Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empleo recauda 13.700 millones menos de lo previsto por cuotas a la Seguridad Social

El desfase pivota en un error de cálculo del Ejecutivo al tomar como punto de partida los presupuestos del 2015

Los presupuestos de la Seguridad Social para 2016 pecaron de un optimismo excesivo en los ingresos por cotizaciones sociales. A falta solo de conocer los datos de diciembre del año pasado, ya se puede estimar con escaso margen de error que los ingresos de este capítulo se quedarán muy por debajo de lo previsto. La desviación superará los 13.700 millones de euros, la más alta hasta ahora. El pronóstico oficial contemplaba una recaudación 117.525 millones; en cambio, aplicando el incremento del 2,9% visto hasta noviembre sobre la base del 2015, se observa que la recaudación será de 103.525 millones.

Trabajadores de una empresa tecnológica.
Trabajadores de una empresa tecnológica.

La falta de acierto en el pronóstico entre lo que prevé recaudar la Seguridad Social y lo que ingresa finalmente es una constante en todos los Gobiernos. Entre 2005 y 2015 la desviación media anual fue de 5.301 millones, independientemente de que fuera positiva o negativa. Pero esta cifra media se va a superar con mucha holgura en 2016: el Ministerio de Empleo ingresará casi 14.000 millones de euros menos por cotizaciones sociales de lo que presupuestó en las cuentas públicas que elaboró para el año pasado, partiendo de los datos de ejecución presupuestaria de noviembre.

Este cálculo está en línea con otras dos estimaciones realizadas por CC OO, con diferente metodología en cada caso, tomando como base las cifras conocidas hasta el mes de octubre. En ambos cálculos el desvío presupuestario por cuotas se sitúa entre los 13.400 millones y 13.700 millones

Empleo recauda 13.700 millones menos de lo previsto por cuotas a la Seguridad Social

Los ingresos por cotizaciones sociales, como señala la propia Seguridad Social, son el capítulo con “mayor peso en el sistema de pensiones”. Según la última liquidación consolidada de las una cuentas públicas (2015), suponían más del 76% de lo recaudado por el instituto previsor, y en los presupuestos de 2016 representan el 83%. Con toda probabilidad, este último porcentaje será menor por la desviación presupuestaria.

Mala base

El pecado original de este exceso de optimismo está en la base de cálculo que tomó el Ejecutivo a la hora de hacer el pronóstico para 2016. Tomó la previsión del presupuesto de 2015, año en que la recaudación por cuotas ya quedó muy por debajo de lo previsto, casi 10.000 millones. Pero no es el único error. A esa base le estimó un incremento de la recaudación por cotizaciones del 6,7%. La realidad en 2016 ha estado muy por debajo de esa evolución. No ha llegado ni a la mitad.

A falta de conocer los datos de la liquidación de diciembre, tendría que darse un incremento de la recaudación imposible para que se pudiera cumplir ese objetivo, puesto que hasta noviembre el incremento acumulado era del 2,94%.

El informe económico y financiero de los presupuestos de 2016, que elabora Hacienda, explicaba que para pronosticar este aumento se basaban en un alza del empleo del 3% y de un 1% en las bases máximas de cotización. También añadía que tendrían su papel “las mejoras en las políticas de control, gestión recaudatoria y la lucha contra el fraude”. Sin embargo, todos estos números y argumentos se quedaban muy cortos para que se cumpliera lo previsto en los presupuestos, algo que necesitaba en realidad un incremento en de lo recaudado por cuotas de casi el 17%.

Esta desviación es el principal motivo por el que el Ejecutivo tuvo que corregir el objetivo de déficit que había proyectado para la Seguridad Social en 2016, ya que la evolución del gasto en pensiones está más alineada con las previsiones iniciales. En el momento de elaborar las cuentas, Hacienda calculó que la diferencia entre ingresos y gastos el año pasado sería el equivalente a un 0,6% del PIB. Posteriormente rectificó y ahora prevé un agujero del 1,4% del PIB.

El Gobierno aborda el debate de la reforma de pensiones

El Gobierno y los agentes sociales celebran este lunes una reunión para poner en marcha las negociaciones sobre la reforma de pensiones. La intención del Ministerio de Empleo es que estas conversaciones vayan en paralelo con los trabajos de la comisión del Pacto de Toledo.

Sin embargo, en el Congreso las comparecencias y demás tareas de la comisión que trata los temas concernientes a la Seguridad Social tendrán que esperar a febrero, puesto que enero no ha sido habilitado como un mes hábil. A pesar de ello, existe la posibilidad de que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, se vea obligada a comparecer ante este foro porque hay una petición de la portavoz socialista, Mercè Perea, para que explique la evolución del déficit de la Seguridad Social. Los cálculos del PSOE cifran en 19.000 millones el agujero que puede producirse este año si no se toman medidas antes.

Si se cumplieran los calendarios inicialmente previstos, para el mes de marzo o abril, como muy tarde, tendrán que conocerse las primeras recomendaciones del Pacto de Toledo. El contenido de estos consejos trataría sobre ingresos y equilibrio presupuestario del sistema.

La cita de hoy será la primera, explican desde UGT, que abordará contenidos específicos de la negociación. Las reuniones celebradas hasta ahora no habrían pasado de meras tomas de contacto.