Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas acusa a Facebook de darle información “engañosa” en la compra de WhatsApp

La Comisión Europea ha abierto procedimiento a la red social

Un móvil y un portátil con el logo de Facebook
Un móvil y un portátil con el logo de Facebook AFP

La Comisión Europea lanza otra ofensiva contra los gigantes tecnológicos estadounidenses, en este caso contra Facebook. Los servicios de competencia comunitarios acusan a la red social de haberles facilitado “información engañosa” cuando analizaban si la adquisición que hizo Facebook de la compañía WhatsApp vulneraba el libre mercado. Sobre esa base, Bruselas ha abierto este martes un procedimiento atípico: amenaza a la firma con imponerle multas de hasta el 1% de su facturación, pero garantiza que la compra de WhatsApp no se revertirá, aunque llegue a demostrarse que se autorizó con información inadecuada.

Solo un día después de publicar la versión completa del caso Apple, que obliga a Irlanda —y quizás a otros países europeos— a recuperar 13.000 millones de euros del fabricante del iPhone por haberle concedido ventajas fiscales abusivas, Bruselas arremete contra Facebook. El departamento que dirige Margrethe Vestager considera que Facebook proporcionó “información engañosa” para lograr la aprobación de la operación de compra de WhatsApp por 13.800 millones de euros. Por ese motivo, le ha enviado un pliego de cargos (la primera fase de un posible proceso sancionador) para que aclare las inquietudes de Bruselas, según explicó la comisaria Vestager en un comunicado. La UE autorizó la compra en octubre de 2014.

Cuando Bruselas investigaba la operación para determinar si restringía la competencia en el sector, la compañía de Mark Zuckerberg aseguró que no iba a ser capaz de asociar automáticamente las cuentas de usuarios con las de la empresa de mensajería instantánea. Aunque esa fue la versión que ofreció a las autoridades europeas, que le habían interrogado sobre esa posibilidad, Facebook activó la vinculación entre los perfiles de Facebook y los números de teléfono de los usuarios de WhatsApp el pasado agosto. Bruselas se pregunta ahora si esa información incorrecta se proporcionó de modo “intencionado o negligente” porque sus pesquisas concluyen que la posibilidad técnica de esos enlaces ya existía en 2014, cuando Facebook defendió que no tenía capacidad para lograrlo.

Inquietud por la privacidad de datos

Antes de que las autoridades de competencia pusieran objeciones a la posibilidad de asociar perfiles de Facebook y de WhatsApp, algunos organismos de protección de datos ya habían alertado sobre esa práctica, que permite al gigante de las redes sociales sacar más partido a toda la informaciuón de los usuarios de ambas firmas con fines comerciales. Alemania, un país siempre sensible a las cuestiones de privacidad en las comunicaciones, obligó a Facebook a detener esa estrategia y borrar los datos que se hubieran podido compartir desde que la compañía introdujo esa novedad.

“Nuestro análisis preliminar es que Facebook nos dio información incorrecta o engañosa durante la investigación de la adquisición de WhatsApp. Facebook tiene ahora la oportunidad de responder”, señaló Vestager. El plazo de respuesta para el gigante de redes sociales concluye el 31 de enero. Si las explicaciones no satisfacen a las autoridades de competencia, la empresa podría enfrentarse a una multa equivalente como máximo al 1% de la facturación de Facebook (más de 170 millones de euros si se toman como referencia las cifras de 2015). Competencia calcula las multas con los datos del ejercicio anterior a aquel en que se toma la decisión.

La Comisión aclara que la apertura de este procedimiento no tendrá impacto en la autorización de la compra de WhatsApp. Es decir, Bruselas no obligará a anular la operación porque el visto bueno se otorgó en función de “varios factores” y las autoridades de competencia concluyeron que no obstaculizaba el libre mercado. Se trata, por tanto, de un proceso peculiar, que recoge el malestar que creó en Bruselas el anuncio del enlace de perfiles el pasado agosto pero que no cuestiona la compra.

La red social reaccionó con prudencia al anuncio. “Respetamos el proceso de la Comisión y confiamos en que una revisión completa de los hechos confirmará que Facebook actuó de buena fe”, aseguró en un comunicado, informa la agencia AFP.

Con la recepción del pliego de cargos, Facebook se suma a la lista de gigantes tecnológicos estadounidenses que están bajo la lupa de Bruselas por posibles vulneraciones de la competencia en Europa.

El caso de mayor alcance afecta a Google, al que la Comisión ha abierto varios procedimientos, pero también están Apple y Amazon (estos dos últimos indirectamente: Bruselas exige a los Gobiernos que recuperen los impuestos que dejaron de pagar por acuerdos fiscales abusivos). El Ejecutivo comunitario siempre argumenta que no evalúa a las compañías en función de la nacionalidad, pero los procesos han sembrado inquietud en Estados Unidos.

Más información