Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toshiba pierde más del 40% de su valor en menos de una semana

S&P y Moody's degradan la calificación de Toshiba y no descartan nuevas rebajas de rating

El presidente de Toshiba, Satoshi Tsunakawa
El presidente de Toshiba, Satoshi Tsunakawa REUTERS

Las acciones Toshiba han cerrado la sesión del jueves en la Bolsa de Tokio con una caída del 16,97%, que hundía el precio hasta los 258,7 yenes, el más bajo desde finales del pasado mes de mayo, y que supone la pérdida del 42% del valor en Bolsa del conglomerado japonés en lo que va de semana. El desplome llega después de que la firma alertara de que los activos adquiridos en diciembre de 2015 por su filial estadounidense Westinghouse se han deteriorado en "miles de millones de dólares", lo que podría impactar negativamente sus resultados financieros.

La caída del 16,97% de este jueves, que durante algunos momentos de la sesión llegó a ser incluso del 26%, se suma al descenso del 20,43% registrado en la sesión del miércoles y del 11,62% el martes. De este modo, en comparación con la última sesión de la pasada semana, Toshiba se ha dejado el 42% de su valor en Bolsa, lo que equivale a la pérdida de unos 6.356 millones de euros en capitalización.

El grupo japonés informó este martes de que el coste para completar los proyectos vigentes en EEUU de la constructora nuclear CB&I & Webster --adquirida por su filial Westinghouse en diciembre de 2015-- son superiores a lo inicialmente estimado, lo que podría deteriorar su valor en "varios miles de millones de dólares". Toshiba indicó que el deterioro del fondo de comercio está "bajo estudio" y que no puede precisar el impacto, aunque sus estimaciones actuales se sitúan "varios miles de millones de dólares".

Como consecuencia del deterioro, Toshiba revisará sus previsiones financieras para el cierre del año fiscal y publicará "lo antes posible" sus nuevas proyecciones una vez pueda determinar el impacto de la operación en las cuentas de Westinghouse, aunque advierte de que provocará un "impacto negativo" en sus cuentas anuales.

Bajada del rating

Por su parte, las agencias de calificación crediticia Standard & Poor's y Moody's han rebajado en un escalón sus respectivos ratings para Toshiba, que pasan a situarse en 'B-' y 'Caa1', respectivamente, decidiendo ambas entidades mantener en revisión de cara a recortes adicionales la calificación de la compañía.

En el caso de S&P, la calificadora de riesgos ha situado el rating de crédito de la compañía en 'B-' desde 'B' y mantiene la nota de Toshiba en vigilancia negativa "en respuesta al anuncio de que podría asumir un impacto negativo de cientos de miles de millones de yenes" en relación a su negocio nuclear en EEUU. De este modo, la agencia ve probable que el beneficio neto de Toshiba en el ejercicio 2016 de la compañía quede bastante por debajo de las previsiones de la compañía, lo que provocará "una considerable erosión" del valor de sus acciones y una elevada probabilidad de que el negocio y situación financiera de la empresa se encuentre bajo una tensión adicional.

Por su parte, Moody's ha rebajado la nota de solvencia de Toshiba a 'Caa1' desde 'B3', además de colocar el ratino de la compañía japonesa en revisión para una potencial rebaja adicional. "La rebaja de rating de Toshiba refleja principalmente la profunda preocupación de Moody's respecto a la sostenibilidad de la liquidez a corto plazo de Toshiba, así como la sustancial y rápida erosión de su base de capital", declaró Masako Kuwahara, analista senior de Moody's.