Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dancausa: “Los banqueros no somos los avaros de Mary Poppins. Financiamos sueños”

Según la consejera delegado de Bankinter, que ha ganado un 30% más en 2016

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa. EFE (Archivo)

María Dolores Dancausa, número dos de Bankinter desde 2010, siempre ha transmitido una sensación de ir por libre en la banca, con una espontaneidad en sus declaraciones poco frecuente en el sector financiero. Hoy ha entrado de lleno en la polémica sobre la reputación de la banca durante la presentación de los resultados de la entidad: Bankinter ganó el año pasado la cifra récord de 490,1 millones, lo que supone un 30,4% más que los de 2015. Bankinter ha multiplicado por 2,7 los resultados de 2011. Es decir, ha quintuplicado beneficios en plena crisis, algo extraordinario en el sector. No obstante, sin los 128 millones de fondo de comercio (la diferencia de lo pagado y el valor en libros de una adquisición) obtenidos por la compra de la actividad de Barclays en Portugal, el beneficio de Bankinter hubiera crecido un 13,4% más, hasta 426,5 millones.

En presentación de resultados, Dancausa ha insistido en que es necesario hacer autocrítica, porque la banca se "se ha equivocado y ha hecho cosas mal", como prueba la reestructuración bancaria, aunque ha insistido en que los problemas procedieron de las cajas, "donde no había profesionales y se pusieron a políticos", informa Europa Press.

Desde su punto de vista, la banca "ha pagado con creces" sus errores y ahora trata de hacer las cosas bien. "Está proliferando esa idea de que los banqueros somos como los de Mary Poppins, los avaros que les estamos sacando el dinero a la gente. No creo en esa banca, sino en la que financia sueños de la gente cuando quiere comprarse una casa o crear una empresa", ha sentenciado.

Error en algunas hipotecas multidivisas

Dancausa ha reconocido este jueves que la entidad se equivocó al otorgar hipotecas multidivisa a clientes que no daban el perfil, pero ha mantenido que la mayoría de ellas fueron entregadas de correctamente.

"Si nos hemos equivocado reparamos el error, pero la mayoría de las hipotecas multidivisa tienen muy bien analizados los perfiles a los que se han otorgado, clientes de un nivel económico social, con carrera universitaria...", ha explicado en rueda de prensa de presentación de resultados anuales.

En este sentido, ha recordado que Bankinter tiene en cartera 2.000 millones de euros en hipotecas de este tipo y ha precisado que el número de demandas que recibe la entidad por este concepto está "muy controlado".

Dancausa ha puesto sobre la mesa tres focos de preocupación para el sector: aquel que tiene que ver con el "regocijo" general que están produciendo estas resoluciones jurídicas que van contra la banca, la proliferación de los negocios de reclamaciones y el peligro que corre el mantenimiento de la seguridad jurídica.

La directiva ha precisado que el regocijo "no procede de personas que estén resentidas o que hayan tenido un conflicto concreto con algún banco, sino que está bastante generalizado entre organismos, personalidades y periodistas". "Igual esto es un despropósito", ha dicho.

Tras defender que la banca es un elemento esencial del sistema económico español, que le ha permitido alcanzar épocas de prosperidad, Dancausa ha lamentado que últimamente "se está queriendo transmitir la idea de que la banca es perversa por naturaleza", una idea que ya surgió en el pasado, se corrigió, pero ha vuelto a renacer.

La 'número dos' de Bankinter también ha hecho mención de la proliferación de los negocios de reclamaciones, en los que se mezclan "los casos de personas que realmente merecen ser reparados con otros casos en los que se estimula sin ningún tipo de escrúpulo que personas formadas y alfabetizadas se declaren ignorantes y analfabetas".

En este punto, Dancausa ha lamentado que puede que se dé el caso de que el negocio de las reclamaciones llegue a ser más importante que el propio negocio del acto económico en sí y ha alertado de que si esto se lleva al extremo, la banca podría quedarse sin estímulos para vender productos y servicios por temor a que sean reclamados.

Reclamaciones muy rentables

"Si el negocio de las reclamaciones es bastante más sustancioso que el negocio de las hipotecas ¿quién va a dar hipotecas y a qué precio? ¿Quién va a ser el valiente que se va a dedicar a ese loable y lícito negocio que es ayudar a la gente a cumplir ese sueño de su vida que es comprar una casa y poderla financiar?", se ha planteado la consejera delegada, quien cree que todo este asunto "va más allá de lo simpática o antipática que pueda parecer la banca".

La directiva también considera importante velar por la seguridad jurídica y ha manifestado que alterar las reglas de juego a mitad de partido perjudica a la confianza. "Hay que tener muchísimo cuidado porque esto puede hacer que muchas personas no quieran invertir en banca", ha añadido.

Por último, Dancausa ha recordado que Bankinter no comercializó hipotecas con cláusulas suelo, pero cree que en este asunto no se puede "poner de perfil", ya que es necesario entrar en el debate.

En cuanto al desarrollo de la banca digital, el banco afirmó que un 31% de los clientes utilizan exclusivamente los canales on line para relacionarse con el banco; un 60% son clientes “mixtos”, que operan indistintamente a través de canales tradicionales como digitales y solo un 9% son “tradicionales”, que se relacionan mayoritariamente a través de la oficina o de banca telefónica.

En cuando a los datos de la cuenta, la morosidad del banco se redujo hasta el 4,01%, frente al 4,13% de hace un año, y ello pese a asumir las cifras de mora del negocio portugués, superiores a las del grupo en términos relativos. Excluyendo las cifras de Portugal, la mora se sitúa en un 3,56%, una ratio que es menos de la mitad que la media del sector.

Los activos totales del grupo, incluyendo el negocio portugués, cerraron el ejercicio en 67.182,5 millones de euros, lo que supone un 14,5% más que en 2015, mientras de la inversión crediticia a clientes alcanzó los 51.333,7 millones de euros, un 16,2% más que hace un año.

Por su parte, los recursos controlados experimentan un "notable" crecimiento, hasta los 75.411,8 millones de euros, un 15,5% más que al cierre de 2015, con especial incidencia en los recursos minoristas, 44.127,8 millones de euros, que crecieron un 27,5%, y los recursos gestionados fuera de balance (fondos de inversión, fondos de pensiones y gestión patrimonial), que lo hicieron en un 12,1% sobre el año anterior.

Más información