Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de empresas deben devolver dinero a Hacienda por un cambio en Sociedades

Tendrán que reembolsar con efecto retroactivo las deducciones por deterioros de cartera

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la sesión de control al Gobierno en el Senado. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha argumentado que la subida fiscal aprobada recientemente sólo afectará a unas pocas grandes empresas. Sin embargo, según los datos de la Agencia Tributaria, una sola de estas medidas, la reversión de las depreciaciones de cartera, tendrá un impacto directo sobre las cuentas de miles de empresas. Hasta el punto de que éstas se verán obligadas con efectos retroactivos a devolver en su conjunto entre 1.500 y 2.000 millones al año durante cinco ejercicios, según consta en el plan presupuestario remitido por el Gobierno a Bruselas.

Hacienda permitía hasta 2012 que las compañías se dedujesen la pérdida de valor de una participación en una empresa. Es decir, podían desgravarse en su factura fiscal la depreciación que había sufrido una sociedad que mantenían en cartera. Sin embargo, esa práctica se prohibió en 2013. “Si se mantiene una participación en cartera, en principio se hace porque en el futuro se espera que la valoración suba. En caso contrario, se vendería. Así que parece lógico no permitir que se deduzca una pérdida que sólo es hipotética. En cambio, si se obtiene una ganancia, esta no tributa hasta que se venda la participación o se cobre el dividendo. La incongruencia de criterios no tenía sentido”, explica un ex alto cargo de Hacienda. A partir de 2013, Hacienda no deja deducirse estas pérdidas hasta que se hagan efectivas con su venta.

Pero el problema radica en que ahora se ha dado un giro de tuerca aún mayor y con efectos retroactivos. Hacienda ha exigido a las empresas que se aplicaron esta deducción que devuelvan el dinero a razón de un 20% cada año, con indiferencia de si la empresa registró pérdidas en esos ejercicios y, por lo tanto, no se benefició de la deducción. “Se da el caso de que hay compañías que no se pudieron aprovechar de la deducción porque tenían pérdidas, pero ahora tendrán que ingresar dinero por unos impuestos que nunca se ahorraron. Un sinsentido entre otros que hay que arreglar, por eso pedimos que el decreto de alzas fiscales se tramitase como un proyecto de ley para enmendarlo”, explica Francisco de la Torre, portavoz de asuntos fiscales de Ciudadanos.

¿Y a cuántos podría afectar esta reversión de las deducciones por pérdidas de cartera? Según las cifras oficiales de la Agencia Tributaria, solo en 2012, último año en el que fue aplicable esta deducción, se acogieron 5.121 empresas por un importe de 37.000 millones. En el año anterior, fueron 4.272 empresas por una cantidad de 19.335 millones. En 2010, se aprovecharon 3.558 por 11.000 millones. Y en 2009 unas 3.000 por 21.000 millones. Aunque algunas han podido vender y ajustar estas deducciones, muchas no lo han hecho. Es decir, miles de empresas se verán afectadas, tal y como demuestran las cifras que pretende recaudar el Gobierno con esta iniciativa: 2.000 millones en el primer año y unos 1.500 millones en los cuatro siguientes. En total, busca ingresar más de 8.000 millones que las compañías tendrán que reintegrar en el próximo lustro.

Varios fiscalistas consultados hablan sin tapujos de inseguridad jurídica. La patronal CEOE se ha posicionado en contra. Y los asesores fiscales del Colegio de Economistas criticarán hoy esta medida. Algunas empresas incluso se están planteando vender sus participaciones con tal de no tener que abonar ese dinero a Hacienda, explican algunos expertos consultados.