Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Botín admite que la banca “debe hacer las cosas de otra forma”

Sin hacer autocrítica sobre la imagen del sector, afirma que la solución llegará por "ofrecer servicios a precios competitivos"

La presidenta del Santander, Ana Botín, durante la rueda de prensa de resultados de 2016.
La presidenta del Santander, Ana Botín, durante la rueda de prensa de resultados de 2016. EFE

La presidenta del Santander, Ana Botín, defendió este miércoles el papel que han tenido los bancos durante la crisis. “No recibimos ayudas públicas y contribuimos con 20.000 millones al saneamiento de las cajas”, recordó al ser preguntada por los problemas de reputación del sector.

Sin hacer autocrítica sobre el comportamiento del Santander, que ha tenido multas por la comercialización de algunos productos, como los Valores Santander, ni sobre el sector, que atraviesa su peor momento en reputación, Botín ofreció su explicación sobre la situación. “El mundo ha cambiado y eso obliga a hacer las cosas de otra manera. No significa que antes se hacían mal, es que la sociedad ha cambiado en estos 10 últimos años y ahora hay que gestionar estos temas de manera diferente”. No concretó más.

Botín dedicó buena parte de su presentación a explicar que su eslogan de un banco sencillo, personal y justo, “no es marketing ni relaciones públicas. Nos debemos ganar la confianza y la fidelidad de los clientes cada día”. Recordó las becas a la Universidad y las ayudas a pymes y emprendedores como una forma de “entrega a la sociedad”.

La solución, los precios competitivos

En opinión de Botín, la mejor forma de combatir el deterioro de la imagen del sector, ya sea por los desahucios, las preferentes o ahora por las cláusulas suelo, es que las entidades “sigan dando buenos servicios a precios competitivos. Los casi 200.000 empleados del Santander tienen esa oportunidad cada día con los clientes”, afirmó. La presidenta del Santander recordó que ellos no ofrecieron hipotecas con cláusulas suelo y no tienen que replantearse ahora cambiar su política comercial.

Sobre los requisitos que debería tener la nueva ley hipotecaria, no quiso pronunciarse. Recordó que el mercado hipotecario “ha funcionado muy bien” porque existe “seguridad jurídica y transparencia, algo que se debe mantener”. Botín defendió el buen funcionamiento del mercado hipotecario y dijo que el coste de la hipoteca en España “se ha mantenido un punto por debajo de la media europea” en los últimos años y “el 83 % de los españoles son propietarios de su casa. Los bancos han ayudado a miles de clientes. El Santander ha reestructurado más de 100.000 hipotecas”, afirmó.