Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander gana 6.204 millones en 2016, un 4% más por las menores provisiones

La depreciación de las principales divisas con las que trabaja el banco castiga la cuenta de resultados

El Santander ganó 6.204 millones en 2016, un 4% más que el año anterior, gracias a las menores provisiones que realizó. Las principales divisas con las que opera —la libra (-11%), el real brasileño (-5%) y el peso (-15%)—, cayeron frente al euro, lo que restó beneficios a la cuenta. La presidenta del Santander, Ana Botín, se mostró optimista con España: “Va por el buen camino; es un país atractivo para invertir”. Admitió incertidumbres en el horizonte por la llegada de Trump, la situación de México, el Brexit y los bajos tipos. “Algunos de los están fuera de nuestro control, pero cumpliremos todos los objetivos marcados para 2018”.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. EFE

Todos márgenes de la cuenta de resultados de 2016 del Santander presentan caídas. Sin embargo, las menores dotaciones por la caída de la morosidad (ha bajado hasta el 3,93%, el mejor ratio en cinco años), y los mayores ingresos por las comisiones (suben un 8%), elevan el beneficio atribuido al grupo.

El beneficio por acción (BPA), indicador clave para la cotización del banco, subió un 1%. Botín prometió ante los inversores que este ratio se elevaría un 10% para 2018. “Este es el objetivo más difícil, pero lo vamos a conseguir”, afirmó. También ratificó lo prometido en el dividendo de 2016, que subirá un 5% en total y un 8% en la parte que se entrega en metálico. Los inversores recibieron con optimismo los resultados: subió un 4% en Bolsa.

Al margen de los países, el grupo ha contado con una división clave: el Santander Consumer, dedicado a los préstamos al consumo en muchos países. Ganó 1.093 millones, un 16,5% más, buena parte en España. Precisamente España mejoró frente a años anteriores: logró 1.022 millones, un 4,6% más, gracias a las menores dotaciones. Sumando otros ingresos y descontando las pérdidas por la inversión inmobiliaria (326 millones), España hubiera ganado 903 millones, un 24% más. Botín sostuvo que la cuenta 1,2,3, “no ha subido las comisiones. Ahora se cobra por las tarjetas porque se remunera el pasivo y se bonifican parte de los recibos. Es un planteamiento justo”, afirmó ante las preguntas sobre quejas de los clientes.

Botín no ocultó las sombras que ve en el camino, pero está convencida de sus fortalezas: “Somos una entidad dedicada a la banca minorista lo que nos hace ser predecibles en resultados y sostenibles en el tiempo, aunque lleguen eventos no previstos negativos. Es nuestra fortaleza frente a los competidores, que son volátiles”, aseguró. Afirmó que el modelo de estar en 10 países con una masa crítica importante en cada uno les ha permitido aumentar en beneficio bruto, sin aplicar el tipo de cambio, en nueve de ellos. Europa ha contribuido un 55% de los beneficios y América, el 45%.

Botín demostró estar muy orgullosa de lo logrado en el principal país del grupo, Brasil, donde ganó un 9,5% más “pese a la situación del país”, que atraviesa una crisis económica, y la devaluación del real. Ahora quieren replicar ese modelo en México, es decir, ganar dinero pese a que el país atraviese dificultades.

Para Botín, las políticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tendrán impacto “especialmente en el tipo de cambio del peso mexicano”. Sin embargo, recordó que México —donde ganó 629 millones, lo mismo que el año anterior— es un país “con gran consumo interno y acuerdos comerciales con 40 países, además de Estados Unidos”.

El país de Trump ha sido el peor de la cuenta del Santander. Su filial de Boston ganó 395 millones de euros, un 42% menos, sin que influyera el tipo de cambio. No es la primera vez que esta filial presenta problemas. Botín dijo que han realizado muchas mejoras por lo que esperaba un crecimiento en los beneficios en 2017. “Aplicar nuestro modelo en algunos países, como Estados Unidos, no es fácil; lleva su tiempo”. No obstante, el Santander controla la filial estadounidense desde 2008.

El segundo país más importante, el Reino Unido, ganó 1.681 millones, un 14.7% menos. El Santander lo achaca a la entrada en vigor del impuesto a la banca y al debilitamiento de la libra frente al euro tras el referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea. Sobre el Brexit dijo: “Necesitamos un acuerdo que sea bueno para los clientes ingleses y europeos”, aunque “ocurra lo que ocurra, el banco seguirá en ese mercado”. Botín asume otra incertidumbre.