Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irlanda acusa a Bruselas de no respetar su legislación en el ‘caso Apple’

Dublín se defiende ante el Tribunal General de la UE contra la decisión de la comisión por un supuesto trato de favor

Una tienda de Apple en Nueva York
Una tienda de Apple en Nueva York AP

Irlanda sigue defendiendo su legislación ante el cobro de impuestos a Apple. La Comisión Europea, que reclama al Gobierno irlandés que recupere 13.000 millones en impuestos no cobrados al gigante Apple, interpreta "erróneamente los hechos y el derecho irlandés". Así arranca la argumentación que el Gobierno dirigido por el conservador Enda Kenny ha presentado ante el Tribunal General de la UE contra la decisión de la comisión por un supuesto trato de favor de Irlanda hacia la compañía norteamericana.

"Las normas fiscales aplicables a las sucursales en Irlanda de sociedades no residentes se encuentran en el artículo 25 de la ley de consolidación de impuestos", explica en el escrito, "y solo se fiscalizan los beneficios atribuibles a las sucursales", en relación a las dos filiales (ASI y AOE) con las que la firma de la manzana pagaba impuestos en el país.

"La afirmación de la Comisión según la cual recibieron una ventaja es incorrecta, no se apartaron de la tributación normal", dice el Ejecutivo irlandés. Y acusa a Bruselas de un intento de "volver a redactar las normas irlandesas sobre el impuesto de sociedades". La lista de reproches es larga: "La CE rechazó las pruebas de expertos presentadas por Irlanda; violó el deber de buena administración al no actuar imparcialmente; invoca erróneamente normas jurídicas novedosas y vulnera los principios de seguridad jurídica".

Apple pagó solo un 1% de sus beneficios en Europa en 2003, cantidad que se fue reduciendo hasta un mínimo del 0,005% en 2014, equivalente a pagar 50 euros por cada millón de beneficios que ha generado.