Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos prepara otra ley hipotecaria ante la falta de transparencia

El banco negociará por obligación devolver las cláusulas suelo

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, en el Spain Investors Day EFE

El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció ayer que trabaja en una nueva ley hipotecaria, que previsiblemente saldrá a la luz en mayo, que quiere incrementar la transparencia de los contratos hipotecarios. El objetivo es aclarar “el fondo y la forma”, según Guindos, de todas las cláusulas de la hipoteca antes de firmarla. Se tratará de una nueva norma que llegará por las transposición de una Directiva de Bruselas. “La falta de transparencia ha sido la causa por la cual el Supremo ha declarado que las cláusulas suelo eran nulas”, señaló el ministro tras su intervención ayer en el Spain Investors Day.

Las sentencias sobre las cláusulas suelo o la nueva brecha abierta a la banca por los jueces que obligan a compartir los gastos de la hipoteca reflejan la complejidad de estos contratos y la falta de información que reciben los consumidores.

Pero antes de la nueva ley, Guindos anunció que el Consejo de Ministros aprobará este viernes un real decreto. La norma está pensada para las cláusulas suelo, aunque podría abarcar otras más. La norma regulará el procedimiento extrajudicial para reclamar las cláusulas suelo: “Se trata de un procedimiento extrajudicial en el cual de una forma rápida, y gratuita, con un máximo de tres meses, se podrá reclamar y alcanzar un acuerdo con las entidades sobre las cláusulas suelos que fueron calificadas como invalidas por el Tribunal Supremo”.

De esta forma, los afectados por el cobro indebido de las cláusulas suelo podrán recurrir sin coste alguno a las entidades financieras que les devolverá las cantidades cobradas de más en un plazo máximo de tres meses.

Este proceso extrajudicial será gratuito, obligatorio para los bancos y voluntario para los consumidores afectados, porque estos siempre tendrán la opción de acudir a los tribunales a reclamar las cantidades.

El objetivo es desincentivar que tanto el banco como el cliente vayan a los tribunales, pero no obliga a que se llegue a ningún acuerdo. Las entidades son conscientes de que el Supremo está pendiente, para la segunda quincena de enero, de tomar posición sobre la sentencia del Tribunal de la UE. Este dictamen podría afectar a la mayoría del sector. Se baraja con que extienda el criterio europeo sobre la falta de transparencia de los suelos, lo que empujará a los bancos a negociar. Hasta ahora, algunas entidades se han negado a devolver lo cobrado con esta cláusula asegurando que las suyas son transparentes. El ministro no especificó si este proceso extrajudicial ha sido acordado con el PSOE. Las diferencias entre ambas formaciones obligaron a aplazar este proceso que el Ejecutivo planeaba aprobar hace unas semanas.