Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pearson rebaja su previsión de beneficios y anuncia su intención de salir de Penguin Random Haouse

Bertelsmann, que controla el 53% de la alianza editorial, elevará su participación

El grupo alemán Bertelsmann, que controla el 53% del accionariado de Penguin Random House, la mayor editorial de publicaciones generales del mundo (a la que pertenecen sellos españoles como Alfaguara, Taurus, Debate, Grijalbo o Lumen) está dispuesto a ampliar su participación en el grupo editorial con sede en Nueva York. Para ello aprovechará que grupo editorial Pearson, el otro accionista, con el 47% restante, quiere abandonar el capital, según indicó Bertelsmann en una nota.

Pearson avanzó ayer que reducirá el dividendo en su previsión de negocios de 2016 y anunció sus planes de vender su participación en Penguin Random House por la caída “sin precedentes” en las ventas de libros de texto de la editorial británica en Estados Unidos, especialmente por las dificultades del segmento de cursos universitarios, según señaló la agencia de noticias Bloomberg. La acción del grupo cayó hasta un 27%.

La corporación, que se desprendió del diario económico Financial Times diario económico Financial Times y del prestigioso semanario The Economist en 2015, pretende vender su 47% y para ello comunicó que tiene la intención de hacer uso de su opción de salida del accionariado a partir del 1 de enero de 2017, posibilidad que se recoge en el acuerdo de alianza.

Cotización de las acciones de Pearson PLC.

En 2013, Bertelsmann y Pearson fusionaron sus ramas de edición de libros, Random House y Penguin, dando origen a la nueva firma Penguin Random House. El grupo cuenta con una delegación en Barcelona que no prevé cambios en sus planes de actuación por la modificación accionarial.

Desde el inicio de esta alianza, Bertelsmann controla la mayoría del accionariado y dirige la consolidación completa de la empresa.

Thomas Rabe, consejero delegado de Bertelsmann y miembro del comité de Penguin Random House, recordó ayer que el negocio de la edición de libros ha marcado la identidad de Bertelsmann desde hace más de 180 años. “Por lo tanto, estamos abiertos a la posibilidad de ampliar nuestra participación en el accionariado de Penguin Random House, siempre que las condiciones económicas sean convenientes. A nivel estratégico, este paso no solo fortalecería uno de nuestros negocios de contenidos más importantes, sino que aumentaría nuevamente nuestra presencia en Estados Unidos, nuestro segundo mayor mercado”, agregó.

Penguin Random House es “una historia de éxito” al alcanzar los años pasados todos los objetivos de la fusión, con 800 millones de ejemplares vendidos al año, que incluyen libros electrónicos y audiolibros.