Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

China construirá en Camboya las dos torres gemelas más altas del mundo

Los rascacielos medirán 560 metros de altura, más 100 metros que las Torres Petronas

Vista del espectáculo pirotécnico para dar la bienvenida al Año Nuevo junto a las Torres Petronas en Kuala Lumpur. EFE

Dos empresas de China han firmado un contrato para construir en Nom Pen (Camboya) dos rascacielos iguales que superarán en altura a las Torres Petronas de Kuala Lumpur. En concreto, Sino Great Wall International y Wuchang Shipbuilding Industry Group serán las encargadas de construir en un plazo de cinco años las torres, que estarán a orillas del río Mekong, medirán 560 metros de altura (108 más que las Petronas), y serán también el quinto y sexto edificios más altos del planeta, según ha destacado el periódico China Daily.

El proyecto, con un presupuesto de 2.700 millones de dólares, está financiado por el gigante camboyano Thai Boon Roong Group, que dará nombre a los rascacielos, y también cuenta con el apoyo de la firma de Macao Sun Kian Ip Group. Las dos torres acogerán oficinas, apartamentos, hoteles, y espacios comerciales y de entretenimiento, según ha indicado la prensa camboyana.

Las constructoras chinas se han lanzado en los últimos años al desarrollo de grandes rascacielos en muchas de las ciudades del país, por lo que casi la mitad de los edificios de más de 300 metros de altura del mundo se sitúan en el país asiático.

Entre ellos se encuentra el segundo edificio más alto del planeta, la Torre de Shanghái, de 632 metros, que cuenta con el mirador turístico a mayor altura, superando al que posee la Burj Khalifa de Dubái, el mayor rascacielos del mundo (828 metros).

El rascacielos camboyano será uno de los primeros que las empresas de China construirán en el exterior, y se enmarca en el contexto de las "Nuevas Rutas de la Seda", los grandes proyectos chinos de infraestructura internacionales que, sobre todo en Asia y Europa, cuentan con apoyo del Gobierno de Xi Jinping.