivo y poner "transparencia" en el mercado.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal
El ministro de Energía, Álvaro Nadal EFE

Nadal compareció para explicar la reciente evolución del precio de la electricidad y las medidas que anunció sobre el gas la semana pasada para atajarlo. Sobre estas últimas, no quiso ofrecer cifras del posible impacto que puedan tener, pese a las preguntas de los partidos políticos para que cuantificara cómo se pueden trasladar a la factura.

Nadal sí detalló pormenorizadamente las incidencias que justifican que haya subido la parte variable del precio de la electricidad en enero, en plena ola de frío. Atribuyó la escalada de precios a una conjunción perversa de circunstancias (ola de frío, aumento de la demanda, encarecimiento de los hidrocarburos, dificultades de acceso al gas y la falta de agua, viento y sol) y aventuró que "es difícil que vuelva a darse una situación así por la incorporación de nuevas tecnologías". El ministro echó mano de las comparaciones, destacando que el precio en España está por debajo de la medía europea.

También dijo que la situación en Europa suroccidental responde de la existencia de un mix de producción rígido que se ve perjudicado por no estar conectado con la red de gas ruso y noruego. Ante eso, resaltó que es clave que aumenten las interconexiones y que se diversifiquen las fuentes de abastecimiento.

Nadal defendió con energía el modo actual de fijación de precios para el mercado regulado de tarifas (al que están sujetos el 46,5% del total de consumidores españoles) y subrayó que hay 23 países europeos con el mismo método de subastas que España. Reconoció que existiría la posibilidad de analizar las opciones de cambio, si se unificaran las actuaciones con el resto de países.

La detallada exposición no convenció a la oposición, que le pidió reiteradamente que el Gobierno haga cambios en el sistema de fijación de precios, porque toda la energía que se compra en la subasta (desde la hidráulica a la de ciclo combinado) se paga al precio de la última fuente a la que se recurre, que siempre es la más cara. “Estamos pagando sardinas a precio de besugo. Uno va una tienda, compra 900 gramos de sardinas y 100 gramos de besugo, y se lo cobran todo como si fuera besugo. No es lógico”, expuso a modo de ejemplo la portavoz socialista, Pilar Lucio. “No es razonable que se pague el agua y la nuclear al precio del gas, debería ser una media”, manifestó Joan Baldosa, de Compromís. “Es una regulación absurda que ha permitido aumentar los beneficios de las empresas”, criticó Josep Vendrell, de Podemos.

Los partidos coincidieron en solicitar al ministro la puesta en marcha de una auditoría de costes que daría más transparencia y desarrollo de las renovables, así como bajar el IVA, que está en 21% cuando en Alemania, por ejemplo, es del18%. También le criticaron su papel durante este periodo. "Ha creado usted, quizá por su poca experiencia, alarma social", le espetó Pilar Lucio, del PSOE. Esta última insistió en llevar a cabo una auditoría regulatoria sobre los costes integrados de la tarifa energética y se mostró convencida de que existen unos sobrecostes que podrían rondar entre los 2.300 y 3.300 millones de euros.

Por su parte, el portavoz del PP, Guillermo Mariscal, en una intervención más defensiva que la del ministro, recordó que gracias al una auditoría exhaustiva hecha por el Gobierno del PP se logró atajar el déficit de tarifa. Asimismo, recalcó que el acuerdo para el bono social está previsto aprobar en pocas fechas es un ejemplo de que se puede llegar a un acuerdo generalizado.

Las medidas sobre el mercado del gas

Sobre las medidas que ya anunció la semana pasada para realizar cambios en el sistema del gas que impacten a la baja en los precios de la electricidad, Nadal no quiso ofrecer cifras del posible impacto que puedan tener. Sí avanzó  que el creador de mercado comenzará a operar la próxima semana. Con esta medida considera que se puede dinamizar el mercado ampliando las ofertas. Destacó también que ha pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la metodología para creadores de mercado obligatorios, que supondría que los operadores dominantes (Endesa y Gas Natural) estarían obligados a realizar esa función.

También manifestó Nadal que, entre las medidas para abaratar el precio, ha pedido al transportista Enagás que la compra de gas no la haga en el peor momento del mercado. Asimismo, recordó que vigilará si las centrales de respaldo (es decir, las de ciclo combinado que deben estar listas para su puesta en funcionamiento cuando existen carencias en las otras fuentes y que se alimentan de carbón y gas) para que tengan los niveles de reserva suficientes.

Los grupos alentaron la preposición de ley para potenciar el autoconsumo que respaldaron todos menos el PP y le pidieron que la apoyara. Al respecto, el ministro respondió que el Gobierno no está dispuesto al aceptar propuestas que supongan subir el precio del consumidor o trasladar el coste de unos a otros. A juicio de Nadal, la proposición supone, entre otras cosas, un riesgo de seguridad de suministro.

Bajada de precios

Ante los mensajes lanzados estos días por la patronal eléctrica, que ponía sobre la mesa que los consumidores podían optar por pasarse al mercado libre si querían evitar las subidas de la luz de estas semanas, Nadal insistió en las ventajas del PVPC, que tiene un sistema de coste variable (precio que resulta de la subasta horaria y que afecta al 46,5% de los consumidores). La tarifa regulada, ha añadido, "puede venir mal este mes, pero no te viene mal en la inmensa mayoría de los meses". Reiteró que ha pedido a la CNMC que investigue si ha habido manipulación y que el organismo ya lo está haciendo desde noviembre.

Mientras tanto, el precio de la electricidad en el mercado mayorista comienza a reducirse. Experimentará mañana una bajada considerable, después de los récords de estos últimos días. En concreto, el precio medio será de 75,93 por megavatio hora (MWh), lo que supone una reducción del 13,50% sobre los 87,88 euros que tendrá hoy, según la subasta realziada por el operador del mercado ibérico, Omie. El precio máximo también tendrá una caída significativa, pasando de las 97,20 euros que alcanzará hoy en las horas punta de principios de la noche a 91,25 euros y el mínimo, de 77,50 a 60,49 euros MWh. En todo caso, los precios que tienen las comercializadoras que operan en el mercado mayorista siguen siendo altos.

Traslado a la factura

La subida del precio de la luz de estos días afecta al 46,5% del total de consumidores, ya que el resto, en el que se cuenta la mayoría de las empresas y comercios, están sujetos a la llamada tarifa del mercado libre, es decir, fijada anualmente con la comercializadora por contrato. El precio mayorista de la electricidad tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final, mientras que alrededor del 40% corresponde a los peajes y cerca del 25% restante, al IVA y al Impuesto de Electricidad, ambos congelados por el Gobierno desde hace tres años.

Según la asociación FACUA-Consumidores en Acción la factura de la luz del mes de enero será la más cara de toda la historia. El recibo del usuario medio superará por primera vez los 90 euros, frente a los 80,23 euros del pasado diciembre, asegura. FACUA denuncia que el precio del kWh batió este miércoles un nuevo récord, al situarse este miércoles en 21,71 céntimos (17,07 más impuestos). La asociación reclama que sea el Ejecutivo el que fije las tarifas para los consumidores domésticos y que establezca precios asequibles para las familias con menos recursos económicos.

Con las tarifas vigentes entre el 1 y el 26 de enero, el usuario medio (consumo de 366 kWh y potencia de 4,4 kW) pagaría 88,48 euros. Sólo en los últimos 10 días, la subida ha sido de casi 4 euros.

El recibo de enero de 2017 estará, según señala el análisis de FACUA, por encima de los máximos históricos que sufrieron los usuarios. Se produjeron en julio de 2015, mes en que la facturación del usuario medio alcanzó los 81,18 euros, y entre enero y marzo de 2012, fechas en las que se situó en 74 euros, pero posteriormente las eléctricas refacturaron hasta alcanzar los 88,66 euros como consecuencia de una sentencia del Tribunal Supremo.