Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos piden eliminar deducciones de IVA e IRPF y subir los copagos para recaudar más

España recauda casi siete puntos menos de PIB que el conjunto de países de la eurozona

Una delegación de la Agencia Tributaria.
Una delegación de la Agencia Tributaria. EFE

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), uno de los think tank españoles más destacados,  ha publicado un informe sobre los ingresos públicos en España en el que apuesta por eliminar los beneficios fiscales del IVA y el IRPF, que ascienden a unos 37.000 millones de euros, y por elevar los copagos en las universidades, la sanidad, la educación o la dependencia, entre otros.

El estudio, firmado por José Ignacio Conde-Ruiz, Manuel Díaz, Carmen Marín y Juan Rubio Ramírez, indica que la recaudación por ingresos públicos alcanza en España el 38% del PIB, frente al 45% de la media de la eurozona, lo que pone de manifiesto que la economía española, tras los ajustes "severos" por el lado de los gastos, tiene un sistema impositivo "muy ineficiente", que sólo fue capaz de recaudar niveles adecuados bajo los efectos de la burbuja inmobiliaria.

Fedea, patrocinada por las grandes empresas del Ibex, considera que los beneficios fiscales del IRPF y del IVA siguen siendo "enormes", ya que representan el 1,4% y del 2,08% del PIB, respectivamente, o lo que es lo mismo, 37.000 millones de euros, más o menos el déficit estructural que sufre la economía española en este momento, por lo que apuestan por eliminar dichos beneficios.

Además de los "altos" beneficios fiscales, el análisis de Fedea deja claro que España "usa poco" los precios públicos y copagos, y menciona expresamente que la "ausencia del copago sanitario lastra" esta forma de recaudación.

El estudio indica que España tuvo una situación de equilibrio presupuestario o incluso superávit entre los años 2000 y 2007 y, a partir de dicho año, los ingresos no dejaron de caer (2,7 puntos del PIB entre 2007 y 2015), frente a la media de la UE-15 en la que incluso durante los años de la crisis han mejorado 1,2 puntos del PIB. Los autores indican que esto se debe a que España presenta un déficit estructural de entre el 2% y el 3% del PIB.

En el caso concreto de los ingresos sólo impositivos, España recauda 24,5 puntos del PIB frente a 30,3 puntos del PIB de la media de la UE-15, siendo las mayores diferencias las relativas al IRPF (una diferencia de 2,8 puntos del PIB), impuestos indirectos como la matriculación de vehículos o las tasas sobre el juego (1,2 puntos del PIB) y los precios públicos (0,9 puntos del PIB menos que la UE). En cambio, el peso de los ingresos por IVA o por el Impuesto sobre Sociedades es similar al promedio europeo.

Tipos efectivos bajos

Fedea indica que esta menor recaudación no se debe, en cambio, a que España tenga tipos impositivos más bajos que los países de la UE-15, sino que se explica porque presenta unos tipos efectivos "muy bajos" en comparación con el promedio europeo por los altos beneficios fiscales del tributo. "España padece el problema de tener unos beneficios fiscales muy elevados que reducen considerablemente la recaudación y por tanto los tipos efectivos", añaden los autores.

En el caso del IRPF, España tiene unos tipos marginales muy altos en comparación con otros países de la UE, pero unos tipos efectivos bajos por el alto grado de beneficios fiscales, que ascienden a 14.800 millones de euros en 2016, el 1,4% del PIB y el 18,6% de la recaudación total por este impuesto. De hecho, es el tercer país de la UE, sólo por delante de Grecia y Portugal, que menos recauda por IRPF.

Lo mismos sucede con el Impuesto sobre Sociedades, cuyos tipos nominales son similares a los de la UE-15, pero con tipos efectivos muy bajos, que hacen que España sea uno de los países que menos recauda por este impuesto. De hecho, los beneficios fiscales de este tributo para 2016 son de 3.800 millones de euros, el 0,36% del PIB y casi el 15% de su recaudación total.

También en el IVA, con tipos impositivos parecidos a la UE, España recauda menos que la media en porcentaje del PIB y sólo ingresa más que Irlanda e Italia, debido nuevamente a los beneficios fiscales en forma de tipos superreducidos, que suponen una pérdida de recaudación de 22.333 millones de euros en 2016, el 2% del PIB y el 32% de la recaudación total por este impuesto.

Subir copagos y tasas

Por último, en el caso de los precios públicos, en los que Fedea engloba las concesiones, las rentas de bienes inmuebles, los copagos de universidades, educación, sanidad, copago farmacéutico, dependencia, peajes y demás tasas, España es el país que menos recauda de la eurozona, con un peso de 2,2 puntos porcentuales sobre el PIB, frente al 3,1% de la media.

A la vista de todo ello, los autores del estudio afirman que los ajustes vía gasto han sido "muy severos" entre 2007 y 2015 y sería "difícil justificar" proseguir el necesario ajuste reduciendo el gasto aún más. Por tanto, aseguran que la eliminación de los beneficios fiscales, manteniendo fijos los tipos impositivos, sería una "rápida y eficiente" formar de aumentar la recaudación y dar soluciones a los problemas fiscales que tiene España.

Incluso plantean que, en el caso de que alguien no esté de acuerdo con esta premisa y no considere necesario aumentar la recaudación, apuestan por eliminar los beneficios fiscales y, al mismo tiempo, bajar los tipos impositivos para mantener la recaudación constante. Junto a ello, aboga por elevar los precios públicos, las tasas y los copagos.