Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fabricantes de coches tantean un nuevo récord de ventas en EE UU

La industria afronta el nuevo año bajo presión por la moderación de la demanda

Logo de General Motors en un concesionario
Logo de General Motors en un concesionario EFE

Los grandes fabricantes de coches en Estados Unidos cerraron el año tanteando el récord de 17,5 millones de unidades vendidas en 2015, impulsadas por un mes de diciembre que resultó ser más robusto de lo esperado. Fue así suficiente para cerrar el séptimo ejercicio consecutivo en positivo. Pero eso no oculta que la industria encara 2017 bajo presión y no solo por las amenazas de Donald Trump.

El pasado año las grandes marcas mostraron los primeros síntomas de que la demanda se modera pese a los suculentos descuentos que están ofreciendo los concesionarios para dar salida al inventario. General Motors, el mayor fabricante de Detroit, registró una caída anual en las ventas del 1,3% y eso pese a que en el mes de diciembre las elevó un 10%, el doble de lo que se esperaba los analistas.

En el caso de Ford Motor, que acaba de cancelar sus planes de expansión en México para concentrarse en el desarrollo de vehículos eléctricos, tuvo una ganancia en el mes de 1,3% y logró cerrar el año prácticamente plano. Algo similar pasó con Fiat Chrysler. Cayeron un 10% en diciembre, en su caso el paso atrás es menor de lo que se proyectaba, y despidió 2016 con el mismo total que en 2015.

Toyota, por su parte, cerró el año con una caída del 2% de las ventas mientras que las del grupo Volkswagen, que acaba de renunciar al diésel en el mercado estadounidense tras el escándalo de las emisiones, se contrajeron un 7,6%. El fabricante alemán, sin embargo, logró un incremento del 20% en el mes de diciembre. En el caso de Nissan, las ventas mejoraron un 10% en diciembre y un 5,4% en el año.

Las ventas de coches en EE UU tocaron fondo en 2009, cuando superaron ligeramente los 10 millones de unidades. De ahí escalaron hasta avanzar el pasado mes de diciembre a un ritmo anual superior a los 18 millones de unidades. Pero la proyección que hace la propia industria es que se moderen ligeramente a lo largo del año para cerrar 2017 ligeramente por debajo del último máximo.

Está por ver cómo este cambio de tendencia tras siete años de incrementos afectará a los resultados de los fabricantes. En principio esta moderación se debe a una caída en la demanda de pequeños utilitarios. El segmento de lujo y los coches de gran cilindrada, los que dan más margen de beneficios, se espera mantenga el ritmo pese a que las condiciones de los créditos se endurecen por el alza de tipos.